Piedras en los riñones
Piedras en los riñones
Artículo

Tratamiento para piedras en los riñones, ¿eres candidato?

Solo si has experimentado el dolor agudo en la espalda que provocan, entiendes el sufrimiento que causan los cálculos renales. Para saber cómo afrontar el problema, te hablaremos sobre el tratamiento para piedras en los riñones.

Piedras de distintos materiales

Funciones de los riñones

Los riñones remueven los desechos y líquidos de tu cuerpo para "fabricar" orina, lo cual es un proceso constante a lo largo del día.

A veces, en este par de órganos con forma de frijol, cada uno ubicado justo debajo de las costillas (caja torácica), se forman (en uno o en ambos) trozos de un material sólido debido a que existen niveles altos de ciertos minerales en la orina.

También te puede interesar: Calcio

De acuerdo con la organización sin fines de lucro American Kidney Fund, las piedras en los riñones difieren según el material con que están formadas:

  • Calcio. Son el tipo más común de piedras renales. Generalmente, se forman con calcio y oxalato (sustancia natural presente en la mayoría de alimentos); en ocasiones, también están conformados con calcio y fosfato.
  • Ácido úrico. Si la orina es demasiado ácida, crece el riesgo de que se formen piedras renales con este ácido.
  • Estruvita. Pueden originarse si existen infecciones del tracto urinario donde las bacterias producen amoniaco que se acumula en la orina; las piedras de estruvita están hechas de magnesio, amonio y fosfato.
  • Cistina. Las piedras conformadas con esta sustancia química que el cuerpo produce de manera natural, son muy raras y ocurren en personas con un trastorno genético responsable de que la cistina se escape de los riñones en la orina.

El tamaño sí importa

Cálculos renales que requieren tratamiento

Algunas son tan pequeñas como un grano de arena, pero otras piedras renales alcanzan el tamaño de ¡una perla!; por ello, las molestias que provocan dependen de que permanezcan en los riñones o viajen por los uréteres (conductos que van de los riñones a la vejiga) hasta salir a través de la orina.

Cuando alguna sale de la uretra con la orina, los médicos hablan de "pasar un cálculo renal"; generalmente no requiere tratamiento.

Sin embargo, el problema surge cuando tienen mayores dimensiones o bloquean los conductos por donde fluye la orina; en este caso, además de provocar intenso dolor en la espalda o el abdomen bajo, es preciso brindar tratamiento.

Además, otros síntomas por tener grandes piedras en los riñones incluyen:

  • Dolor al orinar.
  • Sangre en la orina.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Deshidratación.

¿Cuáles son mis probabilidades de tener piedras en el riñón?

Aunque cualquier persona puede "hospedar" una piedra en los riñones, existen mayores probabilidades de tenerlas en los siguientes casos:

  • Eres hombre.
  • Alguien en tu familia ha tenido piedras en los riñones.
  • Tu dieta es alta en proteínas, sodio y/o azúcar.
  • No bebes suficiente agua a lo largo del día.
  • Tienes obesidad o sobrepeso.
  • Has tenido una cirugía de bypass gástrico u otra cirugía intestinal.
  • Presentas enfermedad renal poliquística.
  • Tienes cierta condición que favorece elevados niveles de cistina, oxalato, ácido úrico y calcio en tu organismo.
  • Tomas ciertos medicamentos (diuréticos o antiácidos a base de calcio, por ejemplo).

Tratamiento para piedras en los riñones

Los doctores diagnostican las piedras en los riñones a través de análisis de orina, de sangre y de diagnósticos por imagen.

El tratamiento depende del tamaño y material con que está formada la piedra, además del lugar donde se ubica.

Si el médico identifica que la piedra renal es pequeña, generalmente indica medicamentos para el dolor y beber líquidos en abundancia para ayudar a que el cálculo viaje a través del tracto urinario hasta "encontrar la salida".

En cambio, si es grande o bloquea las vías urinarias, puede requerirse tratamiento adicional, como:

  • Litotricia por ondas de choque para romper las piedras en pequeños trozos, a fin de que pasen a través del tracto urinario y sean expulsadas con la orina.
  • Ureteroscopia. Usando un instrumento largo con forma de tubo, el médico ubica la piedra y la elimina o rompe (puede utilizar láser) en trozos que puedan pasar a través del tracto urinario.
  • Nefrolitotomía percutánea. Con esta cirugía, se inserta un tubo directamente en el riñón para eliminar la piedra; el paciente requiere permanecer varios días hospitalizado.

Medida más inteligente: la prevención

Además de conocer alternativas en el tratamiento para piedras en los riñones, es importante identificar cómo reducir las posibilidades de que vuelvan a formarse; con este propósito, el Instituto Nacional de la Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales, de Estados Unidos, sugiere:

Líquidos para evitar piedras en los riñones

  • Tomar líquidos en abundancia todos los días (1 a 2 litros). Aunque el agua simple es la mejor opción, también ayudan las bebidas cítricas, por ejemplo, limonada y jugo de naranja (contienen citrato, que impide a los cristales convertirse en piedras).
  • Reducir la cantidad de sal (sodio), proteína animal (carnes, huevos, etc.), calcio y oxalato de la dieta.
  • Aumentar el consumo de limones y naranjas (por su contenido de citrato).

En general, una dieta equilibrada y la práctica constante de actividad deportiva pueden ser de gran ayuda para evitar nuevamente la formación de piedras en los riñones. ¡Cuida tu salud!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Laura Ruiz Mata

Laura Ruiz Mata Última actualización: Jue, 18/07/2019 - 15:13