Prueba de reacciones febriles
Prueba de reacciones febriles
Artículo

Para qué se usan las pruebas de reacciones febriles

Si el médico solicita este examen, primero debes saber en qué consiste. Conoce qué es la prueba de reacciones febriles y para qué sirve.

Reacción de defensa natural

Cuando el organismo es invadido por agentes infecciosos, de inmediato responde produciendo “agentes” para combatirlos; si expertos observan bajo un microscopio la presencia a estos defensores, entonces tienen información útil para establecer el diagnóstico de la enfermedad en cuestión.

También te puede interesar: Fiebre alta

Para ello, uno de los procedimientos de laboratorio más útiles es la llamada prueba de reacciones febriles, las cuales se basan en una reacción del sistema de defensas (inmunológica) entre los anticuerpos séricos y el antígeno correspondiente.

Prueba de reacciones febriles

Dependiendo del tipo y curso de la enfermedad es el nombre que se asigna a esos “agentes protectores” y se define como título o valor del anticuerpo.

Para que los resultados de la prueba permitan establecer un diagnóstico, el título del anticuerpo debe aumentar; por ello, deben tomarse 2 muestras separadas por un periodo de 4 semanas para ser comparadas.

¿Qué enfermedades detectan las reacciones febriles?

La información obtenida por el laboratorio permite detectar enfermedades como:

  • Fiebre tifoidea y paratifoidea (salmonella).
  • Brucelosis (fiebre ondulante, fiebre de malta).
  • Rickettsiosis (fiebre Q, fiebre manchada de las montañas rocallosas).

La principal característica de estas afecciones es la fiebre.

Preparación y diagnóstico

Por lo general, la preparación requerida para someterse a una prueba de reacciones febriles incluye:

  • Ayuno de 4 horas.
  • Evitar cualquier actividad física (trotar, ejercicios) antes de la toma de muestra de sangre.
  • Evitar tanto la deshidratación como la hidratación excesiva.
  • No fumar antes de someterse a la prueba.

Ahora bien, es importante señalar que la utilidad de las pruebas de reacciones febriles depende de que se interpreten correctamente los resultados, así como de la adecuada toma de muestras, de lo contrario, es posible que se recurra al uso de antibióticos de manera injustificada.

De igual forma, expertos enfatizan la necesidad de tomar muestras sanguíneas en distintos periodos para poder comparar las variaciones en los valores de los anticuerpos, por ejemplo, al principio de la afección y al final.

Así, tomar una prueba aislada, independientemente de que indique “títulos” altos, no constituye un elemento de diagnóstico, pues la memoria del sistema de defensas puede dar lugar a interpretaciones erróneas.

En cualquier caso, la experiencia del médico será fundamental para saber en qué momento debe recurrirse a las pruebas de reacciones febriles, cómo interpretar correctamente los datos que aporten y el tratamiento que corresponde.

¡Cuida tu salud!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico