enfermedad de Aarón Hernández
enfermedad de Aarón Hernández
Artículo

Esta enfermedad acabó con la vida de Aaron Hernández

La vida cambia rápido. El ex jugador de los Patriotas de Nueva Inglaterra lo entendió cuando, tras ser condenado a cadena perpetua por asesinar a un amigo, decidió terminar con su vida. La autopsia demostró que la enfermedad de Aaron Hernández podría ser la culpable de las malas decisiones que tomó.

La que parecía una vida llena de superación y éxito terminó trágicamente en la celda de Massachusetts, reabriendo la discusión sobre el peligro de las lesiones cerebrales que aparecen en deportistas profesionales.

La evidencia demostró la culpabilidad de Hernández en el homicidio de su amigo y concuño Odin Lloyd, pero ¿realmente era responsable de sus actos o todo sucedió a causa de la enfermedad que padecía?

Encefalopatía traumática crónica

Estas tres palabras trastocaron el mundo del futbol americano cuando el patólogo Bennet Omalu descubrió que algunos ex jugadores de la NFL tenían un daño cerebral que causaba una alteración total de su personalidad.

La investigación demostró que los constantes golpes en la cabeza generaban un daño degenerativo que, a la larga, provocaba síntomas como:

  • Pérdida de la memoria.
  • Lagunas mentales.
  • Cambios de humor repentinos (casi siempre con tendencia a la ira y agresividad).
  • Tendencia suicida.
  • Depresión crónica.
  • Temblores (similares a los de pacientes con enfermedad de Parkinson).
  • Dificultad para concentrarse.Insomnio crónico.

A pesar de los obstáculos impuestos por la NFL, el Dr. Omalu logró presentar sus investigaciones frente al Congreso de Cirujanos Neurológicos de Estados Unidos con dos casos (en 2005 y 2006), demostrando que los daños cerebrales estaban presentes en ambos ex jugadores profesionales de futbol.

Antes de ser aceptada como una enfermedad verdadera, el Dr. Omalu analizó el cerebro de 17 ex jugadores. Todos muertos antes de los 50 años. Salvo uno, todos se suicidaron.

A estos casos se le sumó, en 2017, el caso del ala cerrada de los Patriotas de Nueva Inglaterra. Durante la autopsia se determinó que el cerebro de Aaron Hernández presentaba señales inequívocas de encefalopatía traumática crónica.

encefalopatía traumática crónica futbol americano

¿Qué pasa en el cerebro de un futbolista profesional?

Para entenderlo piensa en un huevo de gallina, el cerebro es la yema que está suspendido en la clara (que representaría el líquido cefalorraquídeo). Si lo agitas, la yema golpea y rebota dentro del cascarón, lo mismo pasa con el cerebro dentro del cráneo.

Un golpe muy fuerte puede hacer que la yema se rompa, lo que, en el caso del cerebro, sería una contusión cerebral que pondría en riesgo la vida de la persona de manera inmediata.

Por otro lado, si lo agitas ligeramente, puede que las paredes de la yema se rompan en ciertas partes. Este ejemplo también explica por qué los cascos no son tan efectivos, ya que sólo cuidan al cráneo de los golpes, pero no alteran lo que ocurre dentro de él.

Hasta antes del estudio de la encefalopatía traumática crónica, se creía que el cerebro era capaz de recuperarse de los golpes no tan fuertes. Sin embargo, la investigación demostró que no es así en todos los casos.

Encefalopatía traumática crónica de Aaron Hernández

¿Qué causó la enfermedad de Aaron Hernández?

Lo que ocurre es que entre las neuronas se empieza a acumular la proteína tau, aminoácido que, en pequeñas concentraciones, ayuda a mantener un ambiente saludable para el cerebro.

Sin embargo, cuando la acumulación es excesiva, genera afectaciones en el estado de ánimo, emociones y pensamiento lógico de las personas, como descubrió un estudio publicado en la revista Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry.

Se trata de un proceso parecido al que provoca la enfermedad de Alzheimer (cuando se acumula la proteína beta-amiloide), pero de forma mucho más rápida y a una edad más temprana en personas que practican deportes de contacto como:

  • Futbol americano.
  • Boxeo.
  • Artes marciales.
  • Hockey.
  • Rugby.

¿Es tratable?

Lamentablemente no. Una vez hecho el daño cerebral, las células no logran recuperarse. Lo ideal es reducir el riesgo de padecer esta enfermedad tomando ciertas medidas:

  • Evitar los deportes de contacto, si ya existe historial de golpes en la cabeza o traumatismos fuertes.
  • No fumar o dejar el cigarro.
  • Alejarse de las drogas.
  • Consultar a un médico en caso de migraña, mareos repentinos, pérdida del conocimiento, temblores y cualquier otra molestia neurológica.
  • Acudir a un psicólogo si existen señales de trastornos emocionales como depresión, episodios de ira o pensamientos suicidas.

Aunque el caso de Aaron Hernández iba mucho más allá de su enfermedad, este caso nos recuerda que el cuidado de la salud física y emocional siempre deben ir de la mano. El éxito no es sinónimo de felicidad.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Emanuel Ávila

Emanuel Ávila Última actualización: Vie, 31/01/2020 - 14:31