Depresión en jóvenes
Depresión en jóvenes
Artículo

Depresión: el lado triste de la juventud

Si te sientes cansado, “histérico” y pesimista, además de que no te concentras, sacas malas calificaciones y no quieres ver a nadie, puede ser que sufras depresión. Por fortuna, existen muchos recursos a los que puedes recurrir para hacer frente a este trastorno de la salud mental.

Hablar de juventud es, para muchos, sinónimo de alegría, audacia, creatividad, entusiasmo, amistades y, en una sola palabra, de vitalidad. Esto tiene buena parte de razón, y sólo habría que ir a la explanada de alguna escuela, al gotcha o a un concierto de rock para comprobarlo.

Sin embargo, en el marco del Día Mundial de la Salud Mental,  se sabe que muchos jóvenes viven de forma sombría y pierden poco a poco el interés por aquello que les resultaba divertido e interesante.

De acuerdo con la Organización Mundial de Salud (OMS), la  mitad de las enfermedades mentales comienzan antes de los 14 años, pero la mayoría de casos no se detectan, ni se tratan a tiempo, por lo que en la edad adulta es más fácil de desarrollar depresión y/o ansiedad crónica. 

Y es que la depresión, es un problema de salud mental que afecta a 1 de cada 8 jóvenes y adolescentes, y que tiene su origen en el desequilibrio de sustancias que contribuyen a la transmisión de mensajes entre células del cerebro (serotonina y dopamina), de modo que desencadena problemas emocionales y de conducta.

Mala la salud emocional de los jóvenes

En entrevista con  la Dra. María Emilia Lucio Gómez-Maqueo, quien es psicoanalista e investigadora de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explica que “hasta hace algunos años se pensaba que ni los adolescentes, ni los niños sufrían depresión, pero esta idea ha cambiado y ya se acepta la existencia del problema”.

Suena un poco extraño esto de que antes “no había” y ahora “siempre sí”, pero ello se debe a que “en generaciones pasadas no era tan evidente o tan severo, y hasta hace un par de décadas se contaba con un medio social más protector. La mamá estaba más tiempo con sus hijos y los chicos tenían varios hermanos para convivir, podían salir a la calle, hacían amistades y los vecinos colaboraban en su cuidado”.

Otro motivo por el que se reconoce más a la depresión juvenil es que sabemos más de ella.

“En los adultos hay manifestaciones fáciles de apreciar, como apatía, angustia, agotamiento, sentimiento de desesperanza, insomnio (dificultad para dormir) o parasomnia (exceso de sueño), pero los síntomas en los chicos no son tan claros y aparecen otros que ocultan el padecimiento, generando una depresión enmascarada”.

¡Tómalo en cuenta!

La Dra. Emilia Lucio narra que, luego de investigaciones y airados debates en todo el mundo para determinar si la depresión se debe a aspectos biológicos o psicológicos, la comunidad de expertos en salud mental ha llegado a la salomónica conclusión de que ambos son responsables del problema, aunque suele predominar alguno de los dos.

También me explicó que, de acuerdo con las estadísticas más confiables que tenemos, y que son las del Instituto Nacional de Psiquiatría, “aproximadamente hay 2 mujeres con depresión por cada hombre afectado, y la presencia de este padecimiento ha aumentado, de modo que pudiera presentarse, en distinto grado, en 10% de la población mexicana”.

En caso de que este padecimiento permanezca sin atención, se corre el riesgo de que la depresión se vuelva crónica y se fortalezca. El joven puede hacer un gran esfuerzo contra su enfermedad, casi sin darse cuenta, pero llegará un momento en el que ya no podrá mantenerse y será muy difícil que continúe realizado sus actividades.

De ahí la recomendación de la especialista de tener un contacto genuino con la familia, para detectar a tiempo cualquier señal de alarma y tomar mejores decisiones. 

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Salud y Medicinas

Toño Medina Última actualización: Sáb, 30/07/2011 - 14:25