Tuberculosis, ¿cómo se previene?
Tuberculosis, ¿cómo se previene?
Dolor Artículo

Tuberculosis, ¿cómo se previene?

Aunque es de los más antiguos adversarios del ser humano, sigue siendo "poderoso", por ello, todos deberíamos saber cómo se previene la tuberculosis, que hoy afecta a una tercera parte de la población mundial.

También te puede interesar Esquema de vacunación en México

¿Sabes cómo se previene la tuberculosis?

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, (OMS) la tuberculosis está entre las 10 principales causas de mortalidad en el mundo debido a que la bacteria responsable (Mycobacterium tuberculosis), se propaga fácilmente sin que nos demos cuenta.

Los microbios de la tuberculosis viajan por el aire cuando una persona que tiene la enfermedad en los pulmones o la garganta "tose, habla, ríe, canta o estornuda", asegura la Dra. Martha Ramiro Mendoza*, epidemióloga del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y actualmente encargada de la Jefatura del Servicio de Epidemiología del Instituto Nacional de Pediatría.

Por lo general, la bacteria ataca los pulmones (tuberculosis pulmonar); sin embargo, también puede afectar otras partes del cuerpo, como ganglios linfáticos, riñones, cerebro (sistema nervioso central) y huesos, de ahí la importancia de conocer medidas de prevención.

¿Por qué se habla tan poco de ella en México?

Según datos de la Secretaría de Salud, la afección es considerada un desafío vigente para la salud pública de México, ya que un paciente con tuberculosis sin tratamiento puede infectar de 15 a 20 persona por año.

"En realidad, es una de las enfermedades infectocontagiosas que han quedado en el olvido, aunque es muy frecuente; de hecho, nos encontramos casos de tuberculosis a diario.

En México, las entidades federativas que registran mayor número de nuevos casos y muertes por esta causa son Baja California, Sonora, Tamaulipas, Veracruz, Guerrero, Chiapas y Tabasco", explica la Dra. Ramiro Mendoza.

Por otra parte, la Dra. Antonia Isabel Castillo-Rodal, del Departamento de Microbiología y Parasitología de la Facultad de Medicina de la UNAM, señala que sólo el 10% de las personas infectadas con Mycobacterium tuberculosis desarrolla la enfermedad, y "hasta el momento ningún estudio ha demostrado que quien tiene la micobacteria, pero no ha desarrollado la enfermedad, infecte a otros individuos".

Si ese mismo grupo de personas padece otra patología (diabetes, cáncer, desnutrición, alcoholismo, tabaquismo, tratamiento con corticoides o inmunosupresores, entre otras), "el riesgo de desarrollar la afección se incrementa en más de 15%", advierte Castillo-Rodal.

Otro factor que favorece el contagio es el hecho de convivir con personas afectadas por tuberculosis, sobre todo, si el lugar cuenta con poca ventilación.

Desafortunadamente, quienes mayor riesgo de contagio tienen son personas sin acceso a los sistemas de salud, que viven en condiciones de hacinamiento y con defensas débiles.

De hecho, datos de la OMS señalan que la tuberculosis es la principal causa de muerte en personas infectadas por VIH; se estima que aproximadamente 35% de esos pacientes fallecen por esta afección infectocontagiosa.

Tratamiento eficaz

La tuberculosis es enfermedad que puede tratarse y curarse. La OMS ha señalado que la forma activa sensible a los antibióticos se atiende con una combinación estándar de 4 medicamentos que deben administrarse durante 6 meses, y debe acompañarse de escrupulosa supervisión médica y atención del paciente en el hospital o clínica que le corresponda.

"Si el paciente no cumple al pie de la letra con el tratamiento, es difícil recuperarse por completo", advierte la Dra. Martha Ramiro.

Autoridades sanitarias sugieren que una medida indispensable para reducir el riesgo de contagio es que las personas con tuberculosis se cubran boca y nariz al toser o estornudar.

Como medida de prevención, debe aplicarse una vacuna (BCG) en las primeras horas del nacimiento, que protege de las formas graves como tuberculosis miliar y meníngea, sobre todo a niños pequeños, pero no es tan eficiente contra la forma pulmonar. De acuerdo con la Dra. Antonia Isabel Casillo-Rodal, actualmente hay alrededor de 10 vacunas nuevas en estudio, aunque ninguna ha demostrado ser mejor que la existente.

En el marco del Día Mundial de la Tuberculosis (24 de marzo), debemos reconocer que la lucha emprendida por la OMS y las instituciones de salud a nivel mundial y local ha rendido frutos, pues entre el año 2000 y 2016 se salvaron, aproximadamente, 53 millones de vidas gracias al eficaz diagnóstico y tratamiento contra la enfermedad.

La meta de la OMS es acabar con esta enfermedad para el año 2030, según lo ha establecido en sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (adoptados en 2015), razón suficiente para que todos comprendamos cómo se previene la tuberculosis de manera eficaz.

*Cédula Profesional 7479009 - IPN.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Laura Ruiz Mata

Laura Ruiz Mata Última actualización: Vie, 22/03/2019 - 11:33