Causas de malas calificaciones
Causas de malas calificaciones
Artículo

Emociones que pueden dañar el rendimiento escolar infantil

La reacción de muchos padres al descubrir el bajo desempeño de sus hijos es imponerles un castigo, lo que demuestra que no están entendiendo el origen de esta conducta. Conoce causas de las malas calificaciones en los niños y cómo superar el problema.

¿Por qué los niños sacan malas calificaciones?

El bajo rendimiento escolar es de las principales causas que llevan a un niño a tomar algún tratamiento psicológico; sin embargo, la mayoría de quienes reciben atención psicológica, está libre de trastornos intelectuales o cognitivos, lo cual indica que el origen del problema es emocional.

Así lo establece la Maestra Susana Salazar Gómora, coordinadora del Centro de Especialización en Estudios Psicológicos de la Infancia (CEEPI), cuyos especialistas en psicología infantil reciben constantemente niños que viven esta situación en el colegio.

También te puede interesar: Hiperactividad en adolescentes, causa de rebeldía e impulsividad

"La gran mayoría no padece Trastorno de Déficit de Atención (TDA), ni Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), peor aún, fueron mal diagnosticados con estas enfermedades. Muchos poseen un coeficiente intelectual promedio e incluso, algunos son muy inteligentes", explica la especialista.

"Las malas notas en la primaria se presentan por situaciones derivadas de la violencia en el hogar, sobreprotección, baja autoestima, mala alimentación y/o por estar en un sistema escolar no acorde con las aptitudes de los niños, entre otros aspectos", sostiene la Mtra. Salazar Gómora.

Causas de malas calificaciones

Bajo rendimiento escolar por causas emocionales

De acuerdo con la coordinadora del CEEPI, casi todos los niños que presentan bajas calificaciones escolares "no deberían ser etiquetados como niños problema, con TDA, malos alumnos, flojos u otros calificativos de ese tipo".

En este sentido, la Maestra Susana Salazar refiere las causas primordiales del bajo rendimiento escolar:

  • Situaciones físicas y alimentación. Desde mala vista hasta una dieta basada en azúcar y carbohidratos en abundancia que les aporta gran energía, lo cual les impide concentrarse para realizar sus tareas escolares.
  • Violencia familiar (directa o indirecta). Genera angustia, temores, insomnio, cuadros depresivos e incapacidad para poner atención en clase o en tareas escolares.
  • Ausencia o abandono de los padres. Si no hay quien los guíe en casa, los niños no pueden adquirir hábitos ni disciplina de estudio.
  • Divorcio violento de padres. Genera múltiples temores en los niños que se reflejan en un bajo rendimiento escolar.
  • Sistema escolar o colegio equivocado. Algunos pequeños son aptos para una formación académica de corte tradicional, más estructurada; otros funcionan mejor en estructuras académicas más activas y artísticas, por ello no encajan en un sistema tradicional o viceversa.
  • Omisión de sus padres. Es común que los padres no dominen todas las áreas académicas y esas "lagunas del conocimiento" suelen ser transmitidas a sus hijos: "¡Como yo fui malo para las matemáticas, es normal que tú también lo seas!".
  • Devaluación de las figuras de autoridad. Constantemente papá o mamá se quejan de las figuras de autoridad de sus hijos, de maestras y directivos; por tanto, el propio niño devalúa los conocimientos que recibe.
  • Sobreprotección. Existe marcada tendencia a que los hijos no hagan el menor esfuerzo (todo lo resuelven los papás) y esto influye en sus responsabilidades académicas. Resultado: al niño le falta motivación para aprender.
  • Bullying. Los niños que son acosados por compañeros del colegio e incluso, por sus maestros, tienen bajo desempeño escolar.
  • Inmadurez emocional. Ocurre cuando los niños no desarrollan las habilidades esperadas por motivos psicológicos y presentan problemas de lecto-escritura y/o de lenguaje, por ejemplo.

¿Cómo ayudar a tu hijo si va mal en la escuela?

Ante cualquier señal de que un niño está teniendo bajo rendimiento escolar, conviene solicitar una valoración psicológica con expertos en el tema; con el diagnóstico y tratamiento adecuados, es posible ayudarlo a mejorar sus notas académicas.

Mientras tanto, puedes poner en práctica ciertas medidas en casa, como:

Qué hacer para superar el bajo rendimiento escolar de mi hijo

  • Evita gritarle. Al levantar la voz sólo consigues asustar al niño, hacerlo sentir mal, incómodo o bien, que llore y se niegue a trabajar.
  • Escúchalo de manera activa. Atiende no sólo a sus palabras, sino a cómo las expresa.
  • Bríndale cariño. Para tu hijo, el fracaso escolar supone una dificultad tan grande que puede poner en riesgo su autoestima. Hazle saber tantas veces como sea necesario, que tu amor hacia él no depende de sus notas.

Busca ayuda de profesionales para que juntos encuentren las causas de las malas calificaciones y el camino para superarlas.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Laura Ruiz Mata

Laura Ruiz Mata Última actualización: Mié, 12/02/2020 - 16:31