alimentos que parecen sanos pero no lo son
alimentos que parecen sanos pero no lo son
Artículo

7 alimentos que parecen sanos pero no lo son

Comer sano es sinónimo de comer más natural, pero la publicidad ha hecho que caigamos en algunos mitos e incluyamos en nuestra dieta alimentos que parecen sanos pero no lo son. Descubre los más comunes.

Jugo de frutas

Hazte esta pregunta, ¿cuántas naranjas podrías comerte? 1 o 2, seguro, pero ¿cuántas necesitas para hacer un vaso de jugo? Puede llevarte hasta 8 llenar una taza de jugo natural.

También te puede interesar: Frutas y verduras menos contaminadas

No significa que las frutas sean alimentos que parecen sanos pero no lo son, el punto aquí es la cantidad. Al beber el jugo de una fruta estás tomando vitaminas y minerales, pero también una cantidad de glucosa muy por encima de lo recomendado para el día.

Además, en el caso de los cítricos estás desperdiciando los gajos que aportan fibra para la digestión.

Y de los jugos industrializados mejor ni hablamos, que al ser enlatados requieren conservadores y aditivos que los vuelven la peor opción de bebida (incluso los que dicen ser totalmente naturales).

¿La solución? Toma agua natural y come aparte las frutas o, si quieres beber algo con sabor a fruta, haz agua con máximo dos frutas y sin azúcar añadido.

Postres hechos a partir de lácteos

La lista de alimentos no saludables para niños la encabezan los postres o bebidas que contienen lácteos, por ejemplo los productos conocidos como queso petit suisse que se anuncian como yogurt, pero en realidad son hechas a partir de la nata de la leche.

También te puede interesar: Leche que no has de beber

Otro ejemplo son las leches saborizadas o yogurts bebibles que contienen grandes cantidades de endulzantes artificiales y azúcares refinados que promueven la obesidad y diabetes.

Lo mejor son los quesos frescos y el yogurt griego (no “tipo griego” como muchas marcas se anuncian), ya que no tienen sal ni azúcar en exceso.

Alimentos no saludable y por que

Ensaladas preparadas

Parecería que no hay nada más ligero y bueno para el organismo. Sin embargo, tiene un lugar privilegiado entre las comidas malas que parecen saludables, todo por su alto contenido calórico.

El problema no son las frutas y verduras, sino los acompañamientos. Los aderezos, crocantes y proteínas aumentan las calorías por su concentración de sal, grasa y azúcares refinados.

La mejor opción es que prepares tu propia ensalada únicamente con productos naturales. Un tip: coloca un tipo de fruta por cada dos de verduras.

Jamón de pechuga de pavo

Es de las opciones más comunes para personas que quieren bajar de peso, pero no olvidemos que se trata de un embutido que requiere altas concentraciones de grasa y sal para conservar su textura y sabor.

Lo ideal es comer pechuga de pollo o pavo natural y fresca a la parrilla, que si bien tampoco es que sean alimentos que no tienen potasio la cantidad es mucho menor.

Productos light

Aquí no hay excepciones, desde bebidas hasta alimentos, todo lo que diga light en la etiqueta es mejor evitarlo.

Piénsalo de este modo: ¿cómo es posible que teniendo menos grasa el producto conserve el mismo sabor? La respuesta es sencilla, tiene mayor cantidad de sal, azúcar, almidón y saborizantes artificiales.

La publicidad hace a los productos light alimentos que parecen sanos pero no lo son y consumirlos con frecuencia puede representar un riesgo para la salud. Lo mejor es comer alimentos naturalmente bajos en grasa, como carne magra cocinada a la plancha.

alimentos no saludables

Barras energéticas o de granola

No es que los frutos secos y cereales sean alimentos no saludables, ¡al contrario! El problema es que la mayor parte de estas barras energéticas están hechas de arroz inflado y endulzantes.

Esto hace que las barras energéticas cumplan su cometido: aportar energía. Por eso al inicio estaban pensadas para ser complementos nutricionales para deportistas de alto rendimiento.

Sin embargo, a menos de que vayas a hacer ejercicio extenuante, la cantidad de calorías que aportan pueden superar las necesarias para un día normal.

Suplementos de proteína

Se estima que entre 10 y 30% de las calorías que consumimos diariamente deben ser proteínas, es decir, entre 200 y 700 calorías de proteína (aproximadamente entre 50 y 175 gramos).

La razón de que las proteínas sean productos que parecen saludables pero no lo son es que pueden causar problemas en el organismo como:

  • Daño en los riñones, ya que es difícil desechar el exceso de proteínas.
  • Menor absorción de calcio, lo que provoca fragilidad en los huesos y problemas del corazón.
  • Deshidratación severa.

Todo esto sin contar el hecho de que muchas marcas comerciales de suplementos de proteína incluyen distintos tipos de azúcares y ácidos grasos para dar mayor energía, pero que aumentan la cantidad de calorías que consumes, sin que te des cuenta.

Lo mejor es obtener proteínas de forma natural, comiendo carne magra, pescado, y leguminosas con frecuencia.

Ahora que conoces la verdad sobre estos alimentos que parecen sanos pero no lo son, recuerda que es importante leer las etiquetas de los productos que comes a diario. Una dieta más natural siempre será más saludable.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Emanuel Ávila

Emanuel Ávila Última actualización: Mié, 30/09/2020 - 12:48