7 cambios en la mujer a los 36 años y más
7 cambios en la mujer a los 36 años y más
Artículo

7 cambios en la mujer a los 36 años y más

A medida que se apagan más velitas en el pastel, la vida de cualquier persona experimenta modificaciones en muchos aspectos. Conoce los cambios en la mujer a los 36 años más frecuentes y por qué ninguno debe borrar su sonrisa.

También te puede interesar El derecho a envejecer bellamente

Cambios en la mujer a los 36 años

En general, a partir de esta edad, las mujeres observan muchas cosas distintas en su cuerpo, como:

  1. Menor protección epidérmica: generalmente es momento en que la piel pierde su capacidad de recuperación inmediata frente a agentes externos, por ejemplo, la contaminación, el tabaco o el estrés.
  2. ¡Adiós barbilla delineada!: el llamado "triángulo de la juventud", que comprende una mejillas firmes y barbilla afilada, se invierte debido a que se pierde grasa del pómulo, mientras que la fuerza de gravedad "envía" los tejidos del rostro hacia abajo. ¿Resultado? Arrugas sobre el arco nasogeniano (surcos en ambos lados de la boca) y patas de gallo más evidentes.
  3. Más dificultades para adelgazar: si además, no eres deportista o tienes hábitos alimenticios poco saludables, es posible que empiecen a aparecer más kilos en zonas del abdomen, glúteos, brazos o muslos. Por tanto, ¡urge ponerse en movimiento!
  4. Flacidez de tejidos: sobre todo, si pasó por el embarazo y lactancia, la mujer pierde volumen en algunas zonas, por ejemplo, los senos lucen más flácidos y caídos; no obstante, la redistribución de grasa ocurre en cualquier mujer a esta edad, especialmente en las zonas de las caderas y muslos.
  5. Digestión más prolongada: la sensación de que algo está cambiando tiene gran relación con el proceso de digestión, que antes era casi inmediato y ahora puede reducir su velocidad.
  6. Problemas dentales: entre el 60 o 70% de las damas presentan gingivitis, sobre todo si tuvieron embarazos, pues los cambios hormonales que acompañan el proceso de gestación incrementan la permeabilidad de los vasos sanguíneos; esto ocasiona hinchazón y sangrado de encías, además de facilitar la entrada de bacterias causantes de infecciones dentales.
  7. Resequedad capilar: si tienes varios años usando tintes capilares, a estas alturas es probable que tu cabello luzca reseco y sin vida, a no ser que recurras a mascarillas y tratamientos capilares una o dos veces cada mes. Si jamás has teñido tu cabello, quizá notes solamente que requiere mayores cuidados que antes o te cuesta más trabajo lograr tu peinado preferido.

    Aceptar los cambios en la mujer y ¡disfrutarlos!

    Los expertos sugieren afrontar estas modificaciones físicas y mentales con inteligencia, es decir, mejorando tus hábitos alimenticos, practicando ejercicio de manera constante y aceptando tu cuerpo tal como es, desde luego, siempre con una perspectiva saludable.

    Al hacerlo, no sólo reconoces "nuevas" líneas de expresión, debilidades o "imperfecciones", también sensaciones y experiencias adquiridas gracias a la "suma de años", éxitos y, por qué no, fracasos.

    Es evidente, por tanto, que los cambios en la mujer a los 36 años no deben ¡quitarte la sonrisa!

    ¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

    Pregunta al Médico