es malo tener amigos imaginarios
es malo tener amigos imaginarios
Artículo

¿Es malo tener amigos imaginarios?

La capacidad de imaginación es lo que más se extraña de la infancia, lo más bello de esta etapa, pero ¿es malo tener amigos imaginarios? Jojo Rabbit, una de las nominadas al premio Óscar, reabre la discusión.

La vida de Jojo Betzler, un niño de 10 años, da un giro de 180 grados a raíz del estallido de la segunda guerra mundial. Él hará lo posible por entender su vida que circula entre su admiración por Hitler y el amor por su madre, quien protege en secreto a una niña judía.

Más allá de la reflexión de la película, estudios de psicología infantil coinciden en que alrededor de 3 de cada 10 niños tendrán un amigo imaginario entre los 3 y 9 años, aunque en algunos casos puede llegar hasta los 12 años.

Con esto no nos referimos a que es malo tener amigos imaginarios a los 13 años, pero esta etapa es característica de la infancia y si se mantiene hasta la adolescencia, lo mejor es consultar a un psicólogo especialista.

tipos de amigos imaginarios

¿Cómo saber si mi hijo tiene un amigo imaginario?

Ver a tu hijo hablando solo o incluso dejarle la mitad de su dulce favorito a alguien que no puedes ver puede causar preocupación, pero no se trata de un problema mental serio.

De acuerdo implemente es un proceso que ayuda al niño a desarrollar algunas habilidades como:

  • Empatía.
  • Autoconocimiento.
  • Habilidad para analizar y resolver problemas.
  • Comunicación de sus sentimientos.

Es más, un estudio realizado por la Universidad en Lund, Suecia descubrió que los niños que crecían con amigos imaginarios obtuvieron puntajes más altos en pruebas de creatividad, lo cual continuaba incluso hasta la edad adulta.

¿Es malo tener amigos imaginarios?

Visto desde este punto, no, para nada. Es un proceso psicológico normal por el que algunos niños atraviesan y no representa un síntoma ni riesgo.

Aunque puede causar extrañeza en la familia, lo mejor es respetar esta etapa del desarrollo emocional y psicológico del niño, ya que así como aparece de forma repentina, también tiende a irse.

Por eso hay mucha gente que dice "no tuve amigo imaginario y crecí bien". Es totalmente normal, ya que no es un proceso indispensable para el desarrollo de la personalidad, pero sí puede ser de gran ayuda durante la infancia.

También puede deberse al tiempo que los niños pasan solos o en compañía de gente que no es de su edad. Si esto ocurre, una actividad con otros niños podría ayudarle a socializar.

tipos de amigos imaginarios

Tipos de amigos imaginarios

Aunque se pueden combinar entre ellos, la gran mayoría de los casos entran en alguna de estas 3 clasificaciones.

  1. Otros niños: los amigos imaginarios muchas veces son proyecciones psicológicas del mismo niño, es decir, un intento por encontrar empatía en alguien igual a él o ella. Es normal que se trate de un infante de su misma edad (y casi siempre de su mismo sexo).
  2. Héroes: también se puede tratar de proyecciones aspiraciones, es decir, el niño imagina se imagina interactuando con personajes o seres a los que admira, pero a los que no conoce o que simplemente no existen.
  3. Seres inanimados: juguetes, animales, o cualquier objeto con el que sienta un apego emocional y al que dote de características humanas imposibles.

¿Qué hago si mi hijo tiene amigos imaginarios?

Parece una locura, pero psicólogos recomiendan seguirles el juego. Lo que ocurre es que el amigo imaginario puede ser una "válvula de escape" de los sentimientos del niño, entonces, escuchar con atención lo que dice de su amigo puede darte claves de lo que siente y experimenta.

No tengas miedo de confundir más a tu hijo, ya que de acuerdo con el Wellesley College de Estados Unidos, los niños son capaces de identificar un amigo imaginario de uno real.

Presta atención a las características de su amigo imaginario y consulta a un psicólogo infantil si:

  • Hay cambios de actitud o personalidad.
  • El amigo imaginario aparece después de un evento traumático.
  • Si ves que es agresivo o se "pelea" con su amigo imaginario.
  • Si se aísla de otros niños o de la familia.
  • Si le echa la culpa de travesuras o se pone en riesgo asegurando que siguió las recomendaciones de su amigo imaginario.

Ahora que sabes que no es malo tener un amigo imaginario, recuerda que la salud emocional de tus hijos es el pilar de su salud y estabilidad futura. Presta atención a sus cambios de ánimo y ayúdalo a superar las dificultades que se presenten.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Emanuel Ávila

Emanuel Ávila Última actualización: Mié, 05/02/2020 - 14:31