Trastorno por déficit de atención e hiperactividad es más probable en niños prematuros
Trastorno por déficit de atención e hiperactividad es más probable en niños prematuros
Artículo

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad es más probable en niños prematuros

Cuanto más anticipado haya sido el nacimiento de niños prematuros, mayores son sus probabilidades de padecer trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), según estudio de la Universidad de Turku, en Finlandia.

El TDAH es común en bebés con peso bajo o sobrepeso; pero las mayores probabilidades las tienen aquellos con los problemas más graves de mal crecimiento en el útero. De igual forma, el riesgo aumenta significativamente para los infantes nacidos 7 o más semanas prematuramente.

Investigadores dirigidos por la doctora Minna Sucksdorff compararon más de 10 mil niños con TDAH con 30 mil sin el trastorno, pero que eran similares respecto a sexo, fecha y lugar de nacimiento. Determinaron cuánto había durado el nacimiento y observaron si los pequeños tuvieron peso bajo o sobrepeso respecto a la edad gestacional.

Los resultados mostraron que el riesgo de TDAH aumentó 10 veces para los niños que nacieron a las 23 ó 24 semanas de embarazo (un término completo dura 40 semanas). Asimismo, tenían al menos el doble de probabilidades de haber nacido entre las 27 y 33 semanas, en comparación con los que no tenían TDAH.

El hallazgo se mantuvo incluso después de que los investigadores tomaran en cuenta factores que afectan la edad gestacional y el riesgo de TDAH, como edad de la madre y si fumaba o consumía alcohol o drogas. También encontraron que tenían mayores probabilidades de padecer el trastorno los niños con peso más alto o más bajo.

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad es una disfunción de origen neurobiológico que se caracteriza por una incapacidad para concentrarse y controlar el comportamiento. Generalmente comienza en la niñez con síntomas de falta de atención, hiperactividad e impulsividad que pueden afectar la capacidad de aprender y entablar amistades en un niño.

Este hallazgo se publicó en la edición en línea de esta semana de la revista estadounidense Pediatrics.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico