Por qué siento dolor al ponerme un tampón
Por qué siento dolor al ponerme un tampón
Artículo

¿Por qué siento dolor al ponerme un tampón?

A veces, el ardor en la zona íntima es tan molesto que usar protección sanitaria en "tus días" se vuelve una pesadilla. Si te has preguntado: "¿Por qué siento dolor al ponerme un tampón?", conoce las causas y qué hacer para aliviarlo.   

También te puede interesar: Menstruación

Podría estar mal colocado

Precauciones al colocar un tampón

Naturalmente, numerosas dudas invaden a las jóvenes las primeras veces que usan un tampón, ya sea sobre su correcta colocación o cada cuánto tiempo deben sustituirlo; por ello, es importante que se familiaricen con estos productos de higiene íntima.

Con forma cilíndrica y hechos de algodón, rayón o una mezcla de ambos materiales, los tampones se insertan en la vagina para absorber el flujo menstrual durante la regla; por lo general, debes cambiarlos cada 4 a 6 horas (dependiendo de qué tan abundante sea el sangrado) para mantenerte cómoda y protegida.

Considerando que la cavidad vaginal tiene gran cantidad de nervios (de hecho, los más sensibles se ubican en la mitad exterior de la vagina), es normal que un tampón mal insertado pueda causar dolor en esta zona, pero tiende a disminuir conforme adquieres experiencia al colocarlo.

Vulvodinia: dolor y picazón en la vulva

Vulvodinia, causas y tratamiento

Sin embargo, cuando las molestias en el área genital te impiden insertar un tampón y, además, interfieren con tus actividades y vida sexual, es importante acudir al médico, ya que podría tratarse de vulvodinia.

Este trastorno afecta la zona exterior de los genitales femeninos y suele provocar dolor severo, ardor y picazón en la vulva durante 3 meses (por lo menos) o más tiempo.

Aunque se desconoce la causa exacta, especialistas de la Clínica Mayo han identificado algunos factores que provocan vulvodinia como:

  • Cambios hormonales.
  • Lesiones o irritación de los nervios que rodean la región de la vulva.
  • Infecciones vaginales anteriores.
  • Alergias o piel sensible.
  • Espasmos musculares o debilidad en el suelo pélvico (sostiene el útero, vejiga e intestino).

En cuanto a los síntomas de vulvodinia, el principal es un dolor en la región genital acompañado de estos signos:

  • Ardor.
  • Inflamación.
  • Escozor.
  • Dolor que quema o pica.
  • Relaciones sexuales dolorosas (dispareunia).

La vulvodinia puede ocurrir en adolescentes o mujeres adultas, causándoles dolor en una zona de la vulva (vulvodinia localizada) cuando ocurre presión en ella, por ejemplo, durante el sexo, al insertar un tampón o permanecer sentadas mucho tiempo.

Si el dolor es constante e invade diferentes zonas de la vulva e, incluso, en momentos parece aliviarse (vulvodinia general), las molestias pueden presentarse también cuando se usa ropa (pantalones o leggins) muy ajustada.

Complicaciones de la vulvodinia

Al momento en que les cuesta trabajo colocar un tampón, muchas jóvenes sencillamente optan por las tradicionales toallas sanitarias; sin embargo, corren el peligro de ignorar sus síntomas y no acuden con el médico.

La vulvodinia debe ser oportunamente diagnosticada y tratada, de lo contrario, no sólo se agrava la causa física, también provoca problemas emocionales. Por ejemplo, es posible que impida tener relaciones sexuales placenteras y ocasione ansiedad, depresión, alteraciones del sueño y, desde luego, conflictos de pareja.

Acude al ginecólogo si sientes dolor en la región genital; es preciso que el profesional de la salud te examine e identifique las causas de dolor vulvar que te impiden colocar un tampón sin molestias.

Diagnóstico y tratamiento de vulvodinia

Para comprender la ubicación, naturaleza y grado de tus síntomas, el médico te hará preguntas sobre tus molestias, antecedentes médicos y vida sexual; además, puede realizar:

  • Examen pélvico para conocer signos de infección u otras causas.
  • Prueba del hisopo para revisar las áreas de dolor específicas en la región vulvar.
  • Examen de orina para descartar una infección en las vías urinarias.

En cuanto al tratamiento, el objetivo es reducir el dolor y aliviar los síntomas de vulvodinia.

Cada caso es distinto, es decir, no hay una terapia que funcione para todas las mujeres e incluso, algunas requieren más de un tipo de tratamiento para atender todos los signos de vulvodinia.

A menudo, las opciones de tratamiento incluyen:

  • Medicamentos como esteroides, antidepresivos o antihistamínicos (para aliviar la picazón).
  • Anestesia local y/o cremas típicas.
  • Terapia para el suelo pélvico.
  • Cirugía para eliminar el área y tejido afectados en caso de vulvodinia localizada.
  • Cambios en la dieta para evitar alimentos con oxalato, incluyendo espinacas, remolacha, chocolate y cacahuates.

Dolor por usar tampones

Asimismo, otras medidas para prevenir la vulvodinia y reducir las molestias al usar tampones comprenden:

  • No usar duchas ni jabones o aceites que puedan provocar inflamación.
  • Usar ropa interior de algodón y evitar los suavizantes de tela al lavarlas.
  • Evitar la ropa ajustada.
  • ¡Huir de los baños calientes en la tina!
  • Evitar actividades que pongan presión sobre la vulva (ciclismo, spinning, etc.).
  • Usar lubricantes solubles en agua durante las relaciones sexuales.

Puede tomar semanas o meses lograr que desaparezcan los síntomas de vulvodinia, por lo que requerirás paciencia y constancia en las medidas recomendadas por el médico, pero seguramente conseguirás librarte de las molestias y usar tampones sin preocupación. ¡Cuida tu salud!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Laura Ruiz Mata

Laura Ruiz Mata Última actualización: Lun, 11/11/2019 - 14:47