Comer durante el trabajo de parto, seguro y benéfico para la mujer
Comer durante el trabajo de parto, seguro y benéfico para la mujer
Artículo

Comer durante el trabajo de parto, seguro y benéfico para la mujer

Las mujeres pueden ingerir algo más que pequeños trozos de hielo durante el trabajo de parto sin riesgo de sufrir complicaciones, señala nuevo estudio.

El documento publicado en prestigiada revista (Obstetrics and Gynecology) señala que aunque la investigación no prueba que comer acelerara el parto, los científicos hallaron que las embarazadas que pudieron comer antes de dar a luz tuvieron un trabajo de parto algo más corto que las mujeres que sólo tomaron trozos de hielo o un poco de agua.

"En realidad, no sabemos cuánto pueden comer o beber las mujeres durante el trabajo de parto, lo cual es una discusión habitual entre los profesionales de la salud", explicó el doctor Vincenzo Berghella, autor principal del estudio de la Universidad Thomas Jefferson en Filadelfia, Estados Unidos.

De hecho, esta preocupación lleva largo tiempo, desde la aparición de un estudio en la década de 1940 en el que las mujeres que tenían un parto con anestesia general corrían peligro de inhalar el contenido estomacal y sufrir convulsiones.

Actualmente, el uso de anestesia general en el parto es menos común; no obstante, el estudio señala que las guías clínicas aún desaconsejan ingerir alimentos sólidos durante el trabajo de parto.

Los autores analizaron 10 estudios sobre 3 mil 982 mujeres en labor de parto; todas esperaban un solo bebé (no mellizos, ni trillizos) y no tenían necesidad de cesárea. Las embarazadas con dietas menos restrictivas no estuvieron expuestas a sufrir otras complicaciones (incluidos vómitos o convulsiones) durante el uso de anestesia general.

Asimismo, las mujeres que podían comer y beber algo más que trozos de hielo y agua presentaron un trabajo de parto algo más breve (16 minutos, en promedio) que aquellas con mayores restricciones alimentarias.

Cabe recordar que el útero femenino es, en su mayoría, tejido muscular. "Si el cuerpo está bien hidratado y los niveles de carbohidratos son adecuados, los músculos funcionan mejor", comentó Berghella. 

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico