Exámenes médicos que salvan vidas
Exámenes médicos que salvan vidas
Artículo

Exámenes preventivos que pueden salvar la vida

Es bien sabido que a los hombres no nos agrada hablar de problemas de salud, que ignoramos los síntomas de una posible enfermedad y muchas veces acudimos al médico cuando algún padecimiento se encuentra en fase avanzada. Te invitamos a reflexionar al respecto y conocer los principales exámenes preventivos que debes practicarte.

Prevención, clave para conservar la salud

Probablemente formes parte del grupo de hombres que espera que aparezca una bolita, mancha o dolor en alguna parte del cuerpo para empezar a preocuparte y considerar la posibilidad de acudir al médico. Muchas veces, aun y cuando existan señales tangibles de alguna enfermedad, la desidia o el miedo ganan la batalla y el mal tiene el riesgo de agravarse peligrosamente.

Ante ello, es necesario que se cambien este tipo de actitudes y se reconozca a la prevención como la mejor manera de evitar una enfermedad crónica o un acontecimiento inesperado (infarto o aumento de la presión arterial, por ejemplo) que llegue a poner en riesgo la vida.

Así pues, lo primero será tomar en cuenta un examen físico básico que incluya tu estado de salud actual, estilo de vida y hábitos de vida, así como antecedentes médicos y familiares. En dicha revisión el médico:

  • Comprobará peso, altura, presión arterial y frecuencia cardiaca.
  • Revisará el interior de boca y garganta, así como ojos, oídos, nariz y piel.
  • Palpará cuello, axilas e ingles en busca de ganglios linfáticos inflamados, lugares del cuerpo en los que son más fácilmente detectables.
  • Escuchará corazón, pulmones y abdomen en busca de ruidos anormales.
  • Golpeará tus rodillas para verificar el estado de los reflejos.
  • Analizará los testículos para descartar inflamación, y si tienes más de 50 años o antecedentes de problemas en la próstata te deberá practicar tacto rectal (el cual se explica en detalle más adelante) para descartar alguna lesión.

Estudio físico completo

Si presentas alguna alteración específica, dolor o disminución de alguna de tus capacidades, debes comentarlo al especialista y no esperar que él lo descubra.

Asimismo, debes saber que la necesidad de un estudio físico completo depende de los factores de riesgo para adquirir alguna enfermedad específica, pero como la mayoría de la población desconoce esta información es recomendable seguir el siguiente calendario, el cual señala cuántas veces debe acudirse al médico dependiendo del rango de edad que se tenga:

  • 2 veces entre los 20 y 29 años.
  • 3 veces entre los 30 y 39 años.
  • 4 veces si tienes entre 40 y 49 años.
  • 5 veces entre los 50 y 59 años.
  • Anualmente después de los 60 años, lo cual puede parecer contradictorio pero se explica porque, normalmente, al llegar a esta edad, la mayoría de los hombres conviven con algún padecimiento crónico, o bien, alguna enfermedad que está bajo tratamiento.

Además de las revisiones médicas periódicas, es vital mantener buenos hábitos de alimentación, así como realizar actividad física de manera regular; en conjunto, estas medidas te permitirán disfrutar de buena calidad de vida y, en caso de que algo no funcione como debería, podrás identificar oportunamente los signos y acudir al profesional de la salud.

Sin duda, los exámenes médicos preventivos ¡salvan vidas!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Salud y Medicinas

Fernando González G. Última actualización: Vie, 01/04/2011 - 16:26