Parto inducido, ¿en qué consiste?
Parto inducido, ¿en qué consiste?
Artículo

Conoce el parto inducido, sus causas médicas y en qué consiste

Cuando el médico lo considera necesario, puede recomendar que la llegada del bebé se realice antes de lo previsto, pero ¿en qué momento se contempla esta posibilidad? Si estás embarazada, conoce más sobre el parto inducido, en qué consiste y las razones médicas para llevarlo a cabo.

Parto inducido, ¿cuándo es necesario?

La inducción del parto consiste en estimular las contracciones del útero antes de que el trabajo de parto comience por sí solo para tener un parto vaginal.

Causas de parto inducido

También te puede interesar: Oxitocina

De acuerdo con especialistas de la organización no lucrativa March of Dimes, las razones médicas para inducir el parto incluyen:

  • Han pasado casi 2 semanas de la fecha prevista de parto y el trabajo de parto no comenzó naturalmente.
  • Se rompen las membranas del saco amniótico(bolsa de agua) pero el trabajo de parto no ha comenzado.
  • La mujer presenta diabetes o problemas del corazón, pulmones o riñones.
  • El bebé ha dejado de crecer.
  • La embarazada tiene incompatibilidad Rh, condición que causa problemas con la sangre del bebé.

Aunque el cuerpo de la embarazada puede prepararse naturalmente para el parto de la manera más cómoda y eficaz, en ocasiones inducir el trabajo de parto es la mejor opción que el médico encuentra para proteger la salud de la madre y del bebé.

También te puede interesar: Preeclampsia, enemiga del embarazo

Además, si el embarazo se prolonga más de 42 semanas, el líquido amniótico puede reducirse y crece el riesgo de que el bebé tenga un tamaño considerablemente mayor al promedio (macrosomía fetal); igualmente, se multiplican las posibilidades de:

  • Tener un alumbramiento por cesárea.
  • El bebé inhale materia fecal (aspiración de meconio).
  • Muerte fetal intraútero.

¿Cómo se induce el parto?

El profesional de salud puede recurrir a distintos métodos para inducir el parto, como:

  • Separar el saco amniótico de la pared del útero. El médico inserta suavemente su dedo enguantado por el cuello uterino y separa el saco amniótico del útero (puedes experimentar dolores menstruales o manchado de sangre).
  • Maduración cervical. Se recurre a la administración de medicamentos vía oral o vaginal con el fin de ayudar a ablandar y adelgazar el cuello uterino para que se abra durante el parto o bien, utilizar un instrumento (sonda de Foley) con el mismo propósito.
  • Medicamentos para iniciar las contracciones. En este caso, se usa oxitocina, fármaco que ayuda a inducir el parto.
  • Romper la fuente o bolsa de agua. También llamado amniotomía, este procedimiento (por lo general, indoloro) consiste en romper el saco amniótico que contiene al bebé mediante un pequeño gancho (parecido a una aguja de tejer).

Inducción del parto también supone riesgos

Riesgos del parto inducido

Aunque en la mayoría de casos el profesional sanitario tiene todo bajo control y minimiza cualquier posible peligro, la inducción del trabajo de parto también implica algunos riesgos, que expertos de la Clínica Mayo describen así:

  • La inducción fracasó. Si bien la mayoría de madres primerizas que se someten a un parto inducido tienen un trabajo de parto vaginal exitoso, algunas (se calcula que el 25%, aproximadamente) presentan un cuello uterino inmaduro y, por tanto, requieren cesárea.
  • Frecuencia cardiaca baja. En algunos casos, los medicamentos para inducir el parto pueden provocar demasiadas contracciones o que éstas ocurran de forma anormal, lo que disminuye el suministro de oxígeno al bebé y su frecuencia cardiaca.
  • Infección. Existe el riesgo de que ocurra una infección tanto para la madre como para el bebé cuando se llevan a cabo métodos como la rotura de membranas.
  • Rotura uterina. Aunque es poco frecuente, esta complicación puede aparecer y resultar grave debido a que el útero se desgarra a lo largo de la cicatriz de una cesárea anterior o bien, de alguna cirugía mayor de útero.
  • Sangrado posterior. Quien se somete a parto inducido puede enfrentar mayor riesgo de que la musculatura uterina no se contraiga de forma adecuada después de dar a luz (atonía uterina), lo que puede derivar en un sangrado grave posterior al parto.

via GIPHY

Es fundamental acudir al médico en todo momento y seguir al pie de la letra sus indicaciones para tener un embarazo y trabajo de parto tan sano como sea posible.

En caso de que debas someterte a un parto inducido, considera que el procedimiento se lleva a cabo para proteger tu salud y la de tu bebé, así que no debes preocuparte pues estarás en manos de profesionales sanitarios.

¡Infórmate, habla con tu médico y cuida tu salud!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Laura Ruiz Mata

Laura Ruiz Mata Última actualización: Lun, 15/07/2019 - 16:02