Anestesia general
Anestesia general
Artículo

¿Cómo prepararse para la anestesia general? ¡Te lo decimos!

Si tú o algún familiar tienen una cirugía planeada, conviene que conozcas desde ahora cómo consiguen los médicos evitar el dolor en el paciente durante el procedimiento. Descubre cómo prepararse para una anestesia general y qué ocurre en el organismo, una vez que el efecto ha pasado.

Anestesia general, ¿qué es?

Qué es anestesia general

Se trata de combinación de medicamentos (por lo general, drogas intravenosas y gases inhalados) que provocan en el paciente estado similar al sueño antes de una cirugía o procedimiento médico.

Gracias a los efectos de la anestesia general, el paciente no experimenta dolor porque está completamente inconsciente.

De acuerdo con especialistas del Colegio Americano de Radiología, la anestesia produce la pérdida de conciencia y el bloqueo de la sensación de dolor, lo cual aumenta la comodidad y seguridad del paciente durante los procedimientos médicos.

Dentro de los distintos tipos de anestesia conocidos, la general provoca el estado de inconsciencia, por tanto, al no poder respirar sin ayuda, el paciente requiere de un respirador artificial.

Los procedimientos en los cuales se recurre a la anestesia general incluyen aquellos que:

  • Duran mucho tiempo.
  • Tienen como resultado una pérdida de sangre significativa.
  • Te exponen a un ambiente frío.
  • Afectan la respiración (en particular, la cirugía de tórax o del abdomen superior).

Gran parte de la importancia que posee la anestesia general se debe a que hace posibles procedimientos que salvan vidas, es decir, una cirugía a corazón abierto, neurocirugía o trasplante de órganos, por ejemplo, no podrían llevarse a cabo sin ella.

¿Cómo se administra al paciente?

La anestesia general se administra a través de una máscara para respirar u otro aparato para las vías respiratorias, lo que maximiza la seguridad del paciente.

Si bien existen distintos medicamentos y métodos, el más común es la inhalación de gas luego de una inyección intravenosa. Así, el paciente respira gases que son absorbidos por los pulmones y distribuidos a través del torrente sanguíneo hacia el cerebro y la médula espinal.

El profesional encargado de administrarla es el anestesiólogo, médico que debe completar 3 años de entrenamiento especializado en Anestesiología luego de haber finalizado la carrera de Medicina.

Cabe agregar que el anestesiólogo permanece con el paciente y monitorea cuidadosamente su ritmo cardiaco, electrocardiograma, presión arterial y suministro de oxígeno.

Mucho más que estar dormido

Cirugía con anestesia general

Los pacientes generalmente no recuerdan lo que sucedió durante la anestesia general debido a que se encuentran inconscientes; aunque algunos comparan este estado con "estar dormidos", en realidad es muy diferente.

Según datos de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, cuando el paciente entra bajo el efecto de la anestesia, experimenta una serie de déficits (pérdidas):

  1. La capacidad de recordar cosas, ya que es capaz de repetir palabras, pero no puede recordarlas al despertar.
  2. La capacidad de responder. No puede apretar los dedos ni decir su nombre cuando se le pregunta.
  3. Entra en un estado de sedación profunda.

En otras palabras, el cerebro anestesiado no responde a las señales de dolor o reflejos; a diferencia de lo que ocurre mientras dormimos, la anestesia general provoca la pérdida de la conciencia y de la capacidad de sentir dolor, formar recuerdos y movernos.

Preparación para una cirugía con anestesia general

La Asociación Americana de Enfermeros Anestesistas afirma que es más probable que se eviten complicaciones postoperatorias si, como paciente, sigues los siguientes consejos antes de la cirugía:

  • Habla con tu médico sobre todos los medicamentos que tomas, incluyendo suplementos herbales y vitaminas.
  • Elabora una lista de todas tus alergias a comidas, medicamentos o materiales de contraste y muéstrala a tu médico.
  • Reporta cualquier historia familiar de problemas con anestesia, cualquier condición médica o enfermedades recientes, incluyendo infecciones del tracto respiratorio superior (resfriados o gripe).
  • Habla con tu médico sobre cirugías previas o si alguna vez has tenido algún problema con la anestesia.

Después de una cirugía con anestesia general

En general, la anestesia y sedación son seguras para la mayoría de pacientes, aunque en ocasiones algunas personas experimentan náusea, vómito, mareo, dolor de cabeza, irritación de la garganta y cambios en la presión sanguínea.

En cualquier caso, los médicos estarán atentos a tu respuesta y harán todo lo necesario para que la recuperación de la anestesia general (y de la cirugía) sea lo más sencilla posible.

¡Cuida tu salud!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Laura Ruiz Mata

Laura Ruiz Mata Última actualización: Jue, 22/08/2019 - 17:05