Hemorragia nasal en niños
Hemorragia nasal en niños
Artículo

Ante una hemorragia nasal en niños, ¿sabes qué hacer?

Tener resfriado o vivir en ambiente demasiado seco, son factores que pueden provocar sangrado de la nariz en los pequeños, pero hay otras causas. En caso de hemorragia nasal en niños, ¿sabes qué hacer y cómo prevenirla?

Causas de sangrado nasal en niños

Los vasos sanguíneos que recubren el interior de la nariz (mucosa) son muy frágiles y, al estar muy cerca de la superficie de la piel, pueden romperse con facilidad por distintas causas, como:

Hurgarse la nariz puede causar hemorragia

  • Hurgarse la nariz.
  • Sonarse muy fuerte.
  • Enfermedades. Resfriados o alergia pueden provocar una hemorragia nasal cuando van acompañados de estornudos, tos y catarro.
  • Objetos extraños que el niño haya metido a la nariz por accidente.
  • Ambiente seco. Cuando predomina un ambiente seco y caliente en interiores (otoño o invierno), aumentan las posibilidades de que el revestimiento interno de la nariz se agriete, se llene de costras y pique.

Las lesiones que afectan al exterior de la nariz, cara o cabeza también pueden provocar sangrado nasal en los niños, pero son poco frecuentes. En caso de que ocurran, debes llevar a tu hijo al médico de inmediato para que reciba tratamiento adecuado.

Hemorragia nasal o epistaxis

Epistaxis, hemorragia nasal

Debido a que la también llamada epistaxis puede presentarse como un simple hilo de sangre a un flujo abundante, las consecuencias también varían desde un malestar menor a un sangrado potencialmente peligroso.

En los niños, la mayoría de hemorragias nasales provienen de la parte anterior de la nariz, es decir, de los pequeños y numerosos vasos sanguíneos presentes en el cartílago que separa las dos fosas (tabique nasal).

Existe otro tipo de hemorragia nasal que supone mayor riesgo para la salud, ya que procede de los vasos sanguíneos situados en la parte posterior de las fosas nasales, los cuales son más grandes.

Este tipo de hemorragia nasal es más peligrosa y difícil de tratar; sin embargo, no es común en niños, sino en personas mayores (sobre todo, afectadas por ateroesclerosis o con enfermedades de la coagulación).

¿Qué hacer si mi hijo tiene hemorragia nasal?

Aunque las hemorragias nasales en los pequeños se detienen por sí mismas en pocos minutos, no dejan de parecer "escandalosas" y preocupar a los padres.

Por ello, es importante que aprendas a actuar si tu hij@ presenta sangrado nasal tomando en cuenta los siguientes consejos:

  • ¡Mantén la calma! En la mayoría de casos, las hemorragias nasales en pequeños parecen alarmantes pero no lo son. Si te mantienes en calma, evitarás que el niño se preocupe y podrás mostrarle cómo tratar correctamente el sangrado.
  • Presiona ambos lados de la nariz. Debes hacerlo por 10 minutos, aproximadamente, mientras el niño permanece sentado. Se recomienda presionar la nariz con firmeza y no soltar ni un momento durante dicho lapso.
  • Si el sangrado no se detiene, repite la presión. Cuando la hemorragia nasal persiste, debes repetir la presión en la parte blanda de la nariz. Si el segundo intento no funciona, entonces comunícate con el médico o lleva a tu hijo a una clínica u hospital.
  • No permitas que se acueste. Para detener la hemorragia, debes mantener al niño sentado o de pie y ligeramente inclinado hacia adelante. Es importante no permitir que se acueste o se incline hacia atrás porque la sangre podría fluir a la garganta y hacerlo vomitar.
  • ¡Nada de usar "tapones" de papel! Especialistas de la Academia Americana de Pediatría desaconsejan rellenar la nariz para detener el sangrado con pañuelos de papel u otro material debido a que esto no detiene la hemorragia y, por el contrario, puede aumentarla.

Resequedad nasal por resfriado

Los pequeños tienen la costumbre de rascarse y escarbar en la nariz, especialmente, cuando tienen resfriado o alergias.

Por su corta edad, cuando sienten picor nasal o sequedad no piden ayuda, al contrario, su respuesta natural es "sacar" de la nariz aquello que les molesta.

En consecuencia, revisa con frecuencia la nariz del niño y límpiala suavemente, sobre todo, si está resfriado. Así, lo ayudarás a respirar mejor y reducirás las posibilidades de que presente una hemorragia nasal.

Según la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria, después de una epistaxis la zona de la nariz afectada queda muy sensible y puede sangrar nuevamente ante cualquier roce, por ello, procura que el pequeño evite tocarse la nariz y practicar deportes o actividades que puedan suponer algún riesgo durante algunos días.

Ahora que sabes las causas de hemorragia nasal en niños y qué hacer, seguramente tu preocupación ante el problema será menor la próxima vez y la recuperación del infante, ¡más rápida!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Laura Ruiz Mata

Laura Ruiz Mata Última actualización: Mar, 08/10/2019 - 12:39