Come fuera de casa y disfrútalo sin remordimiento
Come fuera de casa y disfrútalo sin remordimiento
Artículo

Come fuera de casa y disfrútalo sin remordimiento

Comer fuera de casa es cada vez más frecuente a causa del agitado ritmo de vida, por lo que ha cobrado gran importancia elegir saludablemente los alimentos, se lleve o no dieta para controlar el peso. Conoce cómo comer fuera de casa y disfrutarlo sin remordimiento.

Salidas frecuentes, sobrepeso y obesidad

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que México ocupa el primer lugar en obesidad adulta e infantil a nivel mundial.

También te puede interesar: Tips de alimentación para personas que trabajan.

Los malos hábitos alimenticios adquiridos al comer en restaurantes o establecimientos de comida rápida pueden traer consigo sobrepeso y obesidad, así como riesgo de padecer diabetes, enfermedades cardiovasculares, hipertensión, anemia e, incluso, cáncer. Por ello, saber elegir los alimentos es una acción que ayuda a evitar estos padecimientos.

Se puede comer rico y sano fuera de casa

Para mantenerte sano no es necesario seguir dieta rigurosa, basta procurar una comida equilibrada durante tus salidas. Si requieres acudir frecuentemente a establecimientos de comida, considera las siguientes propuestas:

  • Asegúrate de no llegar al lugar con mucha hambre: de esta forma no sentirás antojo por cada platillo del menú. Come una fruta o toma un vaso grande de agua natural antes de salir de casa.
  • Si optas por un plato fuerte, elimina el pan extra y/o los entremeses: procura no rebasar 40 g de pan por comida (hasta 2 rebanadas de pan de caja, aproximadamente); de preferencia, que sea integral.
  • Trata de ordenar primero: así evitarás que se te antoje lo que tus compañeros pidieron.
  • Evita platillos con excesivas calorías: reduce la ingesta de alimentos fritos o empanizados que contengan crema, mantequilla o queso. Otra buena opción es retirar el exceso de grasa a la carne, así como la piel al pollo.
  • Ordena alimentos preparados a la parrilla, horneados, hervidos, a la plancha, al vapor o fritos en poco aceite: así consumirás sólo las calorías que tu cuerpo requiere para su buen funcionamiento.
  • Consume porciones razonables: los restaurantes suelen servir porciones abundantes, pero puedes pedir media ración o compartir tu platillo con alguien más. En caso de acudir a un buffet, elige alimentos con preparaciones sencillas y utiliza un plato pequeño. Además, no te vuelvas a servir. También es posible comer una parte y llevarte a casa el resto.
  • Prefiere bebidas sin azúcar: en caso de pedir limonada o naranjada, solicita que no le agreguen jarabe y, en su lugar, usa un endulzante sin calorías, alternativa para quienes sufren tendencia a la obesidad.
  • Limita el consumo de bebidas alcohólicas: aportan calorías, pero pocos nutrientes. Dosis elevadas de alcohol (más de 3 copas al día) pueden alterar el apetito, así como la utilización, reserva y movilización de algunos nutrimentos, o dañar diversos órganos, principalmente el hígado.
  • Pide por separado: salsas, aderezos y condimentos para untar, y limita su ingesta.
  • Distribuye tu platillo: para mantener una comida equilibrada ten en mente un plato redondo cuya distribución sea: ½ plato para verduras, ¼ para alimentos con proteínas como carne, pollo o pescado, y ¼ más para carbohidratos como fideo, pasta, arroz o papas.

¿En dónde comer?

Es posible encontrar restaurantes que permitan mantener dieta saludable, suficiente y variada. Son recomendables los sitios que ofrezcan menú a la carta o comida corrida, pues te ayudarán a controlar el consumo de calorías y lípidos (grasas) en comparación con establecimientos de comida rápida.

También te puede interesar: Desayuno saludable dentro y fuera de casa.

Al comer en restaurantes puedes solicitar que te aclaren la forma de preparación de los alimentos y el tamaño de las porciones. Otras recomendaciones para elegir un lugar dónde comer rico y sano son:

  • Elige un establecimiento que otorgue confianza y disponga de productos de calidad.
  • Opta por un restaurante que ofrezca diferentes alternativas, así será más fácil sustituir platillos con excesivas calorías.
  • El personal debe estar dispuesto a contestar tus preguntas sobre la preparación de los platillos. Asimismo, prefiere sitios que ofrezcan accesibilidad para cambiar algún aspecto de tu platillo en favor de tus necesidades. Elige un lugar donde puedas dedicarle al menos 40 minutos a la comida, así como hacerlo en compañía.

Además de sobrepeso y obesidad, una alimentación deficiente puede generar fatiga, pesadez y reducción en la capacidad de atención, por lo que cambiar las costumbres al comer fuera de casa y disfrutarlo sin remordimiento mejorará tu desempeño diario.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico