Estos son los problemas ginecológicos más comunes
Estos son los problemas ginecológicos más comunes
Artículo

Estos son los problemas ginecológicos más comunes

Cuando escuchamos hablar sobre los problemas ginecológicos más comunes, nos parece que se refieren a trastornos completamente ajenos a nosotras, confiadas en que "nunca nos afectarán". Sin embargo, la realidad es otra. Conoce las afecciones que más alteran los genitales femeninos.

A partir de la menstruación

El listado de problemas de salud exclusivos de la mujer generalmente comprende las siguientes condiciones:

  • Irregularidades menstruales: un ciclo menstrual normal tiene entre 21 a 35 días, pero no siempre ocurre así y se presentan periodos irregulares por desequilibrios hormonales, embarazo o infecciones, entre otras causas.
  • Enfermedades del tracto urinario: incluyen incontinencia urinaria, trastornos del piso pélvico, vaginosis bacteriana, vaginitis, fibromas uterinos y vulvodinia.
  • Embarazo: la gestación de un bebé genera muchas visitas al médico; la mayoría, más que problemas, se originan para conocer cuidados previos a la concepción y factores que podrían poner en riesgo el embarazo, además de todo lo relacionado con el trabajo de parto.
  • Fertilidad: cada vez es más frecuente que la mujer busque tratamiento para trastornos que le impiden conseguir un embarazo (infertilidad), entre los que se ubican fibromas uterinos, síndrome del ovario poliquístico y endometriosis, por ejemplo.
  • Métodos anticonceptivos: para que no constituyan un "problema ginecológico", es importante conocer cómo funcionan y elegir (con la guía de un profesional de la salud) el más adecuado a tus necesidades.
  • Enfermedades de transmisión sexual (ETS): una vez que la mujer mantiene relaciones sexuales, no sólo debe aprender a prevenir las ETS, también a identificar cualquier signo que pudiera alertar su presencia.

Visitas al ginecólogo, una prioridad

Por lo general, se recomienda iniciarlas al comenzar la menstruación (entre los 13 a 15 años); a partir de ese momento, un chequeo anual sería lo mejor para revisar (de manera preventiva) el aparato reproductor femenino y llevar control periódico de que todo funciona como debe, además de detectar cuestiones de poca importancia antes de que se conviertan en serios problemas.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Salud y Medicinas

Cecilia Jiménez Última actualización: Mar, 04/09/2018 - 11:37