Tratamiento para pie equinovaro
Tratamiento para pie equinovaro
Artículo

Conoce cómo se trata el pie equinovaro en bebés recién nacidos

Aunque no causa dolor, las dificultades que puede provocar esta condición a un niño que empieza a caminar preocupan seriamente a los padres. Conoce cómo se trata el pie equinovaro en bebés, sus causas y consecuencias.

También te puede interesar: Punción lumbar en bebés

¿Qué es el pie equinovaro?

El también llamado pie zambo o talipes equinovarus es un defecto de nacimiento en el que el pie se encuentra invertido o torcido hacia dentro y hacia abajo, en tanto la planta del pie está viendo hacia atrás.

Según datos del hospital Standford Children's Health (San Francisco, Estados Unidos) el pie equinovaro se presenta en 1 a 3 de cada mil nacimientos a nivel mundial, siendo los niños doblemente afectados que las niñas.

Pie zambo en bebés

Es importante señalar que no se trata de una deformidad embrionaria; es problema aislado para un recién nacido saludable en los demás aspectos, es decir, en la mayoría de casos no falta ningún hueso, músculo o tejido conectivo al bebé afectado.

Asimismo, investigadores han observado que los bebés nacidos con pie zambo inician su desarrollo (embrionario) con pie normal y, aproximadamente a los tres meses de gestación, se empieza a torcer hacia adentro.

También te puede interesar: ¿Tu bebé “anda en buenos pasos”?

Cabe señalar que en pequeño porcentaje de casos, el pie equino varo (como también se le conoce), se produce como parte de una enfermedad más grave, como la espina bífida.

Causas de pie equinovaro

De acuerdo con la Academia Americana de Médicos de Familia, la causa del pie equinovaro no está bien identificada; cierta evidencia sugiere que existe un vínculo genético, es decir, se hereda de padres a hijos.

Igualmente, si tienes un hijo que nació con esta condición, el próximo bebé tiene mayor riesgo de presentarla.

Malformación pie equinovaro

También existen datos en el sentido de que el pie zambo es más común en bebés cuyas madres fumaron o consumieron drogas durante el embarazo.

Síntomas de pie zambo

El pie equinovaro está presente al momento del nacimiento en uno o los dos pies. La característica de esta anomalía es que los tejidos que conectan los músculos al hueso (tendones) son más cortos de lo habitual. De hecho, es frecuente que el pie afectado sea hasta 1 cm más corto que la otra extremidad.

Otros síntomas del pie zambo incluyen:

  • Músculos de la pantorrilla en la pierna afectada subdesarrollados.
  • El talón en el pie equinovaro puede ser más pequeño de lo normal.

Independientemente de que se presente en uno o en ambos pies, puede ser una condición leve o grave que dificulta al bebé caminar normalmente, por lo que los médicos recomiendan tratarlo poco después del nacimiento.

El pie equinovaro dificulta caminar al bebé.

También es importante mencionar que esta condición puede detectarse en el útero durante una ecografía como parte de los controles de rutina que la embarazada debe tener; sin embargo, nada puede hacerse en ese momento, es decir, el tratamiento para corregir el pie equinovaro deberá iniciarse hasta después del alumbramiento.

Tratamiento para pie equinovaro

Por lo general, para corregir con éxito el pie equinovaro se recurre a las siguientes alternativas:

  • Estiramientos y un yeso (método Ponseti). La mayoría de cirujanos ortopédicos recurren a este tratamiento que se realiza en dos partes:
  1. Fase del escayolado: va moviendo el pie de manera gradual hacia la posición correcta (suele iniciarse cuando el bebé tiene una o dos semanas de vida).
  2. Fase de la férula ortopédica: asegura que el pie permanezca en esa posición.
  • Cirugía. Por lo general, depende de la gravedad del caso y la edad del pequeño. El médico puede alargar o acortar el tendón alrededor del pie o bien, algo de hueso. Posteriormente, se coloca una férula de yeso en el pie para mantenerlo en posición mientras sana.

¿Qué hacer para evitar complicaciones por el pie zambo en un bebé?

Es de vital importancia que el médico diagnostique y determine el tratamiento más adecuado para el pie equinovaro, de lo contrario, puede causar serios problemas en el niño, como:

Niños con baja autoestima por pie equinovaro

  • Baja autoestima. No es difícil imaginar que el aspecto inusual del pie suele afectar la imagen corporal del pequeño desde sus primeros años hasta dañar seriamente su autoestima durante la adolescencia.
  • Artritis. Las probabilidades de que el niño presente inflamación en las articulaciones de los huesos se eleva si tiene pie equinovaro.
  • Incapacidad para caminar normalmente.
  • Complicaciones en el crecimiento natural. Los ajustes para caminar pueden impedir el crecimiento natural de los músculos de la pantorrilla, causar llagas o callosidades en el pie y, desde luego, un andar extraño.

Crecimiento del niño puede afectarse por pie zambo.

El tratamiento de pie equinovaro generalmente resulta exitoso y permite al niño llevar una vida activa y normal, incluso, practicar deportes.

No obstante, los padres deberán llevar al pequeño a revisiones médicas periódicas para identificar si se requiere alguna terapia o procedimiento adicional.

Además, es posible que se requieran cirugías posteriores debido a que la malformación puede reaparecer a medida que el niño crece y se desarrolla.

Sin embargo, brindarle atención médica certera y oportuna siempre multiplica las probabilidades de que el pie zambo no sea un obstáculo para la vida de tu hijo. ¡Infórmate!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Laura Ruiz Mata

Laura Ruiz Mata Última actualización: Mar, 06/08/2019 - 12:11