5 tips para saber que tu entrenador está preparado
5 tips para saber que tu entrenador está preparado
Artículo

5 tips para saber que tu entrenador está preparado

Desmotivación, pérdida de tiempo y lesiones son los riesgos de confiar en un mal entrenador. Descubre qué debe saber un preparador físico para brindarte la mejor asesoría y lograr tus metas.

También te puede interesar: Ejercicio: nada con exceso, todo con medida

El Registro Nacional de Entrenadores Personales de Estados Unidos considera a los preparadores físicos como profesionales ligados a la salud, quienes requieren conocimientos en fisiología, biomecánica y nutrición para poderse desempeñar correctamente.

Aquí te compartimos 5 puntos de lo que debe saber un preparador físico. Revísalos con atención antes de elegir uno.

Que tenga certificaciones

Existen cursos y capacitaciones a nivel nacional e internacional. Usualmente un preparador físico inicia con una capacitación básica sobre acondicionamiento físico y evitar lesiones.

También te puede interesar: Sexo y deporte, explosiva mancuerna

Después, lo mejor es que elija una rama del entrenamiento físico y se especialice, hay entrenadores para pesas, deportivos, de rehabilitación, entre otros.

Hay otros casos en que los entrenadores han tomado carreras técnicas y/o licenciaturas relacionadas. Cualquiera que sea el caso, pide al gimnasio o directamente al entrenador un desglose de los cursos que ha tomado.

Que se adapte a tus necesidades

Todos llegamos a un gimnasio con una intención definida, lo ideal es que tu entrenador esté especializado en el tipo de ejercicio que mejor te llevará a ese objetivo, ya que un preparador especializado en alto rendimiento o fisicoculturismo puede no ser el idóneo para un principiante o una persona con sobrepeso.

Así mismo, si buscas a un entrenador para cierto deporte, puedes acudir a las asociaciones nacionales para que te recomienden alguno que practique o haya practicado la disciplina, especialmente si te interesa competir.

Que te dé confianza

No hay forma de medir ni demostrar este punto, pero si desconfías de tu preparador físico o algo no te termina de agradar, mejor busca a otro entrenador, ya que corres el riesgo de frustrarte.

Pero no tanta confianza…

Un profesional sabrá dividir su trabajo y su vida personal. Como con cualquier otro experto en algún área de la salud y el bienestar, pasar tiempo juntos puede llevarlos a fraternizar o, incluso, a intentar una relación.

Esto no es malo, pero puede afectar tu rutina de ejercicios y su ambiente laboral. Lo mejor es que se lleven bien, pero si llega más allá, mejor cambia de entrenador y continúa con tu relación.

Entrenador disponible

Las cargas de trabajo de los entrenadores a veces los obligan a trabajar con más de una persona a la vez. Si sientes que tu preparador no puede o no quiere prestarte la atención necesaria, mejor busca uno que siempre esté disponible.

Elegir un preparador físico es una decisión importante cuando se ha iniciado una vida más saludable. Ve al gimnasio, observa cómo trabaja y pide opinión sobre él o ella.

Si no cumple alguno de estos puntos, sientes que ha excedido tus límites de resistencia o, por el contrario, no ves resultados después de 3 meses de constancia, es momento de buscar otro entrenador.

Ahora que sabes qué debe saber un preparador físico, ¡fíjate! y no te dejes engañar.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Emanuel Ávila

Emanuel Ávila Última actualización: Jue, 22/11/2018 - 13:50