Si tu bebé no reacciona a estos estímulos, ¡presta atención!
Si tu bebé no reacciona a estos estímulos, ¡presta atención!

Si tu bebé no reacciona a estos estímulos, ¡presta atención!

Un reflejo es una reacción que sucede automáticamente como respuesta a la estimulación externa. Mantenerte atenta a los reflejos del recién nacido te ayudará a saber si tu pequeño ve, escucha o tiene problemas motrices, entre otras cosas.

La pediatra Brenda Díaz Ramírez explica, en entrevista con Salud y Medicinas, que los reflejos de los bebés varían según su edad: "Entre más pequeños puede ser que duerman más y los estímulos no se manifiestan tanto. A medida que van creciendo, están más despiertos. Entonces los papás, que son las personas con las que más están los bebés, pueden ir identificándolos".

La experta señala que los estímulos a los que debe reaccionar un bebé dependerán también de la estimulación que le den en casa y de los antecedentes que tuvo al nacer, como si tuvo sufrimiento fetal o fue prematuro, pues "entre más pequeño nazca, más inmaduro va a estar y puede ser que no presente alguno de estos estímulos normales".

Reflejos primarios del recién nacido

Se manifiestan desde el nacimiento, hasta los primeros meses de vida:

  • Succión. Cuando tocas o acercas un objeto a su boquita, el bebé intentará succionar.
  • Marcha automática. Si las plantas de sus pies tocan una superficie dura, el bebé moverá las piernas como si caminara.
  • Sobresalto. El pequeño retraerá sus brazos y piernas después de escuchar un ruido fuerte.
  • Presión en las manos (reflejo prensil). Cuando colocas un objeto o tu dedo en una de sus manitas, la cerrará.
Reflejo prensil en recién nacidos
Al sentir un dedo u objeto, el recién nacido tenderá naturalmente a tomarlo.
  • Presión en los pies. Al tocar la parte de arriba del dedo pulgar del pie, tu bebé doblará sus dedos.
  • Equilibrio. Al levantar al bebé de costado, encogerá la pierna de arriba mientras estira la otra dejándola "colgar".

Reflejos secundarios del bebé

Otros reflejos del recién nacido pueden ser:

  • Del moro. Su ausencia puede revelar daño en la médula espinal. Consiste en dejar de apoyarle repentinamente la cabecita. El bebé debe sobresaltarse e incluso llorar.
  • De Galant. Si pasas la mano por la parte baja de su espalda y hacia los lados, arquea ligeramente el cuerpo hacia arriba y hacia los lados.
  • Arrastre. Si lo colocas boca abajo, intentará mover sus piernas para avanzar gateando.

¿Tu bebé oye?

Si tu bebé no se asusta con los ruidos muy fuertes, si sobre todo como mamá le hablas y no voltea, "hay que llevarlo al otorrinolaringólogo pediatra a que haga pruebas especiales de potenciales evocados para ver cómo está su audición", sugiere la pediatra.

¿Cómo ve tu bebé?

La Dra. Díaz señala que una de las revisiones que el pediatra hace tras el nacimiento de un bebé es en los ojos: "Generalmente cuando les pasas una luz, la pupila se contrae. Los recién nacidos pasan más tiempo durmiendo y sus ojos son más pequeños (en teoría nada más alcanzan a ver 30 cm). A medida que van creciendo, alcanzan a ver mejor de lejos de que cerca. También se puede ver si hay estrabismo y se le revisa el color de los ojos (hay veces que nacen con un ojo de un color y otro de otro, pero puede ser normal)".

Recomienda que si tu bebé no te fija la mirada y/o te trata de ubicar sólo mediante el oído, lo lleves a revisión con un oftalmólogo.

Los reflejos del recién nacido dependen de muchos factores, incluso del embarazo y aspectos genéticos. Unos bebés acentuarán más estas reacciones que otros, pero "si tienen varios reflejos que a pesar de los estímulos no los hace, hay que vigilarlo para, en determinado momento, someterlo a evaluación por un neurólogo", recomienda la pediatra.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Salud y Medicinas

Ingrid Díaz Última actualización: Lun, 24/09/2018 - 16:00