Si tengo senos pequeños, ¿producen menos leche para mi bebé?
Si tengo senos pequeños, ¿producen menos leche para mi bebé?
Artículo

Si tengo senos pequeños, ¿producen menos leche para mi bebé?

Algunas embarazadas con senos poco voluminosos se angustian porque piensan que, cuando llegue el día de alimentar al bebé, "no producirán suficiente leche". ¿Eres de ellas? Te damos información sobre lactancia con pechos pequeños para que vivas el momento de amamantar a tu recién nacido sin preocupaciones.

También te puede interesar Cómo lograr una lactancia exitosa

Lactancia con pechos pequeños

La Organización Mundial de la Salud asegura que la lactancia materna (sugiere que se realice durante 6 meses, al menos) es la forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes necesarios para un crecimiento y desarrollo saludables, por ello cualquier idea que pueda dificultar o impedir esta forma de alimentar a los bebés, debe combatirse.

Una de ellas tiene que ver con la dimensión de los senos y su capacidad de producir leche. Especialistas aseguran que cuando se trata de amamantar, tener pechos grandes no es garantía de que "fabricarán" más alimento, es decir, el tamaño de las mamas es irrelevante.

De hecho, las medidas de los pechos sólo indican la cantidad de tejido graso que contienen, el cual no tiene nada que ver con su capacidad para producir más o menos leche.

Importancia de las glándulas mamarias

Lactancia con pechos pequeños
El tamaño de tus senos es "perfecto" para tu bebé y su primer alimento, ¡jamás lo olvides!

El nacimiento de tu bebé, así como las veces que lo amamantas, son los factores que activan a las hormonas encargadas de estimular las glándulas mamarias en los senos, con el propósito de segregar leche y llevarla a los ductos ubicados detrás del pezón y areola. De esta forma, cuando el bebé succiona el pecho, la leche llega a su boca.

En pocas palabras, la cantidad de leche que produces depende de lo mucho o poco que amamantas a tu bebé; entre más lo alimentes, más leche producirás.

No obstante, se sabe que ciertos factores pueden provocar una baja producción de leche, como:

  • Fumar.
  • Haber tenido cirugías previas en los senos.
  • Uso de algunos medicamentos (anticonceptivos, por ejemplo).
  • Ciertas condiciones médicas.

Durante el embarazo, tus senos se preparan para alimentar a tu bebé (sin importar la talla de brasier que utilices), así que ¡olvida tus preocupaciones!

La cantidad de alimento que tus pechos produzcan será la que tu pequeño necesite. Especialistas de todo el mundo, como los que integran la Academia Americana de Pediatría, aseguran que la leche materna está perfectamente balanceada, pues contiene aminoácidos, vitaminas y minerales, agua, grasas, carbohidratos y proteína, así como glóbulos blancos, anticuerpos, enzimas y otras sustancias para fortalecer las defensas (sistema inmunológico) de tu hij@.

Haz a un lado tus inquietudes sobre lactancia con pechos pequeños y disfruta de los enormes beneficios que brinda la lactancia materna. Si tienes más dudas, acude a tu médico.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico