Comer gis, trastorno más común de lo que crees...
Comer gis, trastorno más común de lo que crees...
Artículo

Comer gis, trastorno más común de lo que crees...

¿Otra vez te descubrieron comiendo gises? ¡Tranquila, no estás sola! Te decimos porqué comer gis es trastorno frecuente en ciertas personas y qué hacer para superarlo.

También te puede interesar Pica, misterioso hábito de comer tierra y gis

Pica o el hábito de comer gises y tierra

Para los médicos, ingerir materiales no comestibles, como gises, tierra o papel, es condición llamada pica; se observa a menudo en niños pequeños, aunque también es frecuente durante el embarazo.

La pica es trastorno alimenticio compulsivo que se distingue por experimentar fuerte deseo de comer cosas extrañas y nada saludables; de hecho, el peligro depende mucho de aquello que se ingiera.

Aunque no se conoce la causa exacta, se registran más casos durante la infancia (en niños de 2 a 4 años), en personas con autismo y embarazadas.

Comer gis, frecuente en el embarazo

Al parecer, el trastorno aparece más en embarazadas con menos de 20 años y que lo padecieron en su niñez. Se sabe también que surge durante el primer o segundo trimestre del embarazo, de ahí que se relacione con estados que ocurren de manera habitual al inicio de la gestación, por ejemplo, estrés, ansiedad o temor.

Igualmente, se vincula con cierta deficiencia de nutrientes en la mujer gestante; en otras palabras, cuando la futura mamá sufre anemia por falta de hierro, siente la curiosa necesidad de comer gis, tierra o hielo para suplir esa carencia.

¿Dañas tu salud al comer gis?

La pica durante el embarazo puede afectar el desarrollo del bebé, por lo que conviene informar al médico sobre este trastorno, a fin de recibir el tratamiento adecuado.

De no atenderse, el hábito de comer gis podría causar:

  • Envenenamiento por la exposición o consumo de gis, tierra, arcilla, etc.
  • Obstrucción intestinal.
  • Infecciones.
  • Lesiones en los dientes.
  • Anemia que se complica.

Si te sorprendes con frecuencia mientras comes gis y estás embarazada, habla con tu ginecólogo para poner en marcha un plan que te ayude a superar este extraño hábito. ¡Cuida tu salud y la de tu bebé!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico