A mayor obesidad, menor sentido del gusto
A mayor obesidad, menor sentido del gusto
Artículo

¿Es cierto que a mayor obesidad, menor percepción del sabor?

Si moderas la manera de comer y, de todas formas, pasas la mayor parte del tiempo luchando contra la báscula, la causa de tu sobrepeso podría estar "escondida" en tu sentido del gusto. Descubre cuál es la relación entre obesidad y percepción del sabor, según los científicos.

También te puede interesar: Obesidad, enfermedad crónica

Menos receptores sensoriales

De acuerdo con investigadores, la obesidad disminuye el sentido del gusto y, en consecuencia, lo que explicaría que personas con esta condición consuman más calorías a fin de obtener dicha recompensa.

Experimento con ratones

A esta conclusión llegaron los autores de una investigación realizada en ratones por la Universidad de Cornell en Nueva York (Estados Unidos), con la cual identificaron que las papilas gustativas no actúan sólo como sensores de nutrientes, también pueden inducir sensaciones de placer tras la ingesta de alimentos.

Según los resultados del estudio, los animales obesos presentan menor número de papilas gustativas, es decir, una cantidad menor de los órganos sensoriales ubicados en la lengua, los cuales, además, poseen botones gustativos.

Se sabe que entre 50 y 100 células de 3 tipos diferentes, cada uno involucrado en la percepción de los 5 sabores principales (dulce, salado, amargo, ácido y umami) componen los botones gustativos, los cuales se renuevan cada 2 semanas, en promedio.

También te puede interesar: Obesidad, enfermedad crónica

Los investigadores han identificado que una alimentación rica en grasas reduce la proliferación de estas células y, además, favorece su muerte, lo que explicaría la disminución de receptores sensoriales y, por tanto, la necesidad de seguir comiendo para lograr la deseada saciedad.

Comer más alimentos para encontrar sabor

Comer más alimentos para encontrar el sabor

Otra investigación coordinada desde la Universidad de Valencia, España, en colaboración con el Human Nutrition Research Center de Boston, también identificó que las personas con obesidad perciben menos los sabores que quienes tienen peso saludable.

"Esto podría abrir nueva vía para luchar contra la obesidad mediante dietas estructuradas a partir del sabor de los alimentos, con el propósito de que el afectado sea capaz de apreciarlos más, al tiempo que se activan los mecanismos cerebrales relacionados con la saciedad y, por ende, dejaría de seguir comiendo", explicó la Dra. Dolores Corella, quien participó en el estudio citado.

Saciedad, esencial para no seguir comiendo

Saciedad y obesidad

Cuando comemos algo, su sabor impacta en primer lugar sobre las papilas gustativas y esto produce una reacción que viaja de forma inmediata a través de las neuronas hasta el cerebro y éste lo percibe como algo que "acepta" o "rechaza".

Estudios sobre estos circuitos cerebrales han identificado que cuando consumes un alimento sabroso y se produce una sensación placentera, aparece saciedad y el circuito de recompensa se activa, lo que provoca que se deje de comer el alimento y reduzca el número de calorías ingeridas.

Los resultados del estudio dirigido por la doctora Dolores Corella, parecen demostrar que las personas no obesas perciben más el sabor que quienes enfrentan problemas de sobrepeso y obesidad.

Igualmente, los especialistas recomiendan a quienes buscan perder kilos, adoptar una dieta sabrosa y con bajas calorías (hipocalórica), de esta forma crecen las posibilidades de lograr su objetivo, gracias a que el mecanismo de saciedad del organismo se activará mejor.  

Para perder kilos, acude al médico.

Si tu propósito es perder peso, acude a tu médico, quien identificará primero las causas del sobrepeso u obesidad y, al mismo tiempo, determinará el mejor tratamiento de acuerdo con tus necesidades.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Laura Ruiz Mata

Laura Ruiz Mata Última actualización: Lun, 26/08/2019 - 16:43