Dolor de oídos en niños
Dolor de oídos en niños
Artículo

Ante el dolor de oído en niños, ¿sabes qué hacer?

Muchos padres sospechan que su hijo tiene problemas si llora más de lo normal, pierde el apetito y jala su oreja constantemente, pues estos síntomas suelen indicar infección de oídos. Para ayudar a los pequeños, te decimos qué hacer en caso de dolor de oídos en niños, síntomas y cómo puede tratarse.      

Dolor, primera señal de infección del oído

Las infecciones de oído ocurren cuando bacterias o virus ingresan al oído medio, es decir, ese espacio que existe detrás del tímpano. También llamada otitis media, esta afección provoca que el oído medio del niño se llene de un líquido infectado (pus), el cual ejerce presión sobre el tímpano causando dolor.

Además del dolor de oído, otros signos de la infección pueden ser:

  • Fiebre
  • Problemas para comer y beber (inapetencia)
  • Dificultades para dormir

Estos síntomas son especialmente molestos debido a que el hecho de masticar o succionar (incluso, ¡estar acostado!) genera dolorosos cambios en la presión del oído medio, de manera que las lágrimas del pequeño no se hacen esperar.

Si el niño es mayor, describirá lo que está padeciendo, mientras en los más pequeños, los padres pueden ver que se tocan o estiran la oreja, además de mostrarse inquietos y bastante molestos.

Es importante mencionar que si la presión ejercida por el líquido acumulado en el oído medio es lo bastante alta, hay riesgo de que el tímpano se perfore y produzca derrame de pus hacia el exterior.

Un niño con ruptura o perforación de tímpano puede estar mareado o tener náuseas y zumbidos en el oído afectado.

Causas de infecciones de oído

Oído del nadador en niños

Los factores que pueden causar una infección de oído son varios y van desde algún resfriado o alergia, hasta infecciones de garganta o reflujo ácido; la razón es que provocan inflamación en una o ambas trompas de Eustaquio (conectan el oído medio con la parte posterior de la garganta).

En consecuencia, el drenaje de mucosidades se ve obstruido y, por tanto, virus o bacterias se acumulan en el oído medio.

De igual forma, si los niños pasan mucho tiempo en el agua, corren el riesgo de sufrir otitis externa, también llamada "otitis del nadador", infección del canal auditivo que transporta sonido del exterior del cuerpo hacia el tímpano y cuya causa radica en distintos tipos de bacterias u hongos.

Tratamiento para otitis en niños

Tratamiento médico para dolor de oídos

Dependiendo de la gravedad de la infección y el dolor que presenta el niño, es el tratamiento indicado por el médico.

En la mayoría de casos, el problema desaparece por sí solo en 2 o 3 días, incluso sin tratamiento alguno.

No obstante, siempre es aconsejable que el pequeño sea examinado por el profesional de la salud para identificar la causa exacta, así como el tipo y gravedad de la infección.

En general, los médicos sugieren aliviar el dolor mediante el uso de analgésicos infantiles (ibuprofeno y/o paracetamol) y solamente prescriben antibióticos si la infección ha sido provocada por bacterias.

Si el pequeño presenta "otitis del nadador", no permitas que le entre agua en los oídos mientras permanezca en tratamiento; si es necesario que siga nadando, puedes darle una gorra de baño o bien, usar tapones para los oídos.

Cabe señalar que los antibióticos pueden ser el tratamiento adecuado solamente para aquellos infantes que contraen muchas infecciones de oído.

En cualquier caso, deberás llenar de amor y cuidados al pequeño mientras supera el problema; de lo contrario, llévalo al médico para una nueva revisión.

Cómo evitar pérdida de la audición

De acuerdo con la Federación Mundial de Sordos, existen aproximadamente 72 millones de personas sordas en todo el mundo y se calcula que el 80 % utilizan más de 300 diferentes lenguas de señas, además del lenguaje de señas internacional ampliamente conocido.

En el Día Internacional de las Lenguas de Señas 2019, que se celebra cada 23 de septiembre, vale la pena destacar no solamente la necesidad de preservar esta forma de comunicación, también la de atender rápidamente cualquier problema que afecte los oídos de los pequeños, pues este sentido es vital para su desarrollo y sano crecimiento.

De ahí que la importancia de obtener un diagnóstico preciso y oportuno para cualquier signo y síntoma de infección del oído, especialmente en niños de 6 meses a 2 años, quienes, según datos de la Clínica Mayo (Estados Unidos), son más susceptibles a estas afecciones debido al tamaño y forma de las estructuras que conforman sus oídos.   

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Laura Ruiz Mata

Laura Ruiz Mata Última actualización: Lun, 23/09/2019 - 12:55