Tomar refrescos en el embarazo eleva riesgo de obesidad en niños
Tomar refrescos en el embarazo eleva riesgo de obesidad en niños
Artículo

Tomar refrescos en el embarazo eleva riesgo de obesidad en niños

Una elevada ingesta de bebidas azucaradas durante el embarazo puede ser un peligro para el peso del bebé a largo plazo, según científicos en Estados Unidos.

De acuerdo con estudio encabezado por Sheryl Rifas-Shiman, investigadora de la Escuela de Medicina de Harvard, en Boston, las embarazadas que beben refrescos (sin hacer dieta) tienen mayores probabilidades de que sus hijos, a la edad de siete años, tengan grasa corporal extra.

Los investigadores reclutaron a mil parejas madre-hijo, del Atrius Harvard Vanguard Medical Associates en Massachusetts; entrevistaron a las madres al final del primer y segundo semestre de embarazo, así como durante los primeros meses de vida del bebé, mientras los niños fueron evaluados cuando cumplieron 3 y 8 años. Asimismo, las mujeres completaron cuestionarios por correo cada año en los primeros seis aniversarios de su hijo.

Durante el embarazo, las participantes también respondieron cuestionarios sobre lo que comían y bebían típicamente cada día, incluyendo las cantidades de refresco regular y sin azúcar, jugo de fruta, bebidas de fruta y agua natural.

En cada uno de los niños, el equipo de investigación midió su altura, peso, circunferencia de la cintura y grosor del pliegue cutáneo. Con estas mediciones, se calculó el porcentaje de grasa corporal y el índice de masa corporal (IMC).

Los datos recopilados durante el embarazo demostraron que más de la mitad de las madres habían tomado más de un refresco al día y casi 10% habían consumido más de dos, quienes solían ser más jóvenes, con mayor IMC antes del embarazo, tiempos de lactancia más cortos, menor educación e ingresos, y más probabilidades de haber fumado a lo largo de la gestación; de ellas, aproximadamente 25% de los pequeños tenían sobrepeso u obesidad a mediados de la niñez, en tanto el IMC, la circunferencia de la cintura y el espesor de los pliegues cutáneos eran más elevados entre los hijos cuyas madres bebían dos bebidas azucaradas al día, mínimo. 

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico