Ingerir comida grasa podría provocar somnolencia diurna
Ingerir comida grasa podría provocar somnolencia diurna
Artículo

Ingerir comida grasa podría provocar somnolencia diurna

Si después de comer, te ataca una fuerte somnolencia diurna que te quita las ganas de seguir trabajando o estudiando, las culpables podrían ser ciertas hormonas en el intestino, sobre todo si tu menú incluyó platillos ricos en grasa.

Según estudio de la Universidad de Adelaida, en Australia, realizado entre casi 800 hombres (de 35 a 80 años), aquellos que ingieren muchos alimentos grasos podrían enfrentar la necesidad de tomar una siesta por la tarde.

De acuerdo con Yingting Cao, candidata doctoral de dicha institución, y parte del equipo de investigadores, no está claro por qué una dieta grasa podría provocar fuerte deseo de dormir; sin embargo, los resultados del estudio sugieren que ciertas "neurohormonas intestinales" fomentan la somnolencia.

Los científicos señalan que se requieren más análisis para comprender cómo los alimentos grasos podrían inducir las ganas de dormir, y si el momento en que se consumen influye; mientras tanto, Yingting Cao reconoció que ni el peso corporal, ni los niveles de ejercicio o los problemas de salud crónica (diabetes o depresión, por ejemplo) explicaron la conexión entre ambos factores.

Los hallazgos del estudio publicado en la revista Nutrients se basaron en cuestionarios sobre la dieta y estilo de vida de los participantes. Además, los hombres se sometieron a un estudio en casa para detectar síntomas de apnea del sueño, trastorno de la respiración nocturna que puede provocar ronquidos ruidosos y somnolencia diurna.

El equipo de Cao encontró que, en general, la cuarta parte de los individuos que presentaban la mayor ingesta diaria de grasa eran más propensos a quejarse de somnolencia diurna que la cuarta parte que menos grasa consumía.

Igualmente, encontraron que casi la mitad del grupo, esto es, 46% de los hombres con la ingesta más alta de grasa, habitualmente tenían sueño durante el día, frente al 37% de los participantes del universo con la ingesta más baja.

Otro dato obtenido mostró que los individuos que consumían más grasa también tenían mayor riesgo de apnea del sueño, aunque el exceso de peso corporal pareció explicar esto, según los científicos. En contraste, no hubo conexión entre la ingesta de carbohidratos o proteínas de los hombres y los problemas de somnolencia diurna

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico