apraxia del habla infantil
apraxia del habla infantil
Artículo

Apraxia infantil, una causa de que los niños tarden en hablar

Los niños van a su propio ritmo, pero cuando no logran desarrollar una habilidad de forma correcta para su edad, las alertas se activan. Descubre qué es la apraxia del habla infantil, un problema más común de lo que parece.

También te puede interesar: Pa... pá, primeras palabras del niño

Los sonidos pueden representar emociones, molestias y estados de ánimo, pero llega un punto en que el lenguaje es necesario para comunicar las ideas. Sin embargo, hablar no es un proceso tan fácil para todos los niños.

La apraxia, también llamada dispraxia verbal, es un desorden del habla en que los niños tienen problemas para pronunciar correctamente las palabras.

¿Qué causa la apraxia del habla infantil?

Aunque aún se discuten las causas de este mal, expertos coinciden en que se trata de un problema para realizar los complejos movimientos del habla, que incluyen los músculos de:

  • Boca.
  • Lengua.
  • Paladar.
  • Garganta.

De acuerdo con la revista NeuroImage: Clinical, esto se debe a una mala conexión entre el cerebro y los nervios encargados de mover estos músculos, es decir, el niño sabe lo que quiere decir, pero no logra pronunciarlo correctamente.

Los niños con apraxia del habla infantil pueden tener problemas para comunicarse

Síntomas de apraxia infantil

Las señales de este problema suelen presentarse antes de los 2 años de edad; sin embargo, la gran mayoría de los casos no son tratados hasta que la dificultad para hablar se vuelve más evidente.

De acuerdo con expertos de la Universidad de Valencia, España, los síntomas más comunes de problemas infantiles en la pronunciación son:

  • Dificultad para decir palabras largas o con sonidos repetidos.
  • Retraso en el inicio del habla.
  • Usar sólo palabras aisladas o con frases cortas.
  • Movimientos excesivos y repetitivos de la boca antes de pronunciar una palabra difícil.
  • Pronunciar de forma diferente una misma palabra cada vez que la dice.
  • Hablar más despacio que otros niños y, por momentos, más rápido (cambios de ritmo a la mitad de la oración).
  • Vocabulario limitado o muy repetitivo.
  • Recurrir a quejidos o berrinches si quiere algo (en especial si en otro momento ya ha logrado obtener lo que quería a través de ese método).
  • Quitar o cambiar las letras (especialmente las vocales) de algunas palabras.

Si notas que tu hijo tiene algunos de estos síntomas de forma recurrente, acude a un especialista en terapia del habla.

Cuando ya se detecta en edades avanzadas (una vez que el niño ha iniciado la escuela, después de 4 años) puede presentar problemas como:

  • Dificultad para realizar tareas que requieren coordinación y motricidad fina.
  • Problemas al aprender a leer y escribir.
  • Titubeo al hablar.
  • Poca sociabilidad con otros niños o aislamiento.

Los juegos y terapias dirigidas pueden ayudar a tratar la apraxia del habla infantil.

¿Existe cura para la apraxia infantil?

No como tal y te recomendamos no confiar en ningún "experto" o institución que asegure curarlo por completo.

Sin embargo, existen terapias del habla que permiten al niño mejorar sus habilidades comunicativas al grado de que el problema puede ser casi imperceptible.

Diagnóstico

Como en todo padecimiento médico, la detección juega un papel clave. En el caso de los trastornos infantiles del habla, se deben detectar tres puntos:

  1. Determinar si se trata de apraxia del habla infantil o de otro problema que afecte al lenguaje o el oído.
  2. Encontrar las palabras y situaciones específicas en las que el problema se agudiza.
  3. Descartar que haya otros factores que eviten la correcta pronunciación del niño (como malformaciones anatómicas o tartamudeo causado por estrés a raíz de una experiencia traumática).

Tratamiento

Una vez estudiado el caso, la terapia consiste en ejercicios tanto musculares como auditivos para ayudar al niño a mejorar su pronunciación mientras descubre cómo deben decirse correctamente las palabras.

El tratamiento se basa en la práctica, puede que el experto en habla humana indique cierto número de sesiones a la semana y ejercicios en casa.

Es importante que, a la par, informes en la escuela de tu hijo de este padecimiento, para que estén al tanto de su dificultad al hablar y evitar presiones como hablar o leer en público, que aumentan el estrés y reducen la confianza del niño.

Recuerda que la apraxia infantil es un problema del habla, no mental. Ayuda  a tu hijo a superarlo.

¿Con qué se puede confundir la apraxia infantil?

Por los síntomas, suele ser confundido con algún padecimiento del espectro autista, como el síndrome de Asperger.

Sin embargo, aunque estos desórdenes suelen ir acompañados de problemas de lenguaje, hay diferencias más que evidentes entre ambas, por ejemplo, los niños con apraxia infantil:

  • Responden a los estímulos, como cuando alguien más le habla o escucha un sonido fuerte.
  • Mantienen contacto visual con otras personas.
  • No suelen tener episodios de ira o cambios de humor tan drásticos.
  • No mantienen apego excesivo con objetos.
  • Demuestran felicidad, preocupación y la demás gama de emociones.

Es muy común que los padres digan que "sólo ellos entienden a sus hijos", pero cuando ya hay síntomas de apraxia del habla infantil, es mejor acudir con un especialista para tratar el problema desde las primeras palabras. ¡No se soluciona solo!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Emanuel Ávila

Emanuel Ávila Última actualización: Mar, 02/07/2019 - 12:46