sindrome de carencia afectiva
sindrome de carencia afectiva
Artículo

Síndrome de carencia afectiva, y tú ¿ocultas tus sentimientos?

La salud es responsabilidad de cada uno, pero para sentirnos bien necesitamos de los demás. El síndrome de carencia afectiva es un vacío emocional que dificulta vínculos afectivos y entablar relaciones sanas. El secreto puede estar en tu pasado.

Dicen que infancia es destino y tienen mucha razón. Ahora se sabe que desde bebés, los seres humanos formamos nuestra propia percepción del amor, afecto e, inclusive, la imagen que tenemos de nosotros mismos.

También te puede interesar: Técnica del semáforo de la ira y las emociones de tus hijos

En otras palabras, lo que vivimos (y lo que no vivimos) termina por formar nuestra personalidad.

Piénsalo así: de niños, somos como un artista que está por presentarse sobre un escenario por primera vez. Al terminar el espectáculo esperamos aplausos, pero ¿qué pasaría si nadie le aplaude?

La carencia afectiva es eso, un problema emocional que surge de las pocas muestras de cariño que reciben algunas personas durante su infancia.

Esto se puede deber a haber crecido en un ambiente conflictivo o rodeados de problemas sociales y/o familiares, como explica la revista Early Human Development.

carencia afectiva psicologia

Señales del síndrome de carencia afectiva

Esa sensación de no ser querido(a) puede crecer al grado de convertirse en un síndrome psicológico o emocional que, con los años, puede hacer que el niño o adulto que lo padecen tengan problemas como:

  • Poca sociabilidad.
  • Dificultad para expresar sentimientos.
  • Poca empatía o problemas para ponerse "en los zapatos del otro".
  • Baja autoestima.
  • Aislamiento.
  • Tristeza o depresión.

Estas señales también pueden durante la adolescencia, especialmente por el aislamiento, el ser fácilmente influido por otras personas y el riesgo de caer en adicciones.

También te puede interesar: Trastorno afectivo estacional

Los adultos tampoco se salvan, ya que si no se tratan con un terapeuta emocional o psicólogo, estos problemas pueden crecer, hasta el punto de causar depresión.

sindrome de carencia afectiva en niños

5 consejos para evitar el síndrome de carencia afectiva en tus hijos

Nadie puede enseñarte a ser madre o padre, pero sí hay cosas que nunca pueden faltar y otras a las que nadie debería enfrentarse. Aquí te decimos 5 de las más importantes:

1. Enséñale límites

En todo hay reglas, pero en lugar de prohibir cualquier cosa, habla con tus hijos y explícales por qué es importante que hagan tal o cual cosa. Entender las reglas es mejor que temerle a los castigos.

2. Felicítalos si hacen algo bien

Tampoco se trata de "hacerles fiesta" por cualquier cosa, pero es importante que reconozcas sus logros, especialmente cuando detrás hay esfuerzo y buenas intenciones.

Sacar buenas calificaciones es su obligación, sí, pero también es bueno que le recuerdes que están orgullosos de él o ella.

3. ¡Olvídate de las nalgadas!

Al contrario, cuando no estén haciendo las cosas bien, ¡toma cartas en el asunto! Pero no confundas el poner límites con agredirlos física o verbalmente.

4. Déjalos convivir

No hay nada mejor en esta vida que tener amigos. Deja que tus hijos interactúen con niños de su misma edad con libertad. Sólo ve cómo se relacionan y apóyalo si sientes que abusan de él o ella o viceversa.

5. Hablen de sus sentimientos

Tómate tu tiempo para hablar con tus hijos sobre su día, puedes empezar ayudándoles con la tarea y seguir la conversación.

Se cree que el pintor Vincent Van Gogh sufría del síndrome de carencia afectiva que, entre otras cosas, fue la causa principal de la depresión que viviría la mayor parte de su vida.

Esto demuestra que combatir el síndrome de carencia afectiva es tan importante como entender que sólo los niños amados serán adultos felices y sanos emocionalmente.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Emanuel Ávila

Emanuel Ávila Última actualización: Mar, 29/10/2019 - 08:13