Transfusión sanguínea para tratar COVID-19
Transfusión sanguínea para tratar COVID-19
Artículo

Sangre de pacientes recuperados podría detener al coronavirus

Con la esperanza de encontrar la clave que detenga la pandemia de COVID-19, ha comenzado la investigación del tratamiento para coronavirus con transfusión sanguínea. Conoce cómo las personas que han superado la infección pueden salvar vidas.

Transfusión sanguínea para salvar vidas

Donar sangre para salvar vidas

Con una cifra que supera los 880 mil casos confirmados a nivel mundial, la búsqueda de medicamentos y vacunas para combatir la propagación del nuevo coronavirus avanza a toda velocidad.

También te puede interesar: Cómo fortalecer al sistema inmunológico

Médicos de Estados Unidos y España (dos de los países más afectados) están reviviendo vieja propuesta para tratar infecciones al recurrir a la llamada “inmunidad pasiva”, condición que surge luego de que una persona recibe elementos del sistema de defensas (anticuerpos) de otro individuo.

La inmunidad pasiva puede ocurrir de manera natural, por ejemplo, cuando el lactante recibe anticuerpos de la madre por medio de la placenta o la leche materna, o bien, de forma artificial, al aplicarse anticuerpos (provenientes de productos sanguíneos de personas o animales inmunes) a un paciente con determinada enfermedad.

Considerando que el plasma (parte líquida de color amarillo de la sangre compuesta por agua, proteínas, electrolitos e hidratos de carbono, entre otras sustancias) de una persona que se ha recuperado de COVID-19 contiene anticuerpos producidos por su sistema de defensas, los científicos creen que puede ser útil para atacar al virus alojado en otra persona infectada.

Sangre de pacientes recuperados puede ayudar

Donar sangre para tratar coronavirus

El inmunólogo Arturo Casadevall, director de Microbiología Molecular e Inmunología en la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore (Estados Unidos), advirtió a finales de febrero pasado que la vacuna contra el nuevo coronavirus tardará meses en desarrollarse, por lo que los médicos pueden enfocarse, por el momento, en la sangre de personas convalecientes para reducir la letalidad del virus en pocas semanas.

“Cuando la situación empezó a empeorar, quedó claro que merecía la pena intentarlo. Todo ha ido muy rápido”, explicó Casadevall.

De hecho, la Administración de Alimentos y Medicamenos (FDA) de Estados Unidos ha autorizado el uso de transfusiones experimentales en pacientes graves de COVID-19.

Por su parte, la multinacional española Grifols, uno de los grandes productores de derivados de sangre a nivel mundial, anunció un acuerdo de colaboración con la FDA para obtener plasma de pacientes recuperados de COVID-19, procesarlo industrialmente y fabricar un medicamento experimental a partir de las proteínas (inmunoglobulinas hiperinmunes) generadas por el cuerpo humano para combatir la infección.

Terapia de suero convaleciente en Estados Unidos

El Hospital Houston Methodist ha sido el primero en Estados Unidos autorizado por la FDA para usar la también llamada terapia de suero convaleciente; así, consiguió transfundir sangre de un individuo recuperado de COVID-19 a dos pacientes en estado crítico.

Ante el avance de la pandemia, el tratamiento parece dar esperanzas a la comunidad médica en su lucha para combatir la infección; sin embargo, aún es prematuro considerarlo como la “solución” para el problema.

“Los ensayos clínicos en curso tomarán mucho tiempo que no tenemos", dijo el Dr. Eric Salazar, médico científico del Instituto de Investigación del Hospital Houston Methodist.

Si bien el equipo a cargo de la investigación transfundió sangre del mismo donante a un segundo paciente crítico, el científico del Hospital Houston Methodist advierte que “todavía es muy pronto para determinar si la terapia de suero convaleciente está beneficiando a los pacientes”.

Se requiere plasma maduro

El plasma donado a los 2 pacientes críticos provino de una persona de Houston que superó la COVID-19 y ha mostrado buena salud durante un par de semanas.

Se sabe que el hospital ha comenzado a reclutar donantes de plasma sanguíneo de pacientes que dieron positivo para el virus en hospitales del sistema del Houston Methodist.

El Dr. James Muster, jefe del Departamento de Patología y Medicina Genómica del Hospital Houston Methodist comentó que esperan “tener plasma maduro de potenciales donadores, ya que los anticuerpos de una persona recuperada de COVID-19 están en su máximo nivel entre 3 y media a 4 semanas de que se realiza el diagnóstico inicial, más 2 semanas adicionales en que el individuo ya no presenta ningún síntoma de la infección”.

Los médicos esperan que las transfusiones de plasma mejoren la respuesta de los pacientes en la lucha contra la enfermedad, dando a sus sistemas inmunes la fuerza necesaria para superar al nuevo coronavirus y, al mismo tiempo, ayudar en la prevención de la enfermedad en trabajadores de la salud que enfrentan gran riesgo debido a la exposición repetida que viven.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Laura Ruiz Mata

Laura Ruiz Mata Última actualización: Mié, 01/04/2020 - 12:42