Embarazada con intestino perezoso: ¡necesitas fibra!
Embarazada con intestino perezoso: ¡necesitas fibra!
Artículo

Embarazada con intestino perezoso: ¡necesitas fibra!

Muchas mujeres suponen que el estreñimiento durante el embarazo es “inevitable”, sin embargo, lo cierto es que los problemas de tránsito intestinal durante los meses de gestación aparecen y, cuando lo hacen, una alimentación con fibra en abundancia es valiosa aliada para superarlos.

¿Por qué se presenta el estreñimiento durante el embarazo?

Las hormonas propias del embarazo causan importantes cambios en el organismo, entre ellos la relajación de las paredes intestinales, lo que provoca que los alimentos permanezcan más tiempo del habitual dentro del tracto digestivo.

Esto es resultado de cierto mecanismo de protección del cuerpo: como los intestinos se encuentran muy próximos al útero, sus movimientos (peristalsis) podrían perjudicar el crecimiento del feto, por lo que durante la gestación se ven disminuidos. Además, conforme crece, el vientre ejerce mayor presión sobre el recto, lo que altera la funcionalidad intestinal.

Generalmente, una dieta adecuada es suficiente para prevenir la constipación en el embarazo e, incluso, para reducir las posibilidades de sufrir hemorroides, otra de las consecuencias del estreñimiento a la que muchas gestantes deben enfrentarse. 

Alimentación con fibra acelera el tránsito intestinal

La fibra es un nutriente que no se absorbe ni digiere, de ahí que su consumo tenga un efecto “barredora” en el intestino, ayudando a eliminar lo que el organismo no necesita. Entre sus principales beneficios destacan:

  • Aliviar el estreñimiento. La fibra insoluble (presente en productos de trigo integral, salvado de maíz y semillas de lino) ayuda a producir heces blandas y voluminosas, lo que permite prevenir la constipación en el embarazo.
  • Proteger el corazón y sistema circulatorio. La fibra soluble (contenida en frutas y vegetales, avena, cebada y legumbres) es auxiliar en la disminución del colesterol y control de los niveles de azúcar en la sangre.
  • Ayudar a digerir los alimentos más despacio, lo que permite mantener el peso bajo control.

El consumo de la mayor variedad de fuentes de fibra (vegetales) posible no sólo activa la digestión, también provee otros nutrientes, como vitaminas y minerales, antioxidantes, carbohidratos, grasas monoinsaturadas y fitoquímicos (sustancias de origen vegetal que favorecen la salud de quien las consume), que en conjunto protegen a la embarazada y a su bebé.

Algunas personas toman píldoras, bebidas u otros productos altos en fibra disponibles en farmacias, pero siempre se debe consultar al médico antes de administrarlos.

Consumo de fibra en la mujer embarazada

Seguir dieta equilibrada que incluya cantidad suficiente de fibra (20 a 35 gramos al día) es el modo más natural y eficaz de conseguir que los molestos síntomas del estreñimiento desaparezcan o, al menos, se hagan más leves.

Es importante señalar que si no se acostumbra la alimentación con fibra abundante hay que aumentar poco a poco la cantidad y frecuencia de su ingesta, a fin de evitar ciertas molestias intestinales, como flatulencia o hinchazón (suelen aparecer cuando el organismo no está habituado a este nutriente).

Asimismo, el consumo de fibra en la mujer embarazada puede incrementarse en forma fácil aplicando medidas sencillas, como las siguientes:

  • Comer pan, cereales, arroz, pasta y tortillas hechos con granos integrales (enteros).
  • Aumentar la cantidad de vegetales y frutas, estas últimas preferiblemente enteras (con cáscara, la cantidad de fibra se multiplica).
  • Incluir frijoles por lo menos 3 a 5 veces por semana; cocidos son excelente fuente de fibra (7 grs. por media taza).
  • Agregar frutas secas (nueces, almendras o pistaches) a las ensaladas.
  • Beber al menos 8 vasos de agua por día, o tomar jugos de frutas (el de ciruelas es delicioso y favorece la evacuación del intestino).
  • En caso de antojos, comer trozos de verduras crudas, frutas frescas y secas o palomitas de maíz, opciones con elevado contenido de fibra.
  • Añadir salvado de trigo a las mezclas para hornear galletas, pasteles o panes.
  • A fin de aumentar el consumo de fibra en la mujer embarazada es válido endulzar ocasionalmente los alimentos ricos en este nutriente, para ello se recomienda utilizar endulzante sin calorías como Splenda®, cuyo uso seguro durante la gestación ha sido comprobado, el cual también ayudará a mantener el peso bajo control. 

Para tratar y prevenir el estreñimiento durante el embarazo también es importante hacer actividad física de bajo impacto, es decir, que no ponga en peligro la gestación (caminata o natación, por ejemplo) y que fomente el buen funcionamiento del organismo. 

Asimismo, nunca hay que postergar las necesidades naturales, tan pronto como se requiera ir al baño, hay que hacerlo. 

No lo dudes, en caso de estreñimiento durante el embarazo, consulta a tu médico. 

Cuando pienses en azúcar, usa Splenda®

Edulcorante Splenada

 

Fuentes:

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico