Peligros de "comer por dos" durante el embarazo
Peligros de "comer por dos" durante el embarazo
Artículo

Peligros de "comer por dos" durante el embarazo

La mujer que cae en el error de “comer por dos” durante el embarazo puede enfrentar dificultades para recuperar su silueta después del parto, además de sufrir diabetes e hipertensión y afectar también la salud de su bebé; sin embargo, basta una alimentación saludable y nutritiva para llevar la gestación a buen término. Sigue leyendo y descubrirás cómo hacerlo.

Calorías adicionales, mayor sobrepeso en el embarazo

Una vez que tiene en sus brazos al recién nacido, entre las preocupaciones de la ahora mamá está desprenderse de los kilos adicionales que ganó durante el proceso de gestación. Aunque no es imposible, esta tarea puede dificultarse si la mujer descuidó su alimentación y comió en forma exagerada.

Ciertamente, a partir del final del primer trimestre del embarazo se detecta un incremento en las necesidades nutritivas debido al crecimiento del feto, que en muchos casos se cubre con el espontáneo aumento en la ingesta de alimentos. No obstante, los especialistas señalan que, en promedio, la embarazada sólo requiere 300 calorías adicionales por día, sobre todo en la etapa más avanzada del proceso de gestación, que es cuando el bebé crece con mayor rapidez.

Suponer que la dieta debe contener exagerada cantidad de alimentos porque con ella se nutren dos personas al mismo tiempo aumenta las probabilidades de sufrir sobrepeso en el embarazo y, con ello, también crece el riesgo de presentar problemas como:

  • Diabetes gestacional.
  • Presión arterial alta.
  • Parto prematuro.
  • Cesárea.

Igualmente, los bebés de madres con sobrepeso y obesas tienen mayor tendencia a padecer ciertos trastornos:

  • Defectos congénitos.
  • Macrosomía (el feto crece muy grande) con posible lesión al nacer.
  • Obesidad infantil.

Esencial: dieta saludable para la embarazada

En vez de duplicar el consumo de alimentos, lo mejor es vigilar que los componentes de la dieta aporten los nutrientes esenciales tanto para la buena salud de la madre, como el sano crecimiento y desarrollo del futuro bebé.

La dieta saludable para la embarazada debe incluir alimentos de los principales grupos, es decir, granos integrales, frutas, vegetales, proteínas y productos lácteos, así como agua en abundancia. Combinarlos en forma variada y equilibrada es clave para llevar la gestación a buen término y recuperar la figura después del parto sin complicaciones. Para lograrlo, bastan tres prácticos consejos:

  • Saciar el apetito con mayores porciones de frutas o vegetales (contienen fibra) acompañadas de platillos sin grasa, en vez de pedir doble ración de carne para sentirse satisfecha.
  • Preparar postres con endulzante sin calorías como Splenda®, cuyo uso seguro durante el embarazo ha sido comprobado. Recuerda que abusar de los “antojos” eleva la ingesta de calorías, y los kilos extra se multiplican. 
  • Servir los alimentos en recipientes más pequeños,  con el fin de que las porciones  sean menores; esto evita muchos excesos que las personas (embarazadas o no) cometen sencillamente por el deseo de acabar con todo lo que contiene el plato.

La clave para saber si estás comiendo bien durante tu embarazo es tomar alimentos provenientes de los grupos señalados y, sobre todo, en las proporciones recomendadas por el médico.

Después del parto, organízate para que entre todas las actividades de tu nueva faceta como madre, la práctica de ejercicio sea también una prioridad. 

Cuando pienses en azúcar, usa Splenda®

Edulcorante Splenada

 

Fuentes:

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico