Kit de viaje para pacientes con diabetes
Kit de viaje para pacientes con diabetes
Artículo

Kit de viaje para pacientes con diabetes

Cuando decides tomar vacaciones planeas todo para que tus días de descanso sean inolvidables, desde el destino y el hotel, hasta la ropa que usarás pero... ¿ya pensaste cómo mantener tu control de la diabetes? ¡Encuentra aquí útiles consejos!

Control de la glucosa

Este padecimiento se presenta cuando la cantidad de glucosa o azúcar en sangre rebasa las cifras normales (120 miligramos por decilitro), lo cual sucede cuando el páncreas deja de producir insulina (se trata de diabetes tipo 1), o bien, si la cantidad de esta hormona es insuficiente y, por tanto, afecta la respuesta del organismo (tipo 2).

Seguramente sabes que quien padece esta enfermedad crónica debe tenerla siempre bajo control si quiere sentirse bien y mantener buena calidad de vida en todo momento. Esto significa que ni siquiera cuando haces una pausa en tus actividades para tomar vacaciones puedes olvidar el tratamiento médico.

Por ello, planificar cualquier salida es una medida inteligente y responsable para que puedas disfrutar de todo tipo de viajes recreativos, desde una semana en la playa, hasta un campamento en las montañas o un recorrido por cosmopolitas ciudades.

¿Qué guardar en un kit de viaje para pacientes con diabetes?

Para comenzar, conviene aplicarse vacunas, las cuales protegerán tu salud mientras estás lejos de tu ambiente habitual, ya que funcionarán como “escudo” contra enfermedades en el destino que hayas elegido. Programa una cita con tu médico para verificar que tu esquema de vacunación está en orden y es adecuado al lugar que visitarás.

Ahora bien, dentro del equipaje del paciente con diabetes, los elementos indispensables son:

  • Una carta escrita por el médico tratante, con sus datos generales (nombre completo y teléfonos, en caso de que el especialista deba ser localizado), en la que se explique que el portador padece diabetes y cuáles medicamentos usa.
  • Un identificador (cadena al cuello, pulsera, tarjeta, etc.) que indique la condición médica y a quién contactar en caso de emergencia.
  • Todas las medicinas para el tratamiento, colocándolas en un lugar accesible, fresco y seco donde no corran peligro y puedan utilizarse en cualquier momento.
  • La cantidad de insulina y jeringuillas necesarias para todo el tiempo que dure el viaje.
  • Una receta de los medicamentos y dosis que requiere, la cual puede ser útil en caso de emergencia (por ejemplo, si se extravió el maletín con los fármacos).
  • Si viaja con insulina, debe llevarla en una bolsa de plástico que pueda ser manipulada fácilmente (esto es especialmente importante en una revisión en aeropuerto). Si la insulina que emplea existe en presentación de pluma, conviene llevarla de esta forma, así será más fácil de transportar y no requerirá refrigeración.
  • Glucómetro con accesorios completos: pilas, lancetas y tiras reactivas.
  • Medicamentos en caso de emergencia para tratar, por ejemplo, diarrea, mareo, fiebre o náuseas, entre otros males menores.
  • Un reloj con alarma para recordar la toma de medicinas, alimentos, etc.
  • Bloqueador. Algunos medicamentos para la diabetes (gliburida o glipizida, entre otros) pueden aumentar la sensibilidad de la piel bajo la radiación ultravioleta, por lo que deben extremarse los cuidados para evitar lesiones cutáneas.
  • Endulzante sin calorías como Splenda®. Descansar de la rutina no es pretexto para olvidarse del control de la diabetes. Si lo que se desea es darle un toque dulce a las comidas, usar Splenda® es buena idea, ya que ha demostrado en ensayos clínicos que no tiene ningún efecto sobre los niveles de insulina o de glucosa.
  • Zapatos y calcetines especiales para caminar.
  • Si viaja en avión, el paciente debe notificar al personal del mismo que tiene diabetes, además de solicitar (con anticipación) alimentos especiales, sobre todo si el trayecto será largo.
  • En caso de viajar por carretera, llevar frutas como refrigerio para evitar una baja de glucosa en sangre.

Viajar con diabetes no debe ser motivo de miedo, siempre que se tomen medidas pertinente para el cuidado de la salud. Por ello, si el destino es el extranjero, conviene que el paciente (incluso, sus acompañantes) aprenda unas cuantas frases claves, como “yo tengo diabetes” o “necesito alimentos para personas con diabetes”, en los idiomas de los países que visitará. 

Cuando pienses en azúcar, usa Splenda®

Edulcorante Splenada

 

Fuentes:

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico