Cáncer, segunda causa de muerte en niños
Cáncer, segunda causa de muerte en niños
Artículo

Cáncer, segunda causa de muerte en niños

Saber que una persona tiene cáncer, siempre  impresiona y más si es un caso de cáncer infantil, pero afortunadamente los tumores que aparecen en la infancia pueden erradicarse  cuando hay diagnóstico oportuno y  se recibe el apoyo integral que se necesita. 

Quien haya recorrido los pabellones de un centro hospitalario seguramente se ha topado con una escena característica: uno o varios niños con la cabeza rapada, que esperan su turno para recibir atención médica. Ellos viven con cáncer infantil,  enfermedad que representa la segunda causa de muerte en menores de 15 añosen

En México el cáncer tiene una incidencia anual superor a los 140 infantes por cada millón de habitantes, así lo confirma el médico Hugo Rivera Márquez, jefe del Departamento Clínico del Hospital de Pediatría del Centro Médico Nacional Siglo XXI,  quien puntualiza que la leucemia (cáncer en la sangre) destaca como el principal villano de la historia, “aunque ésta y otras enfermedades de tipo tumoral pueden resolverse favorablemente, sobre todo cuando se realiza un diagnóstico temprano”..


Estadísticas del cáncer infantil en México

  • En México sólo existen 135 oncólogos pediatras para los cerca de 7 mil 500 casos de cáncer infantil que se registran anualmente.
  • Cada 4 horas muere un niño por cáncer.
  • El cáncer es la segunda causa de muerte infantil.
  • El 70% de los casos son curables si son detectados a tiempo y si se brinda el tratamiento adecuado.

Supervivencia del cáncer infantil

Los 3 tipos de cáncer infantil más comunes son:

  • Leucemia: el cáncer infantil más común (31%), con una tasa de supervivencia de 80%.
  • Tumores cerebrales: el segundo más común (16%), con una tasa de supervivencia de 67%.
  • Linfoma: el tercero más común (15%). Tasa de supervivencia de 91% en casos de Linfoma de Hodkin, y tasa de 72% en casos de Linfoma No Hodkin.

Radiografía del problema

El cáncer infantil representa 2% del total de tumores malignos diagnosticados en un año en toda la población.  Los problemas que se registran con mayor frecuencia durante las primeras etapas de la vida son  leucemias, tumores del sistema nervioso central (en cerebro y médula espinal) y linfomas (aquellos que se forman en los ganglios linfáticos, que son estructuras que se encuentran en todo el organismo y forman un escudo contra infecciones).

El Dr. Rivera Márquez, oncólogo pediatra por el Instituto Nacional de Pediatría, explica que la leucemia representa 50% de los casos de cáncer infantil y a este tipo le siguen precisamente los linfomas, mismos que se dividen en los llamados Hodgkin y no Hodgkin.

La lista continúa con el tumor de Wilms, un tipo de cáncer en el riñón que fue bautizado así en honor del cirujano alemán Max Wilms, quien publicó en 1899 el primer estudio exhaustivo sobre la enfermedad.

Otros tipos de cáncer en la infancia son los tumores óseos (en huesos) y germinales (en ovarios y testículos), sin olvidar el retinoblastoma (células malignas en la retina).

Es curable...

En el caso del cáncer infantil, el  Dr. Rivera Márquez señala,: “no se trata de mejorar la sobrevida (tiempo de supervivencia), sino que la terapia tiene la finalidad de curar la enfermedad por completo, lo que sucede en aproximadamente 70% de los casos”.

El diagnóstico temprano es una obligación de todo médico que atienda a un paciente pediátrico, ya que de esta manera hay mayor oportunidad de éxito y menor número de secuelas, con lo que se logra una mejor calidad de vida”.

El oncólogo pediatra refiere que lo ideal es que el paciente reciba un tratamiento multidisciplinario, mismo que inicia con diagnóstico de certeza mediante biopsia (toma de tejido afectado para su estudio) aunque, aclara, “hay ocasiones en que este procedimiento se convierte en una oportunidad de retirar el tumor”. Cabe señalar que en estos casos se considera el uso de radiación sobre la zona afectada, ante todo cuando se sospecha la permanencia de residuos del tejido anormal extirpado.

Si los niños son informados adecuadamente para su edad, entienden en forma clara cada uno de los procedimientos y la gravedad del asunto. Es común que atraviesen por una fase de enojo o rechazo, pero por lo general luchan en forma muy intensa por su vida y aceptan el tratamiento. Sin embargo, es evidente que para lograrlo es necesaria la participación de la familia y el apoyo emocional que les pueda brindar un psicólogo infantil  y salir adelante”.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico