Congestión alcohólica, cómo reconocerla
Congestión alcohólica, cómo reconocerla
Artículo

Congestión alcohólica, cómo reconocerla

El alcohol siempre se ha relacionado con bienestar y alegría, pero beber en exceso causa graves problemas a la salud, incluso, puede provocar estado de coma en situaciones extremas.

También te puede interesar: Alcoholismo, problema hereditario

Para evitar este problema, conoce cómo reconocer una congestión alcohólica a través de sus síntomas y disfruta sin poner arriesgar tu salud.

El alcohol a fondo

Las bebidas alcohólicas son simplemente aquellas que contienen alcohol etílico (etanol), que se produce a partir de diferentes sustancias y principalmente mediante procesos de fermentación (se transforma el azúcar de ciertos componentes en alcohol) o destilación (se aumenta la concentración de alcohol de una fermentación).

También te puede interesar: Alcohol etílico.

Las propiedades nutricionales del alcohol son pocas, prácticamente no contiene vitaminas, minerales, proteínas o grasa. En cambio cuenta con un tipo de carbohidratos que no pueden ser usados por la mayoría de las células, pues sólo son asimiladas la deshidrogenasa alcohólica, un tipo de enzima del hígado.

Otra de las características del alcohol es que provee más calorías por gramo que los carbohidratos o las proteínas, por lo que el apetito del bebedor puede ser satisfecho, pero no así sus requerimientos nutricionales.

La cara de la congestión alcohólica

El alcohol es asimilado por el organismo en forma rápida, independientemente de las características de cada individuo, aunque la absorción del alcohol depende de la ingestión previa de agua, los grados de concentración etílica (no es lo mismo beber cinco cervezas que cinco "cubas") y el consumo de alimentos, porque grasas y proteínas retrasan el proceso. Asimismo, si se bebe poco a poco las secuelas son menores que cuando se hace rápidamente.

Los primeros efectos del alcohol aparecen 10 minutos después de consumir una bebida y alcanzan su máximo punto en un lapso de 40 a 60 minutos. Debido a las diferencias fisiológicas relacionadas con el género, cuando una mujer ingiere la misma cantidad de alcohol que un hombre, ésta presenta una concentración más alta de dicha sustancia en la sangre.

También te puede interesar: Qué hacer si a tu amig@ se le pasan las copas.

Estos factores son determinantes para que alguien sufra una intoxicación por alcohol (lo que comúnmente nombramos "borrachera") o alcance el nivel de congestión alcohólica, situación extrema en la que se altera el funcionamiento normal del cuerpo y se presentan una serie de reacciones que ponen en riesgo la vida.

Síntomas de una congestión alcohólica

 ¿Cómo reconocer una congestión alcohólica? Sus  síntomas más frecuentes son:

Congestion alcoholica
Los síntomas van desde una falla del hígado hasta desorientación o estado de coma.
  • El hígado es incapaz de filtrar la cantidad de alcohol que ingresa al organismo.
  • Hay pérdida de agua (deshidratación) por la excesiva concentración de alcohol en sangre.
  • Irritación del tracto gastrointestinal.
  • Disminución de la presión sanguínea (hipotensión) y la temperatura corporal.
  • Hipoglucemia (disminución del nivel de azúcar en sangre).
  • Nerviosismo.
  • Vómito.
  • Temblores notorios.
  • Confusión mental en diversos grados, desde desorientación, falta de coordinación y equilibrio, hasta inmovilidad y estado de coma en casos extremos.

Varios de estos rasgos se deben al efecto del alcohol en el hipotálamo, zona del cerebro localizada detrás de los globos oculares y que participa en la regulación de la función cardiaca, presión arterial, temperatura corporal, hambre y sed, así como equilibrio del agua, conducta emocional y sueño.

Conciencia alterada, antesala del coma

Un individuo se encuentra consciente cuando se reconoce a sí mismo y al sitio donde se encuentra, es decir, cuando piensa claramente y en forma rápida.

Una persona que ingiere alcohol puede tener distintos grados de pérdida de conciencia debido a su embriaguez:

  • Confusión mental. Alguien que ingiere bebidas alcohólicas en forma leve presentará confusión, es decir, no podrá pensar con la claridad y rapidez habituales.
  • Aletargamiento. Si ha consumido una cantidad mayor podrá estar semidormido, pero será capaz de despertarse rápidamente con movimientos defensivos cuando reciba alguna clase de estímulo (un empujón, por ejemplo).
  • Estupor. Si esta situación se profundiza se habla de estupor, momento en el que el sujeto podrá levantarse sólo ante estímulos vigorosos, aunque las respuestas que podrá emitir serán lentas y sin sentido.
  • Estado de coma. Finalmente, en casos extremos puede haber un estado de conciencia tan disminuido que la persona estará imposibilitada para despertar y no habrá manifestación alguna ante el dolor. Se trata de urgencia médica de suma gravedad que requiere el traslado a una clínica u hospital.

¿Qué hacer ante una congestión alcohólica?

Es importante señalar que, contrario a lo que se cree, provocar el vómito a un sujeto con intoxicación etílica es sumamente peligroso, debido a que éste no es capaz de controlar las reacciones de su organismo y, por ende, podría ahogarse.

Tan pronto se presente la situación se debe llamar a un servicio de emergencias. Los médicos encargados evaluarán rápidamente los signos vitales, poniendo énfasis en controlar o evitar complicaciones como hipotermia, hipoglucemia, hipotensión, así como insuficiencia respiratoria y cetoacidosis (acumulación en sangre de altos niveles de ácidos cetones, a causa de la quema de grasa corporal para obtener energía, en lugar de azúcar y carbohidratos).

Una vez fuera de peligro, el paciente será recostado en forma lateral (para evitar que aspire vómito si lo hay) hasta que supere la embriaguez y recobre la conciencia. Asimismo, se le aplicará suero mixto, que contiene azúcar y sal en la misma proporción, un multivitamínico y un sedante. En ocasiones, el facultativo recomendará lavar el estómago con el fin de eliminar los residuos de alcohol que existan.

Todo con medida…

Ahora que sabes cómo reconocer una congestión alcohólica, practica la moderación para evitar complicaciones. Además, si no te gusta el sabor del alcohol y estás consciente de sus efectos perjudiciales al consumirlo exageradamente, mejor di "¡paso!".

Desde luego, si lo tuyo ya es un asunto serio, datos del Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y Alcoholismo de Estados Unidos afirman que, sin importar cuán grave pueda parecer el problema, la mayoría de las personas que sufren algún trastorno por consumo de alcohol pueden beneficiarse de algún tipo de tratamiento. ¡Busca orientación!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Salud y Medicinas

Fernando González G. Última actualización: Jue, 14/07/2011 - 23:39