Orgasmo en pareja, ¡peligrosa obsesión!
Orgasmo en pareja, ¡peligrosa obsesión!
Artículo

Orgasmo en pareja, ¡peligrosa obsesión!

Alcanzar el clímax al mismo tiempo parece fácil en las películas, pero en la vida real no lo es tanto, incluso, la obsesión por "conseguirlo" suele afectar la relación. Conoce los mitos detrás del orgasmo simultáneo y cómo evitar que dañen tu desempeño sexual.

Otro mito sexual

En el cine abundan escenas donde las parejas "explotan" de placer al unísono, pero, cuando los protagonistas no son actores sino personas comunes, la sincronía sexual es menos habitual de lo que imaginas.

Lo más frecuente es que el hombre y la mujer lleguen al orgasmo en distintos momentos, lo cual no supone mayor inconveniente, salvo que la meta de alguno de ellos (o de ambos) sea experimentar el clímax simultáneamente.

En este caso, la "búsqueda" de la sincronía sexual conduce a la frustración, ya que la pareja se esfuerza tanto que consigue justo lo contrario, es decir, que se estresan, angustian y no coinciden ya ¡ni en la misma habitación!

¿Por qué es tan difícil el orgasmo simultáneo?

En vez de obsesionarte por disfrutar el clímax al mismo tiempo que tu pareja, lo importante es que ambos logren una experiencia realmente placentera.

Distintos factores influyen para que el orgasmo simultáneo sea tan ocasional, pero también, existen "trucos" que pueden ayudar a alcanzarlo con mayor frecuencia:

  • Dosifiquen la "energía". Es común que los hombres se enfoquen en sus genitales, pues su energía sexual comienza allí y la estimulación los conduce rápidamente al deseo de eyacular. Así, para lograr la sincronía, conviene que el hombre dosifique su placer a fin de llegar más tarde a ese punto de "no retorno", dándole tiempo a la mujer para que alcance su pico de excitación.
  • Alarguen el juego previo. Es posible prolongar la expectativa, incluso, la excitación puede iniciar días antes del encuentro, cuando la pareja comparte fantasías de lo que hará, dónde y en qué posiciones, por ejemplo. Si se envían mensajes románticos o sensuales (lo que los erotizará más) a lo largo del día, es más fácil que el momento del orgasmo también sea simultáneo e ¡inolvidable!
  • Retrasen la penetración. Si bien se sugiere a los hombres que primero se ocupen de hacer entrar en calor a su compañera, ellas también deben poner todo de su parte para excitarse: acariciarse de manera sutil, llevar las manos de la pareja a sus partes más sensibles, estimularse a sí mismas antes de la penetración, etc. Sólo cuando sientan que están "a punto de llegar", digan a su amante que están listas para llegar juntos al orgasmo.
  • Cada persona tiene su ritmo. Los tiempos de excitación masculinos y femeninos son diferentes, por ello es importante comprender que mientras a los hombres les toma entre 5 y 7 minutos, en promedio, alcanzar el clímax luego de una penetración, ellas necesitan más (entre 10 o 20). Por tanto, que los orgasmos lleguen en distintos momentos ¡es natural!
  • Placer sin metas. En el sexo, como en muchas cosas esenciales en la vida, lo importante es disfrutar cada tramo sin fijarse una meta ni obsesionarse por llegar a la cima; si un orgasmo no llega cuando el otro lo está viviendo, al menos, ¡el camino fue divertido!

Los orgasmos sincronizados no deberían ser el objetivo de ninguna pareja, pues tampoco garantizan que tendrán una vida sexual plena.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Salud y Medicinas

Cecilia Jiménez Última actualización: Mié, 28/03/2018 - 11:29