Exámenes preoperatorios
Exámenes preoperatorios
Artículo

Exámenes preoperatorios, ¿cómo me preparo para una cirugía?

Por más que muchos sean procedimientos "de rutina", una cirugía es algo en lo que no se puede escatimar para reducir los riesgos. Esa es la función de los exámenes preoperatorios. Conoce los más comunes.

También te puede interesar: Cuidado con la charlatanería en cirugía plástica

Muchos pacientes reciben la mala noticia de que su cirugía tiene que ser pospuesta, la mayoría de las veces se debe a que los análisis de laboratorio detectaron un riesgo que antes no se conocía.

Por ello en los días previos a una cirugía los pacientes pasan por una serie de pruebas, a fin de que el cirujano pueda realizar de mejor manera la intervención. Todo empieza con un par de preguntas…

El cirujano decide cuáles son los exámenes clínicos previos a una cirugía o preoperatorios que se necesitan en cada caso.

Historial médico

El médico debe conocer el pasado de su paciente, al menos clínicamente hablando. Esta prueba consiste en una entrevista (normalmente con un médico internista) en la que te preguntará sobre:

  • Enfermedades y/o tratamientos actuales.
  • Antecedentes familiares.
  • Hábitos y estilo de vida.
  • Cirugías previas.
  • Malestares y/o síntomas que llevaron al diagnóstico.

Terminado el interrogatorio, puede hacer pruebas físicas dependiendo del tipo de cirugía.

En esta instancia también es común que el anestesiólogo te haga algunas preguntas y resuelva tus dudas sobre el método de sedación que se utilizará en la cirugía.

Después de evaluar estos riesgos, lo que sigue es pedir al laboratorio que realice los exámenes preoperatorios necesarios. Los más comunes son:

via GIPHY

Electrocardiograma

Conocer el funcionamiento del corazón es indispensable. Esta prueba no invasiva mide el ritmo cardiaco, la intensidad de los latidos, así como el tamaño de las aurículas y ventrículos (cámaras interiores del corazón).

La prueba consiste en colocar electrodos en el pecho, tobillos y muñecas del paciente para medir la actividad eléctrica de los nervios que mueven al miocardio.

El electrocardiograma sirve para conocer el riesgo de problemas cardiacos que puedan presentarse durante la cirugía.

Sin embargo, la revista Annals of Internal Medicine explica que está recomendado únicamente a pacientes mayores de 60 años y con historial de problemas cardiacos.

Este examen preoperatorio dura unos minutos en los que el paciente sólo debe permanecer en calma, sin hablar ni hacer movimientos. No requiere ayuno ni recuperación posterior.

La radiografía de tórax es un examen preoperatorio indispensable en toda cirugía.

Radiografía de tórax

Piensa todo lo que está dentro de tu pecho:

  • Corazón.
  • Pulmones.
  • Tráquea.
  • Vasos sanguíneos que llevan sangre al cerebro.
  • Parte de la columna vertebral y costillas.

Viéndolo así, no sorprende que sea de gran importancia revisar que estos órganos estén sanos y listos para soportar una cirugía. Los padecimientos más comunes que los cirujanos buscan son:

  • Insuficiencia cardiaca o pulmonar.
  • Hipertrofia cardiaca (crecimiento anormal del corazón).
  • EPOC.
  • Infecciones.
  • Aneurismas o problemas en los vasos sanguíneos principales.

Como cualquier otra radiografía, se utilizan rayos X para obtener una imagen en blanco y negro que debe ser analizada por un radiólogo. El procedimiento es sencillo y el paciente no requiere preparación ni recuperación.

Los exámenes de sangre ayudan a determinar la salud general del paciente antes de la operación.

Análisis de sangre

Lo más probable es que te saquen más de un tubito de sangre, ya que este es el examen preoperatorio más complejo de todos. La revista Journal of Perinatal & Neonatal Nursing explica que esta prueba analiza:

Cantidad y tamaño de glóbulos rojos

Para descartar que el paciente tenga algún grado de anemia o enfermedades de la sangre como leucemia.

Cantidad y tamaño de glóbulos blancos

Para conocer la salud del sistema inmune del paciente, a fin de evitar el riesgo de infecciones durante o después de la cirugía.

Niveles de hemoglobina

Esta proteína permite que los glóbulos rojos transporten las moléculas de oxígeno a todas las células de cuerpo. Un conteo bajo podría indicar problemas de salud como:

  • Deficiencia de vitaminas y minerales.
  • Enfermedades autoinmunes (como artritis reumatoide).
  • Anemia.
  • Enfermedad renal crónica.
  • Problemas en la médula ósea.

Por otro lado, niveles altos de hemoglobina tampoco son una buena señal, ya que suelen ser causados por:

  • Insuficiencia cardiaca o malformaciones congénitas en el corazón.
  • Deshidratación severa.
  • EPOC.

Conteo de plaquetas

Toda cirugía implica una herida que tiene que sanar, por ello estos componentes de la sangre encargados de la coagulación son tan importantes.

También llamados trombocitos, los niveles bajos de estas células pueden causar hemorragias severas y difíciles de detener.

Mientras que cuando un paciente tiene niveles altos de plaquetas corre mayor riesgo de trombos e infartos.

Tiempo de protrombina

El hígado tiene mucho que ver con la sangre, entre sus funciones está la producción de protrombina, proteína que se activa en cuanto hay un corte o herida.

La protrombina activa la función coagulante de las plaquetas, por lo que una no funciona sin la otra.

Por tanto, el tiempo es importante en estos exámenes preoperatorios, porque reaccionar muy rápido puede provocar trombos, pero tardar mucho pone en riesgo la vida del paciente.

Conocer el tipo de sangre del paciente antes de la cirugía ayuda a solucionar complicaciones.

Tipo de Sangre y factor Rh

n caso de necesitar una transfusión sanguínea, estos datos son indispensables para buscar un donante.

El factor Rhesus (Rh) es una proteína que recubre la superficie de los glóbulos rojos y que causa incompatibilidad cuando una sangre es positiva y la otra negativa.

Glucosa

La diabetes es un factor de riesgo prácticamente en cualquier circunstancia médica y una cirugía no es la excepción.

Medir la cantidad de azúcares en la sangre ayuda a los médicos a conocer el estado de salud del páncreas y riñones.

Los análisis de sangre siempre deben ser realizados en ayunas (mínimo 12 horas después de la última comida) y se debe indicar tanto al médico como al técnico del laboratorio los medicamentos y tratamientos a los que está sometido el paciente.

Otros exámenes preoperatorios

Dependiendo del caso, el cirujano te pedirá otros análisis específicos como:

  • Ultrasonidos.
  • Resonancia magnética.
  • Tomografía axial computarizada (TAC).
  • Pruebas físicas, de respiración y/o de resistencia.
  • Biopsias de algún órgano o tejido.

Los exámenes preoperatorios son pruebas indispensables para reducir los riesgos durante una cirugía. Pide a tu médico que te explique tus resultados a fin de conocer tu estado de salud, hacer recomendaciones y saber cómo recuperarte de la operación de la mejor manera.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Emanuel Ávila

Emanuel Ávila Última actualización: Mar, 16/07/2019 - 14:52