Artritis infantil
Artritis infantil
Artículo

La artritis también afecta a los niños

La imagen de cualquier niño enfermo es terrible, y en el caso de los niños con artritis puede ser aun peor, ya que pueden manifestar dificultad para caminar o ponerse en pie, al tomar el lápiz o cualquier objeto e incluso, retraso en el crecimiento. ¿Qué hacer para ayudarlo?

También te puede interesar: Artritis

Artritis: inflamación articular

Aunque no se sabe con certeza cuál es la causa de la artritis, hay rasgos que permiten identificarla a cualquier edad. Las molestias iniciales suelen ser fiebre y salpullido -que aparecen y desaparecen en pocas horas-, así como inflamación de los ganglios en cuello, axilas e ingles, además de hígado y bazo (órgano situado a la izquierda del estómago). Poco a poco se presentan dolor e inflamación articular y disminución de la movilidad.

Las articulaciones frecuentemente más afectadas al inicio de la enfermedad son las rodillas y las localizadas en manos y pies. A lo largo del tiempo se pueden afectar las restantes en el cuerpo, incluyendo cuello y cintura, generando molestias por períodos cortos o durante muchos años y, en algunos pacientes, deformidad e invalidez.

Mamá… me duele

Diagnosticar artritis en niños es una tarea difícil para el médico especialista (reumatólogo), pues sus manifestaciones pueden coincidir con sinnúmero de padecimientos; en ocasiones es necesario esperar algunas semanas o meses para establecer un veredicto definitivo.

Artritis significa literalmente inflamación de la articulación, lo cual se presenta como resultado de alguna enfermedad reumática, siendo la más conocida la fiebre reumática.

La artritis en niños a veces dura pocos meses o años, o bien desaparece para siempre, pero la mayoría suele tener altibajos durante varios años, es decir, habrá periodos en que no se manifieste y otros de crisis.

Tipos y formas

El tratamiento de artritis reumatoide infantil (o juvenil) dependerá del tipo de que se trate, aunque existen características comunes a todas, como rigidez matinal en momentos de inflamación. Las formas más populares son:

  • Pauciarticular (oligoarticular).Tipo más común y de corta duración (máximo cinco años). Hay muy poca o ninguna alteración del estado general o del crecimiento del chico, y uno de los principales problemas es la inflamación de las articulaciones afectadas, así como ligeros problemas en el desarrollo de los miembros inferiores, provocando en ellos que no sean simétricos (de igual tamaño); por fortuna, estas complicaciones son tratables. Hay alto riesgo de inflamación de los ojos (úvea).
  • Poliarticular. Afecta usualmente a niñas mayores de 9 años, y puede dañar a cinco o más articulaciones, en un periodo máximo de 12 meses. La duración de este tipo de artritis es variable, pero en general se trata de varios años, a lo largo de los cuales habrán periodos en que parezca que el problema desaparece (remisiones) o, por el contrario, aumento en las molestias. Aunque es raro, puede afectar órganos internos, formar pequeños tumores subcutáneos o inflamar los vasos sanguíneos. Es de destacar que éste es un tipo que puede afectar el crecimiento del niño.
  • Sistémica (o enfermedad de Still). Esta es la forma más rara pero más severa de artritis. Se caracteriza por un brote de pequeñas manchas en la piel y por fiebre; los ganglios se inflaman y ocasionalmente hígado, corazón o pulmones, órganos que no sufren daño permanente. El niño afectado mostrará debilidad durante varias semanas, perderá peso y puede ver afectado su crecimiento, pero éste se recupera cuando la enfermedad es controlada. 
  • Seronegativas o espondilitis anquilosante juvenil. Afecta generalmente a varones de más de 8 años de edad y es de los pocos tipos de artritis que pueden tener rasgos hereditarios. Usualmente compromete a 1 ó 2 articulaciones en miembros inferiores, como caderas, rodillas o tobillos, por lo cual se necesita el apoyo de un programa de ejercicios especiales muy intensivo. Esta forma de artritis es, en general, bastante benigna, aunque puede evolucionar a una enfermedad más severa con el tiempo y afectar la columna vertebral, causando dolores de cintura y rigidez (de ahí el nombre de espondilitis anquilosante). Cuando esto ocurre, hay que realizar ejercicios especiales para la espalda que evitan deformidades en la columna vertebral. 
  • Psoriática. La artritis es común en 6% de los afectados por psoriasis, enfermedad de la piel que se caracteriza por escamas blanquecinas, como de sequedad, en codos, rodillas y otras áreas. Este tipo de artritis puede comenzar en niños pequeños, incluso antes de que surjan las manifestaciones cutáneas de la enfermedad. Habitualmente es leve o moderada, afectando una o pocas articulaciones, pero puede comprometer caderas o columna. Es importante conocer si hay algún antecedente de psoriasis en algún miembro de la familia de un chico con artritis, ya que puede ayudar a establecer el diagnóstico.

Medicamentos

Los fármacos que se utilizan en niños con artritis reumatoide juvenil tienen efectos analgésico (elimina dolor) y antiinflamatorio, algunos de ellos derivados de la cortisona, de los cuales no todos son aplicables en chicos. Dosis y formas de administración son variables y deberán de consumirse a lo largo de muchos años.

El tratamiento de artritis reumatoide juvenil no se limita al uso de medicamentos, ya que en forma paralela y continua se llevan a cabo programas de fisioterapia y rehabilitación articular que incluyen el uso de calor, frío, masajes, ejercicios y actividades recreativas y ocupaciones diseñadas de acuerdo al tipo de enfermedad, gravedad y etapa de la afección articular, capacidad funcional y posibilidad de cooperación de parte del paciente y sus familiares.

Como parte del manejo integral del niño con artritis se contemplan tratamientos quirúrgicos para corregir deformidades, de los cuales hay varios tipos, y en la mayoría de los casos ofrecen buenos resultados.

La artritis infantil o juvenil, en cualquiera de sus variantes, es una enfermedad muy desgastante y no sólo en quien la padece, sino también en quienes conviven con el paciente. No dudes en acudir en busca de ayuda si reconoces los primeros indicios del problema en tu hijo, pues de ello puede depender su futuro.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Salud y Medicinas

Regina Reyna Última actualización: Jue, 08/11/2012 - 10:14