Cómo y cuándo cambiar de anticonceptivo
Cómo y cuándo cambiar de anticonceptivo
Sexualidad Artículo

Cómo y cuándo cambiar de anticonceptivo

Por cambios en la vida sexual, comodidad o curiosidad, muchas mujeres deciden utilizar otro método de anticoncepción. Al hacerlo aparecen dudas sobre cómo y cuándo cambiar de anticonceptivo, mismas que ayudaremos a disipar.

Cambios y ajustes en los métodos anticonceptivos

La elección de un método efectivo y confiable para prevenir un embarazo es proceso que involucra a ambos miembros de la pareja, quienes después de probar alguno deciden cambiarlo cuando sus necesidades se han modificado o por deseo de conocer otra alternativa.

"En estos casos, es necesario esperar que comience nuevo ciclo menstrual, a fin de que se ajusten las hormonas", acota el Dr. Ernesto Lara Gutiérrez, ginecobstetra del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Y refiere que, por ejemplo, si se quiere cambiar a otro anticonceptivo oral, la mujer deberá empezar con la nueva píldora al día siguiente de haber tomado el último comprimido anterior.

"Ahora bien, a las usuarias de anticonceptivos inyectables que sólo contienen progesterona se les puede aplicar, por la misma vía, uno combinado con estrógenos. Para ello, es preciso que se les administre en el día programado para su siguiente aplicación; luego se usará cada 30 días, independientemente de cuándo se presente el sangrado menstrual", explica el Dr. Lara.

Si se opta por dejar el método hormonal oral o inyectable y comenzar con el implante subdérmico, la inserción deberá efectuarse el día correspondiente al reinicio de la toma de la píldora o aplicación de la inyección. Lo mismo sucede con el anillo vaginal y el DIU.

"En todos los casos es muy importante que, durante la transición de un método a otro, se utilice condón masculino o femenino, mínimo durante los primeros siete días de estar utilizando el nuevo anticonceptivo. Desde luego, la mayor eficacia en el control de la natalidad siempre se logra mediante la combinación de alguno de los hormonales con el preservativo", puntualiza el Dr. Lara Gutiérrez.

Opciones disponibles para prevenir un embarazo

"Uno de los grandes problemas que tenemos es la aceptación y continuidad de los métodos anticonceptivos, ya que si a la mujer y su pareja no se les brinda la información adecuada sobre su mecanismo de acción, grado de eficacia y efectos secundarios, es muy probable que los abandonen o intenten cambiar a otro sin asesoría", señala el especialista.

Por lo anterior, es fundamental conocer con mayor detalle cuáles son las opciones disponibles, sus ventajas y las reacciones que pueden causar. Los tipos de anticonceptivos femeninos incluyen:

Anticonceptivos orales. Se les fue fue ajustando la cantidad de hormonas de 15 a 35 microgramos. En ocasiones pueden provocar náuseas, mareos y vómitos.

Anticonceptivos inyectables. De aplicación mensual, su fórmula incluye progesterona sola y combinada con estrógenos. Son de bajo aporte hormonal y producen pocas reacciones adversas, como dolor de cabeza y en senos (mastalgia) y sangrados irregulares.

Parche transdérmico. Se coloca el primer día del sangrado menstrual en cualquier parte del cuerpo (excepto mamas y genitales), y se cambia cada siete días. Contiene una de las dosis más reducidas de estrógenos y su uso puede provocar mareo, dolor de cabeza, manchado sanguíneo entre una menstruación y otra, irritación en el sitio de aplicación y, en algunas mujeres, ausencia de menstruación.

Anillo vaginal. Provisto de estrógeno y progesterona, se coloca dentro de la vagina el primer día del sangrado menstrual y se deja durante tres semanas; se descansan siete días. Si la mujer o su pareja llegaran a sentirlo durante las relaciones sexuales, pueden retirarlo y colocarlo después. Al principio llega a causar mareo leve, dolor de cabeza y manchado sanguíneo intermenstrual.

Implante subdérmico. Pequeña cápsula que se inserta debajo de la piel y libera progesterona, por lo cual es excelente alternativa para las mujeres en periodo de lactancia o si tienen contraindicado usar estrógenos.

Inmediatamente después de su colocación comienza la eficacia anticonceptiva, la cual puede prolongarse hasta por tres años; puede ocasionar manchado sanguíneo entre menstruaciones y ciclos irregulares que se van corrigiendo.

Asimismo, cuando la usuaria desee embarazarse o comience a buscar cómo y cuándo cambiar de anticonceptivo, es posible retirarlo. Sin embargo, sólo debe ser colocado o retirado por personal médico mediante intervención quirúrgica.

Dispositivo intrauterino (DIU). Contiene solamente progesterona y es posible mantenerlo durante cinco años. Entre sus beneficios se encuentra la reducción del sangrado menstrual y ausencia de dolor en este periodo.

Es alternativa adecuada para las mujeres durante la lactancia y en quienes no pueden tomar estrógenos. Es posible que al inicio cause ciclos irregulares. Su uso se recomienda a quienes sufren dismenorrea (dolor menstrual).

Condón femenino. Si se usa correctamente, suele tener de 80 a 98% de efectividad. La ventaja es que también evita infecciones de transmisión sexual (ITS) como VIH-sida y permite a la mujer controlar la protección durante la relación sexual.

Si deseas saber cómo y cuándo cambiar de anticonceptivo es fundamental acudir al ginecólogo. Recuerda que la interrupción brusca de cualquier método anticonceptivo lleva a sufrir descontrol hormonal y, durante la adaptación, existe riesgo de embarazo.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico