Exponerse a luz artificial impediría que el organismo absorba nutrientes.
Exponerse a luz artificial impediría que el organismo absorba nutrientes.
Artículo

Exposición prolongada a la luz artificial podría causar obesidad

Una nueva investigación afirma que la exposición prolongada a la luz artificial podría inhibir la quema de grasa corporal, e influir de esta forma al aumento de la obesidad.

Científicos del departamento de Endocrinología de la Universidad de Leiden (Holanda) llevaron a cabo un estudio con ratones que mostró que el tejido adiposo de estos roedores, también presente en el cuerpo de las personas, se ve afectado por el aumento a la exposición a iluminación artificial.

Muchos mamíferos, incluidos el ser humano y los ratones, tienen dos tipos de tejidos que almacenan la grasa, el marrón (que al metabolizarse se convierte en calor) y el blanco (que libera las reservas de energía para alimentar a otras células).

Los investigadores, que durante años han estudiado la forma de activar la grasa marrón para estimular la pérdida de peso, identificaron una sustancia que al ponerse en acción estimula las células de este tipo de grasa para producir más calor y quemar grasa.

Los científicos pusieron a prueba la relación entre la actividad de la grasa marrón y la exposición prolongada a la luz artificial al colocar a grupos de ratones bajo iluminación no natural durante 12,16 ó 24 horas al día durante 5 semanas mientras vigilaban sus niveles de esta sustancia. También supervisaron la velocidad a la que las moléculas de energía como glucosa y ácidos grasos se absorbían en el torrente sanguíneo por la grasa marrón para probar si el tejido utilizaba menos energía.

Los resultados del estudio publicado en la revista Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS por sus siglas en inglés), arrojaron que los ratones expuestos a luz artificial por periodos prolongados (16 a 24 horas) absorbieron menos nutrientes de la sangre y quemaron menos grasa como resultado de la reducción de la sustancia, en comparación con aquellos expuestos sólo 12 horas a este tipo de luz.

Ratones que recibieron baños largos de luz artificial también absorbieron las moléculas grasas que quedaron en el torrente sanguíneo, a través de la grasa blanca, tejido que forma la grasa que causa obesidad. Por lo que obtuvieron entre 25 y 50% más grasa, a pesar de comer y caminar la misma cantidad que el grupo de 12 horas.

Dicho estudio podría conducir a nuevos caminos para contribuir a la pérdida de peso en seres humanos.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico