Hígado inflamado por problemas en el corazón
Hígado inflamado por problemas en el corazón
Artículo

Hígado inflamado por problemas en el corazón

Las cardiopatías o enfermedades cardiacas suelen manifestarse con dolor en el pecho, falta de aire al subir escaleras y pulso irregular, pero su diagnóstico también puede establecerse al presentarse hinchazón abdominal y acumulación de líquidos.

Cardiopatías: principal causa de decesos

Los padecimientos del sistema circulatorio se han incrementado tanto en México que las estadísticas los ubican como la principal causa de decesos (cerca de 70 mil al año), incidiendo con mayor fuerza en la población que rebasa los 40 años de edad.

También te puede interesar: Enfermedades cardiacas

De hecho, hay quienes afirman que la atención a problemas del corazón derivados de hipertensión (presión arterial elevada), mal control de diabetes (escasa o nula producción de insulina por el páncreas), altos niveles de colesterol y tabaquismo absorbe una tercera parte del presupuesto destinado a atención por parte del Sector Salud.

Según especialistas, la falta de ejercicio, mal manejo de estrés, así como dieta rica en grasas y pobre en frutas y verduras conducen al incremento de estos problemas que disminuyen la capacidad del corazón para funcionar normalmente y llevar a cabo la distribución de sangre a todo el organismo.

A pesar de que la mayoría de las cardiopatías se detectan a través de dolor torácico, incapacidad para respirar cuando se hacen esfuerzos, palpitaciones irregulares (arritmias), fiebre, debilidad, fatiga, pérdida de apetito y malestar general, en ocasiones se requiere de la apreciación de otros síntomas que reflejan problemas en el sistema circulatorio, tales como hinchazón en pies, tobillos y manos, coloración azul en la piel (cianosis) e incremento en el tamaño del hígado (hepatomegalia) debido a acumulación de sangre y líquidos.

Este último punto debe tomarse siempre en cuenta debido a dos motivos de importancia: porque la inflamación del hígado ayuda a determinar el tipo de enfermedad del corazón que enfrenta el paciente y su gravedad, y porque este síntoma lleva al médico a establecer el tipo de terapia y medicamentos que se deben utilizar.

Bombeo sin fuerza

Hepatomegalia e hinchazón de otras partes del cuerpo se deben principalmente a insuficiencia cardiaca, término médico que no significa que el corazón se haya detenido, sino que se refiere a cuando se ha reducido la capacidad de bombear sangre por minuto (gasto cardiaco), de modo que el sistema circulatorio se vuelve incapaz de satisfacer las necesidades de oxígeno y nutrientes del organismo.

Se coincide en afirmar que la insuficiencia cardiaca es mucho más frecuente durante la tercera edad, puesto que las personas mayores son más vulnerables a aquellos padecimientos que la generan, tales como:

  • Enfermedad de las arterias coronarias. Es la causa más frecuente y se debe a la obstrucción de las vías sanguíneas encargadas de nutrir a los tejidos del corazón por depósitos de grasa en su interior. Se asocia con aterosclerosis (endurecimiento de venas y arterias), altos niveles de colesterol (grasa que se deposita en las paredes de venas y arterias, creando depósitos que estrechan el espacio por donde circula la sangre), hipertensión (presión arterial elevada) y/o diabetes.
  • Obesidad extrema. El peso corporal excesivo obliga a mayor esfuerzo del corazón, el cual incluso puede aumentar de tamaño al tratar de alimentar adecuadamente al organismo; sin embargo, esta situación termina por disminuir su capacidad de bombeo.
  • Pericarditis constrictiva. Es la inflamación del pericardio (cubierta en forma de saco que recubre al corazón) que genera engrosamiento, cicatrización y endurecimiento del mismo. Como consecuencia, la sangre bombeada disminuye en cantidad y fuerza.
  • Mal funcionamiento de las válvulas. El corazón se vale de membranas que se abren y cierran (válvulas) para controlar adecuadamente el flujo de sangre, pero cuando éstas fallan sobrecargan de trabajo al músculo cardiaco y lo agotan. Muchas veces se debe a fiebre reumática, enfermedad ocasionada por la bacteria estreptococo.
  • Miocarditis. Es la infección del músculo cardiaco causada por bacterias o virus; ejemplo de ello es la enfermedad de Chagas, transmitida por la chinche hocicona o besucona.
  • Cardiopatía congénita. Incluye alteraciones en la forma del corazón que existen desde el nacimiento y que impiden su funcionamiento normal.

El organismo posee ciertos mecanismos que intentan compensar la insuficiencia cardiaca, uno de los cuales consiste en que el riñón deje de eliminar sal (sodio) a través de la orina, a fin de que se retenga mayor cantidad de agua en la sangre. A su vez, mayor cantidad de líquido en la circulación incrementa el rendimiento cardiaco, ya que el músculo se somete a más tensión, se contrae de manera más enérgica y mejora su funcionamiento.

Sin embargo, el problema central no es solucionado y por ello el organismo continúa la tendencia a acumular agua, tanta que la capacidad de venas y arterias es rebasada y el líquido excedente escapa a través de varios puntos, lo que se refleja en hinchazón (edema) en piernas, pies, espalda y tronco. Cabe señalar que, debido a la estructura de la red sanguínea, cuando el hemisferio (ventrículo) izquierdo del corazón es el más afectado por la insuficiencia, la hinchazón se presentará en los pulmones, en tanto que si es el derecho, habrá hepatomegalia (inflamación en el hígado).

Este último problema no genera alteraciones ni ocasiona síntomas en sus primeras etapas, pero con el paso del tiempo aumentará la cantidad de líquido retenido, mismo que comenzará a depositarse en la cavidad abdominal a través de la vena porta (vía de gran calibre que lleva sangre del intestino delgado hacia el bazo, páncreas, vesícula biliar e hígado). Este padecimiento, llamado ascitis, ocasiona malestar en el vientre, rápida sensación de saciedad al comer debido a la presión que el agua genera en las vísceras, y puede originar complicaciones serias en caso de que el líquido se infecte, ya que los microorganismos invasores pueden dañar prácticamente a todas las vísceras del tronco.

Detección y tratamiento

Además de sufrir edemas, las personas con insuficiencia cardiaca manifiestan cansancio y debilidad cuando llevan a cabo alguna actividad física debido a que los músculos no reciben el volumen adecuado de sangre; ambos hechos son suficientes para visitar al médico internista, quien confirmará el diagnóstico luego de realizar preguntas al paciente sobre su historia médica, amén de auscultar su presión arterial, pulso y funcionamiento del corazón e hígado.

Para obtener resultados más precisos, el paciente será turnado al cardiólogo, quien recurrirá a radiografías (rayos X) o ultrasonido (obtención de imágenes gracias a sonidos de alta frecuencia) para saber cuál es el estado de las vísceras de la cavidad abdominal; también puede recomendar un electrocardiograma para medir la actividad eléctrica y ritmo del corazón.

Una vez establecido el diagnóstico y causa de la insuficiencia cardiaca, se recurre a tratamiento basado en un programa que busque modificar hábitos dañinos para el corazón. Así, se hacen recomendaciones que incluyen dejar de fumar e interrumpir el consumo de alcohol, se ajusta la dieta para eliminar grasas excesivas y sal, y se inicia una rutina de ejercicios moderados.

Un modo simple y seguro para que el paciente verifique si continúa reteniendo líquidos consiste en controlar minuciosamente su peso todos los días luego de levantarse (después de orinar y antes del desayuno); se debe tomar en cuenta que el aumento de peso consistente y rápido (de 1 kg en un solo día, por ejemplo) puede ser señal de que la insuficiencia se está agravando.

Si el médico lo determina, puede incluirse un diurético para eliminar agua del organismo, aunque un control adecuado y la disminución de sal deben ser suficientes para que no se presente este síntoma.

Por lo general, no existe tratamiento para insuficiencia cardiaca, pero las medidas antes mencionadas facilitan la actividad física y mejoran la calidad de vida.

Sólo en algunos casos (problemas en una válvula cardiaca, congénitos u obstrucción de arterias coronarias) se recurre a intervención quirúrgica para erradicar el origen del padecimiento y, así, la retención de líquidos.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Salud y Medicinas

Mario Rivas Última actualización: Vie, 01/04/2011 - 15:38