Inmunidad de células T contra coronavirus
Inmunidad de células T contra coronavirus
Artículo

Así funciona la inmunidad por células T en la COVID-19

Científicos han encontrado una nueva “protección” contra la COVID-19 que no sospechaban. Conoce en qué consiste la inmunidad por células T y por qué puede ser clave para controlar la pandemia que ha cambiado el mundo.

Anticuerpos para generar inmunidad

De la misma forma que una caída forma cicatrices en tu piel, las enfermedades dejan huellas de su paso en la sangre, es decir, si te infectaste con el coronavirus, probablemente tu organismo lo recordará, incluso, sin haber vivido un caso grave de COVID-19.

También te puede interesar: Inmunidad frente al covid tiene duración variable

Para los médicos, este “legado” de la batalla contra patógenos es lo que llaman anticuerpos; sin embargo, recientemente descubrieron que algunas personas afectadas por el SARS-CoV-2 parecen carecer de estas “huellas” y, a pesar de ello, tendrían la inmunidad de las células T (aprenden a identificar y destruir el virus).

¿Qué son las células T?

Células T para combatir covid

Las células T, también llamadas linfocitos T o timocitos, son un tipo de glóbulo blanco que se forma a partir de las células madre en la médula ósea.

Al ser parte del sistema inmunológico (de defensas), ayudan a proteger al organismo contra infecciones virales y a combatir enfermedades como cáncer y COVID-19, lo cual consiguen no sólo aniquilando a los invasores (virus), también matan a las células infectadas en el organismo.

A raíz de la noticia sobre la vacuna que desarrolla la Universidad de Oxford (Reino Unido) para controlar la pandemia de coronavirus, se informó que las muestras de sangre tomadas a los voluntarios durante los ensayos demostraron que la vacuna estimuló la producción de anticuerpos y células T, necesarios para generar inmunidad.

Algunos estudios han revelado que quienes experimentan una forma leve de COVID-19 o bien, ningún síntoma de la enfermedad, podrían estar eliminando la infección a través de la respuesta de las células T.

Esta respuesta, dicen los científicos, ayudaría a que las posibles vacunas contra el SARS-CoV-2 busquen estimular específicamente las células T y producir anticuerpos.

Memoria de largo plazo

Debido a que las células T pueden mantenerse en la sangre durante años después de una infección, contribuyen a la formación de “memoria de largo plazo” del sistema de defensas y facilitan una respuesta más rápida y efectiva cuando el organismo vuelve a encontrarse con un “viejo invasor”.

Al analizar muestras de sangre tomadas años antes de que comenzara la pandemia de coronavirus, investigadores han encontrado que las personas tenían un grado de resistencia preexistente contra el SARS-CoV-2 antes de que infectara a cualquier ser humano.

En otras palabras, los individuos tenían células T específicamente diseñadas para identificar proteínas en la superficie del coronavirus.

De ahí la importancia de seguir estudiando las células T y su papel en la lucha contra la COVID-19.

“Si bien se han realizado muchos estudios sobre el SARS-CoV-2, todavía hay muchas cosas que no entendemos del virus. Lo que sí sabemos es que las células T juegan importante papel en la respuesta inmune contra las infecciones virales y deberían evaluarse para luchar contra la COVID-19”, explicó la profesora asociada Jenny Low, consultora principal del Departamento de Enfermedades Infecciosas de Duke-NUS Medical School, en la Universidad Nacional de Singapur.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico