Comer deprisa tiene consecuencias
Comer deprisa tiene consecuencias
Artículo

Comer deprisa tiene consecuencias

El ritmo de vida acelerado obliga a que la mayoría de veces debamos comer rápido para continuar con nuestras obligaciones laborales o sociales. Pero mejor ve más despacio, pues comer deprisa tiene consecuencias que tu cuerpo tarde o temprano reclamará.

Síndrome metabólico por comer deprisa

¿Comer rápido engorda? Sí, si comes deprisa con frecuencia, a largo plazo eleva hasta cinco veces el riesgo de padecer síndrome metabólico (conjunto de padecimientos que pueden derivar en diabetes, hipertensión, hipercolesterolemia u obesidad).

Esto porque las señales de saciedad que emite el estómago hacia el cerebro no tienen tiempo suficiente para llegar (¡necesitan hasta 20 minutos!).

¿Qué pasa si no entiendes que estás lleno? ¡Sigues comiendo!, incluso más calorías de las que necesitas, por tanto, subes de peso.

Indigestión

Al no masticar lo suficiente, los alimentos no pueden ser digeridos fácilmente por el estómago, causando ardor estomacal, sensación de estar muy lleno o reflujo.

Por si fuera poco, cuando comes demasiado rápido, tragas más aire (causando eructos) y el tránsito intestinal disminuye generándote gases.

Riesgo de atragantamiento

Otra de las consecuencias de comer deprisa es que tienes más probabilidades de atragantarte con la comida. Ya te imaginarás lo que puede suceder si no puedes desbloquear tu garganta para poder respirar…

¿Cómo comer despacio?

  • Busca un lugar tranquilo para comer, de preferencia sin ruido y en donde estés sentado.
  • Dedica, al menos, 20 minutos para comer.
  • ¡Concéntrate en tus alimentos! Comer rápido es malo sobre todo si lo haces en tu oficina, viendo el celular o en un ambiente hostil.
  • Corta tus alimentos en porciones pequeñas, así tendrás más qué masticar (hazlo lentamente).
  • Come acompañado. Una buena plática te distraerá de las tensiones del día.
  • Evita beber bebidas gaseosas o azucaradas que te saciarán, pero no te nutrirán. Opta por agua natural.
  • ¡Usa los cubiertos! Comer con las manos hace que muerdas pedazos más grandes y termines en menos tiempo.

Tomarte tu tiempo para comer te ayudará a percibir mejor los sabores y olores de tus alimentos y los asociarás a un acto placentero. Así que ¡disfruta tu comida y olvídate de las consecuencias de comer deprisa!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico