Adolescentes frustrados por el aislamiento
Adolescentes frustrados por el aislamiento
Artículo

Adolescentes en aislamiento, ¿cómo cuidar su salud emocional?

A diferencia de los más pequeños, que suelen estar felices de recibir la atención de sus padres las 24 horas, probablemente los hijos mayores no piensan igual. ¿Cómo ayudar a los adolescentes frustrados por el aislamiento y proteger su salud emocional?

Momento de aprender

Mientras los adultos trabajan a distancia y los más pequeños hacen tareas por Internet, los adolescentes se sienten más enojados que nunca, extrañan a sus amigos, su vida en la escuela, practicar deporte con compañeros y, sobre todo, los ratos de ocio al final del día sin la presencia de mamá y/o papá a pocos metros de distancia.

En realidad, tienen todo el derecho a sentir frustración, decepción y ansiedad durante el aislamiento por la pandemia del coronavirus, pero lejos de comprenderlos, muchos padres han pasado estas semanas peleando con ellos e intentando convencerlos de que “se porten bien” en el confinamiento.

También te puede interesar: Uso excesivo del celular, asociado a depresión y ansiedad

¿Funciona? ¡Para nada!, esto sólo consigue que la desesperación crezca.

Por el contrario, Lisa Damour, psicóloga estadounidense y colaboradora del diario New York Times, asegura que, en vez de discutir, padres y adolescentes pueden aprovechar esta crisis para aprender a cuidar su salud emocional.

Enojo y frustración: reacciones naturales

Frustración en adolescentes

Los sentimientos difíciles, negativos, señala la Dra. Damour, revelan que el individuo se encuentra emocionalmente en buen estado.

“A menudo, adultos y adolescentes suponen que tener salud mental significa sentirse bien todo el tiempo y eso no es lo que piensan los psicólogos. Para nosotros, la salud mental consiste en sentir la emoción adecuada en el momento correcto y ser capaz de gestionarla”.

La psicóloga lamenta que la situación global en torno a la pandemia por el coronavirus provoque malestar psicológico porque resta importancia a emociones como angustia y frustración, por ejemplo, sin pensar que son respuestas naturales del ser humano en tiempos de crisis. ¡Es natural que ocurran!

Por el contrario, sugiere la Dra. Damour, los padres de familia deberían aprovechar esta oportunidad para hablar con sus hijos adolescentes y decirles que está bien sentirse mal.

Así, sentir decepción les enseñará a afrontarla y entenderla, lo mismo con la sensación de frustración o tristeza; en todos los casos, son emociones que necesitan experimentar, comprender y aprender a soportar. Una vez que lo hagan, “nunca más volverán a tenerles miedo”.

Después de soportar días tan difíciles, en aislamiento y comunicándose con sus amigos solamente a través del celular o mediante videoconferencias, los adolescentes emocionalmente saludables podrán afrontar situaciones difíciles en su desarrollo con mayor fortaleza.

“No podemos esperar que los jóvenes estén encantados de escuchar las palabras de sus padres sobre lo “emocionante” que resulta conocer estos sentimientos negativos, pero constituye un antídoto útil contra la concepción errónea de lo que representa tener salud mental”, asegura la psicóloga.

Saldrán emocionalmente fortalecidos

Adolescentes emocionalmente fuertes

Tener salud mental significa estar familiarizados con todo un abanico de emociones sin temer la inquietud o la frustración. “Adoptar una actitud positiva ante la incertidumbre y ser capaces de afrontar el malestar emocional es un camino hacia la libertad”, señala la Dra. Damour.

Ahora, muchos adolescentes, quizá encerrados en su habitación, están descubriendo emociones con las que no estaban familiarizados, lo cual puede enseñarles “rincones” de su vida sentimental hasta ahora desconocidos.

Por tanto, no tiene nada de malo sentir rabia, frustración o enojo durante los días de aislamiento social, son sentimientos lógicos e indican que los adolescentes están experimentando una etapa emocionalmente compleja de la que saldrán fortalecidos.

Si tienes adolescentes en casa, habla con ellos y explícales que cuando las personas superan un momento difícil, su criterio sobre lo que es una crisis cambia.

Probablemente serán emocionalmente más fuertes después del confinamiento, verán de otra forma aquello a lo que antes daban mucha importancia; no sufrirán igual si dejan de ver a sus amigos o al novio durante un fin de semana ni les parecerá una tragedia el hecho de haber celebrado su cumpleaños con una reunión virtual o haberse perdido la fiesta de fin de cursos.

Cuando tu adolescente abandone el aislamiento, descubrirá que es más fuerte de lo que pensaba y más resistente ante los problemas, es decir, será emocionalmente más saludable. ¡Ayúdalo!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Laura Ruiz Mata

Laura Ruiz Mata Última actualización: Mar, 12/05/2020 - 14:37