Metoclopramida ¿para qué sirve?
Metoclopramida ¿para qué sirve?
Artículo

Metoclopramida ¿para qué sirve?

Para problemas gastrointestinales, la metoclopramida es el fármaco ideal, pero su uso debe ser cuidadoso, ya que las contraindicaciones pueden resultar peligrosas e, incluso, mortales. Descubre para qué sirve la metoclopramida.

También te puede interesar: Trimebutina

Quizá no sea siempre la primer opción, per cuando los medicamentos contra el reflujo y el vómito fallan, la metoclopramida es un tratamiento que la mayoría de las veces resulta efectivo.

¿Para qué sirve la metoclopramida?

Se utiliza principalmente para casos de:

  • Náuseas y vómito en pacientes recién operados, con migrañas agudas o en tratamiento con radio y quimioterapia.
  • Para aliviar los malestares causados por una endoscopía.

También te puede interesar: Síndrome dispéptico, el estómago pide ayuda

  • Como parte del tratamiento de casos persistentes de reflujo gastroesofágico, esofagitis, hernia hiatal, gastritis.
  • En casos de inmovilidad intestinal grave.
  • Para tratar el vaciado gástrico deficiente (gastroparesia), es decir, la incapacidad del estómago de vaciar correctamente su contenido, problema que usualmente afecta a pacientes diabéticos.

¿Cómo se usa la metoclopramida?

El tratamiento con metoclopramida se considera de corto plazo, ya que no puede durar más de 12 semanas.

La metoclopramida puede ser administrada por 2 vías:

Oral

de la cual se desprenden 3 presentaciones:

Tableta: pasarla entera con agua 30 minutos antes de los alimentos o las veces que indique el médico.

Tableta soluble: extrae la tableta del empaque e inmediatamente colócalo en la lengua. Deja que se disuelva por un minuto y   después traga lo que quede.

Solución: usado normalmente para tratamientos pediátricos, mide la cantidad de solución oral de metoclopramida con un medidor farmacéutico para asegurarte que es la dosis correcta.

Inyectable

Puede ser administrada de forma intramuscular (inyección en el glúteo) o intravenoso (disuelto en una solución) y debe ser administrado por un profesional de la salud.

Se desaconseja tomar metoclopramida en…

  • Pacientes menores de 1 año.
  • Mujeres embarazadas o durante la lactancia.
  • Pacientes con hemorragias, úlceras u obstrucciones físicas en el conducto gastrointestinal.
  • Pacientes con epilepsia, Parkinson o antecedentes de convulsiones por enfermedad (no por fiebre).
  • Pacientes con antecedentes de discinesia tardía (movimientos anormales e involuntarios causados por una afectación en los nervios).
  • Pacientes alérgicos a la metoclopramida.

 Discinesia tardía 

Es el efecto secundario más fuerte que puede causar la metoclopramida.

Se trata de una complicación que se caracteriza por movimientos anormales e involuntarios (espasmos) causados por una afectación en los nervios (similar a la enfermedad de Parkinson.

Acude a tu médico ante el primer síntoma de discinesia tardía.

Otros efectos secundarios

Durante los primeros días del tratamiento con metoclopramida, es usual que el paciente sienta:

  • Cansancio.
  • Dificultad para dormir en las noches.
  • Diarrea.

Pero si duran más de una semana o empeoran, lo mejor es ir al médico.

Ahora bien, si presentas alguno de estos efectos secundarios graves, acude inmediatamente a tu centro de salud.

  • Fiebre.
  • Inflamación de alguna parte del cuerpo (sobre todo cara, lengua o garganta).
  • Dificultad para respirar.
  • Cambios en el ciclo menstrual.
  • Mareos intensos.
  • Cambios de ánimo inexplicables.

Ahora que sabes para qué sirve la metoclopramida, ¡cuídate! y coméntale a tu médico todos los padecimientos y tratamientos en los que estés actualmente.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Emanuel Ávila

Emanuel Ávila Última actualización: Jue, 27/12/2018 - 09:33