Familia, clave en el control de la diabetes
Familia, clave en el control de la diabetes
Artículo

Familia, clave en el control de la diabetes

Mantener la diabetes bajo control en todo momento puede ser agobiante, excepto si tienes el apoyo de familiares y amigos. Para facilitar esta labor, comparte con ellos información sobre dicha afección y agradece su apoyo en el cuidado de tu salud.

Familia y diabetes, relación necesaria para controlar los niveles de glucosa en sangre

La diabetes es una enfermedad crónica en la que se presenta alteración en el aprovechamiento de los azúcares debido a una carencia (parcial o total) de la hormona insulina, o bien, a que ésta no cumple su función.

Tomando en cuenta que se trata de condición incurable, millones de personas (347, según la Organización Mundial de la Salud) aprenden a vivir con ella cada día, es decir, estudian, trabajan, participan en actividades deportivas, viajan, contraen matrimonio, tienen hijos y disfrutan la vida sin mayor complicación.

No obstante, para lograrlo requieren ciertas medidas, por ejemplo, vigilar los niveles de glucosa en sangre, llevar dieta saludable, cumplir con el tratamiento farmacológico y practicar ejercicio regularmente.

Aunque pocas veces lo reconocen, la mayoría de pacientes logra el control de la enfermedad gracias, en gran medida, al apoyo familiar, pues siempre tienen a su lado algún hermano que les recuerda medir los niveles de glucosa (azúcar que constituye la principal fuente de energía del organismo), tomar su medicamento y consumir alimentos con bajo contenido calórico o, sencillamente, una amiga en la oficina que los anima a sonreír y seguir adelante.

Seguir el tratamiento de la diabetes en familia ¡es más sencillo!

La colaboración de familiares y amigos facilita el tratamiento de la diabetes debido a que con la información adecuada, ellos pueden convertirse en “guardianes” de la salud del paciente. Para ello, las siguientes medidas son de gran utilidad:

  • Comparte conocimientos. Explica cuidadosamente a tu pareja o familiares en qué consiste la diabetes y las medidas que exige su control; por ejemplo, enséñales a medir el azúcar en sangre y cómo administrar la insulina. A menudo, el paciente que comparte libros y folletos sobre esta enfermedad crónica, recibe a cambio solidaridad y comprensión.
  • Enséñales cómo reconocer y tratar niveles muy bajos de azúcar en la sangre. Si les brindas tips para identificar señales de hipoglucemia (ritmo cardiaco acelerado, sudoración, visión doble o borrosa, cansancio o debilidad, conducta agresiva), sabrán ayudarte en caso necesario.
  • Aprendan a identificar los síntomas de hiperglucemia (nivel de glucosa alto): estar muy sediento, tener piel seca, necesidad de orinar mucho y cansancio; asimismo, conozcan las medidas de emergencia a tomar.
  • Nada de “secretos”. Infórmales dónde guardas los medicamentos y alimentos que te ayudan a enfrentar niveles irregulares de glucosa, para que puedan auxiliarte.
  • Dieta saludable para todos. Sabemos lo difícil que puede ser comer un plato de ensalada frente a alguien que se deleita con unas enchiladas de mole o ¡seis tacos al pastor!, pero obligar a que todos consuman lo mismo sería injusto, en cambio, puedes hablar con tus familiares sobre las ventajas que una dieta con abundantes vegetales, frutas, carne baja en grasa y bebidas con pocas calorías proporciona a chicos y grandes por igual.
  • Fomenta el apego a tu dieta, coméntales lo importante que es mantener en la despensa alimentos saludables: frutas y verduras frescas, quesos bajos en grasa, bebidas con pocas calorías, y galletas y panes integrales.
  • Disfruten los postres.  Para que una familia sea solidaria, no es necesario que renuncie a ellos; preparen el que más les guste utilizando endulzante sin calorías, como SPLENDA®, el cual es seguro para pacientes con diabetes, niños y mujeres embarazadas, siendo el único endulzante recomendado por la Asociación Mexicana de Pediatría y el único avalado por la Federación Mexicana de Diabetes.
  • Invítalos a practicar deporte o cualquier actividad física que resulte agradable para la mayoría. Cuando observen que su compañía te anima a ejercitarte, se sentirán satisfechos por ti y, desde luego, también por los beneficios que su cuerpo experimentará. 

Imaginar que debes conciliar los conceptos familia y diabetes puede ser difícil al principio, pero es un hecho que resulta sumamente agradable sentir el apoyo y cariño de tus seres queridos, especialmente cuando te ayudan a mantener la diabetes bajo control. ¡Anímate a dar ese paso y obtener una condición saludable y llena de energía!

Cuando pienses en azúcar, usa SPLENDA®

Edulcorante Splenada

Fuentes: 

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico