Aprendizaje a distancia
Aprendizaje a distancia
Artículo

7 motivos para no renunciar al aprendizaje a distancia

Muchas mamás están tan estresadas por las clases a distancia que quieren ¡sacar a los niños de la escuela! Conoce las consecuencias que tendría la deserción escolar por pandemia en la salud mental de tus hijos. ¡Piénsalo bien!

También te puede interesar: Padres más maestros = buenos alumnos

Deserción escolar por pandemia: amenaza latente

Deserción escolar

El problema no ocurre sólo en México. En todos los países que iniciaron clases a distancia, hay padres de familia con dificultades para que sus hijos aprendan desde casa sin agobiarse.

Los hogares con varios alumnos, por ejemplo, han tenido que esforzarse para adquirir más pantallas de televisión o computadoras; tampoco ha sido fácil conseguir que los niños atiendan indicaciones cuando sus hermanos (en la misma habitación) intentan hacer lo mismo con... otros profesores.

Además, muchos pequeños se ponen nerviosos porque deben aprender rápido a seguir instrucciones a distancia, prender/apagar micrófonos, convertir archivos en PDF, enviar/recibir correos, hacer tareas e incluso, rutinas de educación física frente a un escritorio ¡a toda velocidad!

Si algún alumno no comprendió la clase, difícilmente lo confiesa porque debe continuar con la siguiente. Por si fuera poco, las dudas sobre los contenidos no sólo surgen en los pequeños, ¡las mamás también están confundidas!

Es frecuente escuchar, por tanto, a padres que contemplan la deserción escolar por pandemia, es decir, prefieren ¡renunciar! Muchos explican: “Si mi hijo pierde un año en la escuela, no tendrá importancia más adelante, pero si el estrés continúa, lo pierdo a él. Prefiero sacarlo un año del colegio antes de perjudicar su salud mental”.

Riesgos de renunciar al aprendizaje a distancia

La educación es una forma de brindar estabilidad y seguridad a la niñez; ayuda a establecer rutinas, a usar el tiempo de manera productiva y afrontar traumas, estrés o el miedo que los niños puedan estar sintiendo a causa de la pandemia.

Educación a distancia

Por ello, es muy importante que sigan estudiando y aprendiendo desde casa, de lo contrario podrían enfrentar consecuencias como:

  1. Olvidar información asimilada; además, carecer del acompañamiento de un docente mientras toma clases, genera en el niño problemas de aprendizaje.  
  2. Perder el contacto con amigos y otros niños de su edad.
  3. Llenarse de actividades que no favorecen su desarrollo e incluso, aburrirse.
  4. Llevar vida sedentaria. Jugar y ejercitarse (sobre todo, con infantes de la misma edad) es divertido y ayudar al desarrollo físico-cognitivo de los pequeños.
  5. ¡Mayor estrés! Si tu hijo inició el ciclo escolar y de pronto lo interrumpe, probablemente experimentará mayor estrés, lo que puede generarle problemas para dormir, falta de apetito, llanto excesivo e injustificado.
  6. Conductas regresivas. Desertar del colegio cuando ya había comenzado también puede provocar una conducta regresiva en el niño. Por ejemplo, hay probabilidades de que vuelva a orinarse en la cama cuando ya había aprendido a avisar para ir al baño; dejar de pronunciar bien ciertas palabras o comenzar a chuparse el dedo.
  7. Problemas emocionales. El cambio repentino en la vida cotidiana del niño puede generarle miedo a seres o situaciones reales, como animales o a la oscuridad e incluso, a seres fantásticos (monstruos, por ejemplo); otro riesgo es que le invade el temor a separarse de sus padres, aunque lo hubiera superado.

Aprender a distancia sin sufrir

Aprender a distancia sin sufrir

La pandemia de coronavirus ha transformado el mundo y la educación no ha sido la excepción; la mejor forma de seguir aprendiendo desde casa debe incluir el trabajo conjunto de padres, maestros y niños. Los siguientes consejos pueden ayudarte:

  • Permite que el maestro sea el instructor. Muestra respeto por su labor y todo lo que transmite a los niños, animándolos a terminar sus actividades de la mejor forma. Evita hablar mal de los profesores frente a los pequeños, esto les resta autoridad.
  • Aprovecha la crisis para conocer más a tu hijo. Aunque vivas días difíciles por el aprendizaje a distancia, aprovecha esta temporada para conocer el tipo de alumn@ que es tu hij@, algo que de otra forma nunca hubieras descubierto.
  • Mejora tu comunicación con la escuela. Establece mejor comunicación con los profesores para solicitar consejos sobre cómo actuar en casa durante las clases y expresar lo que esperas del colegio.
  • Valora el tiempo. Sabemos que durante las clases a distancia no todo es “color de rosa”, pero a cambio se terminaron las prisas por despertar muy temprano, salir corriendo rumbo al colegio y llegar antes de que ¡cierren la puerta! 

Con un poco de empatía y compromiso por parte de padres y niños, las clases en casa pueden convertirse en valiosa oportunidad para que los pequeños aprendan a distancia y se preparen para un futuro cada vez más “virtual”, sin poner en riesgo su salud emocional.   

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Laura Ruiz Mata

Laura Ruiz Mata Última actualización: Mar, 01/09/2020 - 15:21