porque engordamos cuando nos casamos
porque engordamos cuando nos casamos
Artículo

Comprobado: ¡el matrimonio engorda! Estas son las causas

Después de la boda solemos estar “llenitos de amor”, pero también de kilos extra. Descubre por qué engordamos cuando nos casamos y tips para que la luna de miel no te cueste unas tallas de más.

También te puede interesar: Pelear con tu pareja te hace engordar

El amor engorda, eso es definitivo, pero nunca se nota tanto la diferencia como durante los primeros años de matrimonio.

Primeros 2 años, los "más pesados"

Mientras que el inicio todo es miel sobre hojuelas, en cuestión de mantener tu peso, los primeros 2 años de matrimonio son decisivos.

De acuerdo con la Asociación Norteamericana para el Estudio de la Obesidad, el matrimonio es un factor de aumento de peso significativamente mayor. Esto tiene algunas causas reconocidas:

  • Ambos se tienen que adaptar a nuevas rutinas para comer.
  • Son frecuentes las cenas románticas.
  • Compromisos con amigos y familia.
  • Puede llegar un embarazo.
  • Pasan más tiempo en pareja que teniendo pasatiempos saludables.

Además, no podemos olvidar el hecho de que la gran mayoría de las personas se casan entre los 27 y 34 años, es decir, cuando el metabolismo empieza a volverse más lento.

También te puede interesar: Entre más cara sea la boda, más corto es el matrimonio

En otras palabras, en esta etapa de tu vida todo se junta para dificultarte la misión de tener un abdomen plano y el cuerpo que siempre quisiste.

También hay quien piensa que tener relaciones sexuales frecuentemente engorda, ¡nada más alejado de la realidad! es actividad física que ayuda a quemar calorías.

Porque engordan las personas casadas

Esposo o esposa, ¿quién sube más?

El aumento de peso en el matrimonio también depende del género de cada uno.

Mientras las mujeres sufren cambios más notorios durante los primeros años de relación, los hombres tienden a aumentar cada vez más con el pasar del tiempo, como lo explica la revista Obesity Research.

Los expertos creen que esto se debe a una razón evolutiva. Lamentablemente, lucir bien para tener pareja es la principal motivación para mantenernos en nuestro peso, por encima del cuidado a la salud o sentirnos bien.

Lo que ocurre es que las mujeres tienden a desarrollar lazos de familia mucho más rápido que los hombres; en otras palabras, ellas tienden relajar su búsqueda de pareja en cuanto se comprometen.

Mientras que los hombres tardan un poco más en asentarse en una relación que pretende durar toda la vida y que lo privará de tener otras parejas sexuales.

Esto explicaría por qué las mujeres engordan cuando se casan más rápido que los hombres, pero también por qué son las primeras en adelgazar tras una separación.

Divorcio, ¿la solución a los problemas de peso?

No tenemos nada en contra del amor, es más, estar enamorada es lo mejor que le puede pasar a una persona y a su salud. Sin embargo, sí existe una tendencia a mejorar tu figura después de un divorcio.

Un estudio publicado en la revista Eating Behaviors descubrió que las mujeres divorciadas o que acaban de vivir una separación son quienes tienen más posibilidades de bajar de peso que hombres en la misma situación o mujeres que jamás se habían casado.

Todo lo contrario de los hombres, quienes tienden a subir aún más después de regresar a la soltería.

por qué las mujeres engordan cuando se casan

Tips para no engordar después del matrimonio

Estar en pareja es maravilloso, pero debemos evitar que esa felicidad nos impida concentrarnos en otros puntos de la vida como salud, desarrollo profesional y proyectos de vida.

Lo mejor es entender que son dos seres independientes que han decidido llevar su relación al máximo compromiso, sin perder lo que los hacía felices cuando eran solteros. Les recomendamos:

  • Tengan actividades en pareja: practiquen aquellas que impliquen moverse, como salir a caminar, practicar un deporte o ir al gimnasio juntos. Esto, además de ayudarles a pasar tiempo juntos, los puede motivar a alcanzar metas que solos sería más difícil.
  • Planeen sus comidas: tómense un tiempo para ir juntos por la despensa y planear los menús de la semana. Si aparte pueden cocinar juntos, ¡qué mejor!
  • Hablen sus diferencias: muchas veces nos “comemos” nuestros problemas por no querer afrontarlos. Ninguna pareja se salva de tener discusiones, ¡ninguna! Platiquen cuando haya algún problema para no recurrir a la comida cuando sientan el vacío de una pelea.

Ahora que sabes por qué engordamos cuando nos casamos, ¡dale la vuelta! Buenos hábitos son la clave para tu salud y su matrimonio. La idea es hacer que como pareja se motiven para vivir mejor.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Emanuel Ávila

Emanuel Ávila Última actualización: Jue, 23/01/2020 - 11:50