Técnicas excitación mental
Técnicas excitación mental
Artículo

Orgasmo mental: guía para alcanzar el clímax con tu mente

El órgano más importante para el erotismo es el cerebro. No es sólo es a donde llegan todas las terminaciones nerviosas del placer, sino que gracias a las técnicas de excitación mental es posible vivir un orgasmo sin mayor estimulación que el pensamiento. Te decimos cómo.

También te puede interesar: ¿Qué pasa en el cerebro cuando te excitas?

Nada sustituye un encuentro sexual, esa energía y vivacidad no se encuentra de ninguna otra forma, pero aquí estamos hablando de algo totalmente distinto: el placer, la reacción física y hormonal que nos hace subir al cielo sin despegarnos de la cama.

Sin embargo, el orgasmo (ya sea teniendo sexo o durante la masturbación) siempre tiene un obstáculo: la distracción. Antes de alcanzar el clímax tu mente puede volar, arruinando el momento.

Y las causas de esto pueden ser muy variadas (y ninguna tiene que ver con el encuentro sexual). Puede ser por:

  • Preocupaciones y estrés.
  • Problemas de pareja.
  • Ansiedad.
  • Sentimientos de culpa.
  • Molestias físicas.

Para estudiar este fenómeno existe el neurosexo, una nueva área de la sexualidad humana que especialistas y psicólogos investigan para encontrar métodos de mejorar la relación entre mente y cuerpo.

También te puede interesar: Síndrome de excitación sexual permanente: provoca angustia, no placer

Hasta ahora, uno de las conclusiones más importantes a las que ha llegado el neurosexo es demostrar que es posible tener un orgasmo sin estimulación genital.

¿Qué es la excitación mental?

No hay un solo camino para vivir el placer sexual. El Doctor Barry Komisaruk, neurocientífico de la Universidad Rutgers, Estados Unidos, asegura en su libro The Science of orgasm (la ciencia del orgasmo) que los estímulos físicos no son la única vía para llegar a clímax.

Un experimento publicado en la revista Archives of Sexual Behavior demostró que los estímulos visuales pueden generar efectos similares y tan intensos como la estimulación genital, tales como:

  • Aumento en la presión arterial.
  • Reducción de la sensación de dolor.
  • Dilatación de la pupila.
  • Erecciones y lubricación genital.

Si bien todavía se estudian las posibilidades de este efecto, llamado “orgasmo de imágenes autoinducidas”, este fue el primer descubrimiento que dio paso al estudio del placer sexual.

Sin embargo, no creas que las técnicas de excitación mental se limitan a ver pornografía o hacer sexting con tu pareja, la cosa se complica (pero también se pone mejor) cuando el cerebro entra en la ecuación.

Técnica de excitación mental

Técnicas de excitación mental

Lo más importante para el placer es el ambiente, porque el detonante más poderoso del orgasmo es la imaginación.

Un estado de concentración intenso puede activar zonas del cerebro únicamente utilizadas durante la excitación sexual, liberando la tan deseada dopamina, la hormona del placer.

Las técnicas de excitación sexual empezaron como experimentos psicológicos en los años 70s que pretendían “engañar” al cuerpo y producir orgasmos sólo con el pensamiento.

Actualmente se sabe que, sin necesidad de pareja o masturbación, una persona puede alcanzar el éxtasis con ejercicios de respiración y movimientos pélvicos (sin tocar los genitales).

Todo empieza creando el ambiente propicio, de preferencia una habitación oscura o a media luz, poner una esencia u olor de tu preferencia (generalmente olores dulces, pero que te gusten).

El segundo paso es el sonido. Tú decides si prefieres escuchar sonidos eróticos o estar en completo silencio y dejarte llevar por tus sentidos hasta que tú misma “pongas el ambiente” con tus jadeos.

Recuéstate en una posición cómoda, de preferencia, en tu posición sexual favorita y empieza a simular los movimientos como su tuvieras sexo con tu pareja o la persona que tú prefieras (se vale fantasear).

Piensa en todo lo que te gusta hacer, incluso esas cosas que nunca te has atrevido confesar a tu pareja, y piensa que las estás realizando. Poco a poco empezarás a sentir la magia.

Ventajas de la excitación mental

Como dijimos al principio, nada sustituye al contacto sexual, pero estas técnicas tienen ventajas nada despreciables, como:

  • Autoerotismo.
  • Descubrimiento de tu cuerpo.
  • Reducción de estrés.
  • Sexualidad sin riesgos de ningún tipo.

Atrévete a probar estas técnicas de excitación mental y conoce mejor tu cuerpo y deseos sexuales para vivir una vida plena. Si no te sale la primera vez, no te preocupes, la cosa es intentarlo hasta llegar al clímax.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Emanuel Ávila

Emanuel Ávila Última actualización: Mar, 25/08/2020 - 13:35