Náuseas, vómito y deshidratación, mortal tríada
Náuseas, vómito y deshidratación, mortal tríada
Artículo

Náuseas, vómito y deshidratación, mortal tríada

El mareo que te hace sufrir durante paseos en automóvil, barco o avión, en ocasiones acompañado de náuseas y vómito, generalmente se supera sin mayor complicación, a menos que también se presente deshidratación, ya que esta condición puede poner en riesgo tu salud. Antes de viajar, infórmate sobre cómo enfrentar esta situación, a fin de reponer los minerales perdidos y recuperar el bienestar del organismo.

Mareo, problema con muchas causas

Igualmente llamado cinetosis, el mareo por movimiento es condición relacionada con la sensación de náusea y vómito; habitualmente también se percibe falta de equilibrio, así como bostezos, somnolencia, hiperventilación, salivación, palidez, sudoración fría y abundante. 

Una vez que el malestar se supera, el organismo se recupera por completo y el episodio queda en el olvido, lo que no sucede cuando los síntomas son parte de otras condiciones, por ejemplo: 

  • Malestar matutino durante el embarazo.
  • Infecciones.
  • Migraña.
  • Intoxicación por alimentos.
  • Quimioterapia.
  • Uso de medicamentos.
  • Intoxicación alcohólica. 

Objetivo vital: prevenir la deshidratación

El mareo por movimiento suele ocasionar náuseas y vómito, situación que conlleva pérdida de líquido y minerales, generando riesgo de deshidratación

En casos severos, de no tratarse a tiempo, esta alteración es capaz de provocar convulsiones, daño cerebral permanente e, incluso, muerte, ya que el organismo no obtiene las sales y minerales esenciales para realizar sus funciones de manera normal. Por ello, es muy importante evitar la deshidratación tomando en cuenta las siguientes medidas:

  • Beber abundantes líquidos para compensar la pérdida de agua. Lo recomendable es, por lo menos, 8 vasos de agua natural al día, de preferencia en pequeños tragos para no provocar náuseas.
  • En caso de vómito, conviene tomar bebidas con electrolitos para reponer minerales, como suero oral o bebidas rehidratantes para deportistas.
  • No sustituir bebidas de origen natural por aquellas con cafeína, las cuales son diuréticas y pueden favorecer la pérdida de líquidos.
  • Ingerir comidas líquidas, como caldos o sopas con verduras sin grasa.
  • Evitar las bebidas alcohólicas, ya que estas provocan deshidratación.
  • Prevenir náuseas y vómito que acompañan al mareo es posible si se toman medicamentos antieméticos 30 minutos antes de iniciar cualquier actividad que implique movimiento brusco o constante, como viajar en carretera. 

Cuando hay deshidratación: ¡atención inmediata!

Un caso de náuseas y vómito que se prolongue durante más de 24 horas, o incluya severo dolor abdominal, dolor de cabeza y rigidez en la nuca o presencia de sangre en el vómito, debe ser atendido por un médico. 

La razón es que el paciente enfrenta riesgo de sufrir deshidratación y/o desequilibrio de electrolitos y minerales en sangre, condición que afecta funciones vitales. 

Los signos que caracterizan un estado de deshidratación son: 

  • Sensación de sed.
  • Boca seca.
  • Ojos hundidos.
  • Lengua y mucosas de la boca secas o pegajosas.
  • Llanto sin lágrimas (especialmente en niños).
  • Alteración en la respiración.
  • Piel reseca.
  • Falta de micción.
  • Pérdida de apetito. 

Estos síntomas requieren atención inmediata del profesional de la salud, particularmente cuando se trata de niños y ancianos (constituyen la población más vulnerable en estos casos). 

En caso  de que el médico sospeche de deshidratación,  examinará al paciente en busca de signos y solicitará un análisis de sangre, además de evaluar sus funciones renal y hepática. 

Una vez identificadas las causas y elaborado el diagnóstico, determinará el tratamiento a seguir, el cual puede incluir: 

  • Administrar líquidos (ya sea bebidos o por vía intravenosa). Por lo general, el agua no proporciona todos los minerales necesarios que se pierden durante episodios de vómito, por lo que una solución de electrolitos o alguna bebida rehidratante para deportistas pueden ser mejor alternativa.
  • Apoyo nutricional. Al principio se recomienda al paciente no ingerir alimentos sólidos, de hecho, puede suspenderse todo alimento o bebida. Cuando vuelva a comer, el paciente deberá comenzar con alimentos líquidos en pequeñas cantidades, e ir aumentando poco a poco.
  • Es posible administrar medicamentos contra náuseas y vómito, a fin de evitar estos síntomas o eliminarlos una vez que se han presentado.

Consulta a tu médico.                              

Aut. No. 133300201B2579 SSA

Fuentes: 

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico